09/01/2019

Bioseguridad Patología

Bioseguridad Patología

get_the_title

El reto de la Peste Porcina Africana – ¡La clave es la Bioseguridad!

Ante la amenaza de la PPA para el sector porcino, la UE ha establecido medidas de prevención y control basadas en la investigación y la bioseguridad.

La Peste Porcina Africana (PPA o ASF – por sus siglas en inglés, African Swine Fever) es una enfermedad vírica para el que no existe vacuna ni tratamiento eficaz que afecta a cerdos y jabalíes, ocasionando importantes pérdidas económicas al sector porcino. 

El virus de la Peste Porcina Africana (VPPA) es muy resistente a las condiciones ambientales, pudiendo transmitirse:

  • Por contacto directo con animales infectados
  • Indirectamente:
    • Por ingestión de carne y demás restos contaminados por el el virus
    • A través de fómites (vehículos, instrumental y material de trabajo, ropa y calzado, etc.)
    • Por vectores biológicos (garrapatas del género Ornithodorus)

En este sentido, es fundamental saber que las fuentes de infección son:

  • La sangre, tejidos, secreciones y excreción de animales enfermos o muertos
  • Animales portadores (especialmente cerdos salvajes y domésticos en zonas endémicas)
  • Garrapatas del género Ornithodorus

A falta de una vacuna eficaz, los países libres de la enfermedad solo pueden recurrir a extremar las medidas de bioseguridad y de vigilancia sanitaria, incrementando los controles en las importaciones y garantizando una eliminación eficaz de los restos de alimento y de las bajas de las explotaciones.

En el caso de los países en los que se ha detectado el virus, el control de la enfermedad se basa en el sacrificio obligatorio de todos los cerdos afectados o susceptibles de serlo, así como todos los materiales en los que hayan podido estar en contacto, debiéndose realizar una escrupulosa limpieza y desinfección de las instalaciones.

La eliminación de los animales sacrificados debe hacerse de forma que se destruya por completo el virus. 

Adicionalmente, se establecen las zonas de protección y control para evitar el movimiento de los animales a zonas no afectadas, y se realizan estudios epidemiológicos para poder determinar el origen de la infección y su distribución.

Incineración in situ – La mejor aliada frente a la Peste Porcina Africana

Uno de los puntos críticos para el control de la Peste Porcina Africana es la gestión de la mortalidad de las explotaciones porcinas, ya que los animales muertos son una de las principales fuentes de infección.

Si bien, en la actualidad muchos productores siguen optando por contratar una empresa de recogida y gestión de cadáveres, cada vez son más los que se decantan por la incineración in situ con los incineradores Addfield, distribuidos en exclusiva para España por IGE Incineradores Grupo España.

¿Cuáles son las ventajas de este novedoso sistema? 

Anula los transportes de cadáveres, convirtiéndose en el sistema de eliminación más bioseguro.

Bioseguridad 100% vertical: Eliminación del 100% de los vectores de contaminación que pudieran desarrollarse en la explotación debido a la entrada del camión de recogida de cadáveres.

Independencia a la hora de la gestión y eliminación de nuestros residuos, evitando su almacenamiento y los riesgos que esto conlleva.

Reducción de costes por la eliminación de la necesidad de contratar el seguro de retirada de cadáveres.

Impacto ambiental mínimo: producen 0% emisiones de humos “visibles” y 0% emisiones de olores.

La clave está en mantenerse un paso por delante de la PPA

Con el fin de facilitar la detección y control del virus en las explotaciones porcinas, la EFSA ha creado un video con una guía práctica con las claves para proteger a los cerdos de la enfermedad, incluyendo los principales síntomas y las medidas de prevención:

 

Fuente: EFSA

Leer más sobre la importancia de la Bioseguridad en las explotaciones porcinas 

Dejar un comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas del porcino.