13/11/2019

Nutrición y Alimentación

Nutrición y Alimentación

arginina
get_the_title

Recomendaciones de arginina para cerdos – Importante para rendimiento óptimo

La arginina es un aminoácido esencial para los lechones y es necesaria para obtener el máximo rendimiento en diferentes fases de la producción porcina.

La arginina es un aminoácido esencial para los lechones y es necesaria para obtener el máximo rendimiento en diferentes fases de la producción porcina.

Durante mucho tiempo este aminoácido se ha considerado como no esencial para esta especie (Easter et al., 1974; Easter y Baker, 1976). Por lo tanto, la arginina endógena sintetizada a través del ciclo de la urea junto con la arginina aportada por las materias primas se ha considerado suficiente para cubrir los requisitos de este aminoácido en porcino.

Como consecuencia, muchas de las tablas de requerimientos de nutrientes no incluyen recomendaciones para la arginina.

En 1998, el NRC identificó unos requisitos relativamente bajos para la arginina en cerdos, pero en la revisión del 2012, las recomendaciones para este aminoácido se incrementaron (Tabla 1).

En las razas modernas de cerdos estos requisitos en arginina son mucho más altos en comparación con las recomendaciones del NRC (Tabla 1) si el objetivo es alcanzar el máximo rendimiento.

Por esta razón, este artículo se centrará en los requisitos de arginina para los cerdos actuales.

 

Cerdas gestantes

En un estudio a corto plazo realizado con 2 cerdas por tratamiento, Easter y Baker (1976) encontraron que una dieta libre de arginina no afectaba al equilibrio de nitrógeno o al peso corporal de los lechones en cerdas gestantes, coincidiendo con resultados previos obtenidos por Easter et al. (1974).

Sin embargo, esto no significa que las cerdas no sufran falta de arginina o que el crecimiento fetal no esté comprometido durante la última parte del embarazo si no hay arginina.

En la actualidad las cerdas ovulan de 20 a 30 ovocitos con un resultado de 10 a 15 lechones vivos por camada. La mortalidad fetal está muy relacionada con la capacidad uterina y el crecimiento placentario, y tanto las poliaminas como el óxido nítrico (NO), ambos metabolitos de la arginina, juegan un papel fundamental en este desarrollo placentario.

Además, la arginina es el metabolito más importante tanto en la placenta como en el líquido alantoideo (Wu et al. 1996).

La arginina parece ser un factor limitante en las cerdas gestantes, por lo que recientemente ha sido objeto de diferentes investigaciones.

La suplementación con arginina entre los días 22 y 114 de gestación ha mostrado una mejora en el rendimiento reproductivo de las cerdas (Tabla 2), aumentando el número de lechones nacidos y también su capacidad de supervivencia.

Estos resultados se han relacionado con un mayor peso placentario en las cerdas suplementadas con arginina (Gao et al. 2012).

Diferentes estudios (Tabla 3) han mostrado estos efectos positivos de suplementar con arginina a las cerdas durante la gestación. La mayor parte de la literatura indica una mejora del tamaño y del peso de la camada mediante la adición del 0,80 al 1,0% de arginina sobre una dieta cuyo contenido en arginina ya es del 0,7 al 1,0%.

La ingesta de arginina debería de alcanzar entre el 1,5 y el 2% en la dieta, como se puede ver en los resultados de tres nuevos estudios realizados (Tabla 4). Por lo tanto, el requerimiento de arginina en cerdas gestantes es mucho mayor del recomendado por el NRC 2012 (Tabla 4).

 

Cerdas lactantes

Los aminoácidos no solo tienen la función de sintetizar proteínas, sino que también poseen otras funciones metabólicas.

La arginina es un precursor del óxido nítrico (NO), que juega un papel importante en el control del flujo sanguíneo. La suplementación con un 0,83% de arginina o con 50 mg por día de NO a las dietas de cerdas lactantes ha aumentado el flujo sanguíneo en las glándulas mamarias y, a su vez, la producción de leche (Kim y Wu, 2009).

Además, alimentando a las cerdas lactantes con un 0,5% y un 1% de arginina también ha resultado en un incremento del contenido en arginina en plasma y leche (Zhu et al., 2017). La arginina también ha aumentado la insulina y las hormonas IGF-1 en el plasma de cerdas lactantes, que son factores subyacentes para mejorar la producción y composición de la leche. Como resultado, mejora el crecimiento de los lechones y la condición corporal de las cerdas.

En la Tabla 5 tenemos el requerimiento de arginina para cerdas lactantes, comparando los resultados de estudios recientes con las recomendaciones del NRC (2012).

Las cerdas lactantes también tienen requisitos de arginina mucho más altos de los recomendados por el NRC (2012).

 

Lechones

Los cerdos neonatos son especialmente sensibles a la deficiencia de arginina. Esta deficiencia puede provocar fácilmente hiperamonemia en estos lechones (Wu et al., 2004).

La leche de las cerdas es muy deficiente en arginina, proporcionando solamente el 40% de las necesidades de arginina de los lechones de una semana de vida (Wu et al., 2004).

Como consecuencia, la adición de arginina en lechones lactantes ha supuesto una mejora en el aumento de peso corporal de estos animales. La suplementación con un 0,2 y un 0,4% de L-arginina en lechones lactantes mejoró el aumento de peso diario en un 28 y un 66% y el peso corporal en un 15 y un 32% respectivamente (Kim et al. 2004).

Yang et al. (2016) también han reportado que suplementando con un 0,4 y un 0,8% de arginina un reemplazante de leche, se mejora el crecimiento de los lechones en un 19% y 22%, respectivamente.

Se sabe que la arginina mejora el flujo sanguíneo en los lechones y también la concentración de arginina en plasma. Adicionalmente, se observa un aumento en las concentraciones de insulina y glucagón en el plasma de estos animales, al igual que en las cerdas lactantes.

Por lo tanto, la adición de arginina es beneficiosa para los lechones, apuntando a que los lechones no suplementados con arginina se encuentran en una condición de deficiencia de este importante aminoácido.

Así, los requerimientos en arginina de los lechones (Tabla 6) también son más altos a los recomendados en NRC (2012).

El requerimiento óptimo de arginina en cerdos frecuentemente no se toma en consideración, y la arginina es deficiente en la mayoría de las fases productivas. Por lo tanto, la industria porcina necesita revisar las especificaciones de arginina en cerdas y lechones.

Actualmente, la arginina está disponible comercialmente y ha sido registrada como aditivo para piensos por la comisión europea.

Además, los precios actuales de la arginina permiten incluirla en las dietas porcinas para alcanzar los requerimientos en las diferentes fases productivas, mejorando la supervivencia y la tasa de crecimiento en lechones, y el rendimiento reproductivo en cerdas gestantes y lactantes.

 



Dejar un comentario