19/11/2018

Instalaciones y Equipos Nutrición y Alimentación

Instalaciones y Equipos Nutrición y Alimentación

Sistemas de alimentación para cerdas gestantes y lactantes

La alimentación de las cerdas gestantes y lactantes influye su capacidad de destetar más o menos lechones. ¡Descubre los avances tecnológicos que permiten que saquen su máximo potencial!

En diversas ocasiones nos hemos referido a las cerdas hiperprolíficas como un reto al que debemos aprender a enfrentarnos técnicos y ganaderos.

La productividad de la cerda ha mejorado como resultado del proceso de selección genética, poniendo especial atención en aumentar la prolificidad, en obtener una progenie de rápido crecimiento y mayor ganancia de tejido magro.

Al tener camadas numerosas, aumenta la posibilidad de destetar más lechones. Sin embargo, pese a que llevamos años con ello, no nos está resultando fácil que todos los lechones nacidos se traduzcan en lechones destetados.

 

Índices de mortalidad

Los índices de mortalidad siguen siendo altos y, en muchos casos, la presencia de lechones de bajo peso y baja calidad al destete es una constante, pese al esfuerzo y trabajo dedicado.

  Consumo de calostro por parte del lechón  

El consumo de calostro por parte del lechón es un factor importante en la sobrevivencia y salud en los primeros días postparto. La ingestión de calostro es necesaria por:

  • Su aporte de energía para termorregulación
  • La transferencia de inmunidad pasiva vía inmunoglobulinas (IgG, IgA, IgM)
  • Promover el desarrollo intestinal
  • Su aporte de factores de crecimiento.

La producción de calostro es independiente del tamaño de camada, por lo que camadas numerosas presentan un menor consumo por lechón, propiciando que haya mayor mortalidad en los primeros días postparto.

 

Los lechones de bajo peso generalmente son menos vigorosos, limitando el consumo de calostro en el tiempo y cantidad apropiados, con un efecto negativo en la salud y comportamiento productivo posterior.

El consumo de calostro no solo depende de la habilidad del lechón para amamantarse, sino que también depende de la capacidad de la cerda para producirlo. El aporte de nutrientes y el manejo de la alimentación que recibe la cerda en el periodo periparto mejoran la calidad y cantidad de calostro producido.

 

  Aumento de crecimiento glándula mamaria  

El aumento en el crecimiento de la glándula mamaria y células epiteliales durante el último tercio de la gestación determina la producción láctea. Por ello, es importante mantener una buena condición corporal para no comprometer la formación y desarrollo de las células secretoras que, a su vez, afectan la producción de calostro y de leche.

Decaluwé et al. (2013, 2014), encontraron que la producción de calostro es dependiente del nivel alimenticio y condición corporal de la cerda.

El aumento en la cantidad de alimento (4.5 kg d-1) en el periodo periparto ayuda a reducir la presión sobre el metabolismo energético de la cerda, mejorando la producción de calostro e incrementado el porcentaje de algunos de sus componentes (lactosa y ácidos grasos), con lo cual los lechones consumen una cantidad mayor de calostro.

 

Producción de leche

Aparte del aumento de trabajo en manejo en las maternidades, encalostramiento partido, adopciones e igualaciones, etc., nos estamos topando siempre con una constante que, por ser evidente no deja de ser complicada, y es la producción de leche.

La leche es el mejor alimento para el lechón lactante, pero su producción es el principal limitante en el crecimiento de los lechones, ya que esta no ha incrementado de forma proporcional al tamaño de camada en cerdas hiperprolíficas, observándose una menor disponibilidad de leche por cada lechón.

Si queremos que una cerda destete 13 o 14 lechones de media, de aproximadamente 6 kg cada uno, a nadie se le escapa que la producción de leche de la cerda debería ser de 18-20 kg al día.

 

  Curva de lactación  

En general, la curva de lactación presenta una fase de ascenso que llega hasta la primera semana o diez días postparto, seguida de un período de estabilización para iniciar un descenso al final de la tercera semana de lactación.

La curva de lactación de la cerda ha sido modelizada recientemente por Hansen et al. (2012). Según este estudio, la producción media de leche de las cerdas puede aumentar 5,7 kg los primeros días, hasta 11-14kg a lo largo de la segunda semana, con picos para las cerdas más productoras de 15-17kg en la tercera semana de lactación.

 

  Producción de leche en la cerda  

La producción de leche en la cerda depende de factores como:

  • Genotipo
  • Número de parto
  • Condición corporal
  • Estatus hormonal de la cerda
  • Calidad de camada (tamaño y peso)
  • Frecuencia de amamantamiento
  • Estrés ambiental
  • Nutrición y consumo de alimento

Por lo tanto, es evidente que el manejo de la alimentación durante la gestación y la lactancia, impactará directamente sobre la producción de calostro y leche.

Actualmente, se habla de alimentación de precisión y es que los avances tecnológicos también han proliferado en el sector, encontrándonos en el mercado múltiples sistemas de alimentación para cerdas.

Sistemas de alimentación en cerdas gestantes

  Estaciones de alimentación   

Las estaciones electrónicas de alimentación son sistemas de alimentación regulados a través de una máquina electrónica conectada a un sistema informático.

Los animales entran en el comedero electrónico donde son identificados gracias a un chip electrónico que cada cerda lleva con un crotal en la oreja, y se les proporciona su ración correspondiente en función del peso y del estado de gestación.

 Permite realizar un control individualizado de la alimentación, de una forma relativamente cómoda y sencilla.

 Inversión

 Personal especializado

 No es útil en todo tipo de instalaciones

 

  Jaulas de autocaptura y dosificador  

Mediante este sistema de alimentación, la cerda se introduce en un box de gestación provisto de una compuerta que cerrará el box cuando la cerda entre en la plaza.

 Se adapta a todos los tamaños de grupo y anula completamente la competencia por jerarquía.

 Permite un manejo individual del animal si es necesario.

 Inversión cara

 No permite una alimentación individualizada

 

  Tolvas automatizadas  

Las tolvas automatizadas cuentan con un detector de presencia que permite el suministro de pienso en pequeñas cantidades y en intervalos de tiempo. A diferencia de las estaciones electrónicas, no precisan de chip ni de ordenador, pero tampoco permiten la alimentación individualizada.

Es un sistema poco utilizado porque no reúne las grandes ventajas de las estaciones, pero sí todos los inconvenientes de los otros sistemas (precio, competencia, descompensación de condición corporal…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sistemas de alimentación en cerdas lactantes

El objetivo en el caso de las cerdas en lactación es que coman todo lo que puedan y cuanto antes mejor, por lo tanto, los sistemas que favorezcan la alimentación ad libitum de la cerda serán los mejores.

 

  Dosificadores  

Es el sistema más simple y más común hasta ahora. La alimentación depende totalmente del criterio y “ganas” del trabajador encargado.

 Sistema más económico

 La cerda no come a voluntad

 En ocasiones sus necesidades no se cubren

 Hay gran desperdicio de alimento

 

 

 

 

 

  Alimentadores automáticos  

Los alimentadores automáticos son los sistemas más novedosos y sofisticados, ya que permiten una alimentación individualizada y regulada a través de un ordenador y reguladores electrónicos individuales.

Estos sistemas permiten ajustar la cantidad de alimento a administrar a la cerda, de forma automática, en función de la condición corporal de la cerda, días de lactancia y número de lechones.

Las cerdas obtienen su ración al pulsar un agitador electrónico, obteniendo una pequeña ración.

Esto estimula el consumo y reduce las pérdidas de pienso porque la cerda debe vaciar el comedero para poder activar el agitador electrónico, por lo que no le caerá una nueva ración si no ha terminado la anterior.

Otro aspecto interesante es que toda la información generada queda guardada en el ordenador para su posterior análisis.

 Consumo ajustado y controlado

 Reduce la mano de obra

 Reduce el desperdicio de pienso

 Inversión elevada

 Requiere de una mínima formación del trabajador

 Posibles averías de carácter técnico

 

  Feeding ball  

El Eeeding ball consiste en un dispensador de caída lenta, cuyo mecanismo se activa por el golpeo de la bola, iniciándose  la caída del alimento. Hay diferentes modelos, pero en general permiten la alimentación ad libitum de la cerda, mejorando su consumo y resultados productivos.

 Fácil de usar, tanto por trabajadores como por los animales

 Reduce el desperdicio de alimento y la mano de obra.

 Algunos modelos presentan problemas de obstrucción y limpieza

 Hay que instalarlo correctamente (altura adecuada etc..)

 

  Caída lenta con regulador electrónico  

Un sistema de caída lenta con regulador electrónico para cada plaza de maternidad también permite programar varias tomas diarias de la cantidad que deseemos para cada cerda. Sin embargo, no permite regular una curva de forma automática, por lo que el regulador deberá ser modificado manualmente.

Hasta ahora, casi todas las explotaciones han invertido en los sistemas de alimentación en la gestación, intentando resolver el rompecabezas de la adaptación a parques. Una vez superada esta fase y, viendo la importancia que tiene la alimentación en la producción lechera, estoy segura que los esfuerzos se concentraran en mejorar los sistemas de alimentación en las maternidades.

porcino
porcino
porcino
porcino

Sobre el autor

Laura Pérez Sala

Licenciada en Veterinaria por la UAB y Master en Sanidad y Producción Porcina por la UdL. Trayectoria profesional se desarrolló desarrollado en el área del marketing de la industria del Petfood En la actualidad ejerce como consultora veterinaria de porcino en TSC.

Dejar un comentario