La relación humano-animal (RHA) es un componente importante del bienestar de los animales de granja. A pesar de que los sistemas de producción intensiva se vuelven cada vez más automatizados, los animales de granja están bajo el cuidado humano e interactúan con los ganaderos en diferentes contextos.

La naturaleza (positiva, negativa o neutra) de las interacciones entre el ganadero y el ganado tiene un fuerte impacto en el bienestar, el rendimiento y la facilidad de
manejo del animal.

¿Cuál es el efecto de una relación humano-animal  positiva los cerdos?

La percepción positiva repercute en el estado emocional de los cerdos y sus capacidades cognitivas, como también en los parámetros productivos, como la eficiencia
de conversión y la ingesta diaria de alimento durante ciertos períodos productivos.

En consecuencia, lograr una relación positiva entre humanos y cerdos puede ser ventajoso para el bienestar de los animales y del productor.

¿Cómo lograr una RHA positiva? relación humano-animal

Los animales expuestos a un contacto suave regular (p. Ej., caricias) tienen menos miedo a las personas y experimentan niveles de estrés más bajos que los
animales que reciben un contacto humano mínimo o son manipulados negativamente.

El manejo suave de los animales, como acariciarlos con regularidad, hablarles con voz suave y gentil o recompensarlos con comida, facilita el desarrollo de una
RHA positiva.

Se caracteriza comúnmente por un nivel reducido de estrés y miedo hacia las personas y una mayor afinidad hacia el ser humano, expresado por una mayor
motivación para acercarse y hacer contacto físico.

En los cerdos, la provisión de contactos táctiles positivos, como acariciar, rascar o cepillar y / o la provisión de premios alimenticios son estrategias que facilitan el desarrollo de una relación positiva entre humanos y cerdos, permitiendo que el animal adquiera una percepción positiva del ser humano.

Interacción humano- animal en los sistemas productivos modernos

En la producción porcina moderna, las interacciones entre humanos y cerdos se han reducido y los animales están expuestos a un contacto mínimo con el ganadero.

Además, durante el ciclo de producción, los cerdos a menudo solo experimentan interacciones neutrales o aversivas con los operarios (p. Ej., Durante procedimientos como castración, vacunación, corte de cola o dientes, transporte), lo que dificulta aún más, que los animales adquieran una percepción positiva de los humanos.

Por tanto, es necesaria la búsqueda de estrategias que permitan al ganadero ser percibido positivamente por los animales, considerando que proporcionar un manejo suave y regular a todos los individuos no es factible ni práctico en sistemas de producción intensiva.

Aprendizaje social en cerdos relación humano-animal

El aprendizaje social es la capacidad de un individuo para adquirir información altamente adaptativa del entorno mediante la observación o interacción con un animal más experimentado («demostrador»).

Este aprendizaje puede verse afectado (o sesgado) por el rango social del individuo demostrador, siendo los animales de rango superior demostradores más efectivos en la transmisión social de información que sus subordinados.

La mayoría de los estudios sobre el aprendizaje social en cerdos se han centrado en la conducta alimentaria.
Figueroa y col. (2019) demostraron que los cerdos pueden aprender socialmente a preferir un nuevo alimento después de una breve interacción con un cerdo demostrador experimentado que previamente consumió el alimento.

Sin embargo, ningún estudio publicado hasta la fecha ha investigado las habilidades de aprendizaje social de los cerdos con respecto a la adquisición de una percepción positiva del ser humano.

Además, no está claro si el aprendizaje social de los animales observadores con respecto a una relación positiva entre humanos y animales está influenciado por la dinámica social del grupo, específicamente por el rango social del animal demostrador.

relación humano-animal

 

 

Determinación del orden de dominancia social

Inmediatamente después de mezclar y alojar a los cerdos, se registraron interacciones agonísticas (IA) en 10 corrales seleccionados al azar mediante grabación de video continua durante 48 h.

Interacción agonística: pelea o un desplazamiento con contacto físico iniciado por un individuo que incluye elementos de comportamiento agresivo seguidos de cualquier forma de sumisión realizada por el oponente.

Se realizó un muestro focal continuo durante los dos primeros días después de la mezcla para establecer el orden de predominio social dentro de cada corral.

      Tratamientos relación humano-animal

Cada corral se asignó aleatoriamente a uno de tres tratamientos (cinco corrales / tratamiento; cinco cerdos / corral):

  • Grupo de control (GC, n = 5 corrales)

Los animales de cinco corrales recibieron un contacto humano mínimo correspondiente a las prácticas de rutina diaria en el manejo de cerdos en condiciones comerciales.
Estas prácticas consistieron en evaluaciones de alimentación, limpieza de corrales y estado de salud, las cuales se realizaron desde fuera de los corrales.

  • Grupo de demostradores dominantes. ( GDD), n= 5 corrales)

Además de recibir las prácticas de cuidado diario mencionadas anteriormente, cuatro animales (“cerdos observadores”) de cada uno de cinco corrales fueron
expuestos a un cerdo dominante (“cerdo demostrador”) a través de un panel acrílico transparente, mientras fue sometido a un manejo humano suave de acuerdo con el procedimiento estandarizado “Procedimiento de manipulación suave”

  • Grupo de demostradores subordinados (GDS, n= 5 corrales)

Cuatro animales de cada uno de cinco corrales fueron expuestos para observar un “cerdo demostrador” subordinado en las mismas condiciones descritas anteriormente para el GDD. Durante la aplicación del tratamiento, el ganadero no tocó a los cerdos observadores a menos que fuera absolutamente necesario.

         Procedimiento de manipulación suave  

Los cerdos demostradores de los tratamientos con GDD y GDS se sometieron a un procedimiento regular de manejo durante 10 min, dos veces al día, 5 días a la semana, durante un período de 5 semanas.

relación humano-animal

La sesión se estandarizó de la siguiente manera:

relación humano-animal

         Prueba a campo abierto  

Las reacciones de comportamiento de los cerdos observadores del GC, GDD y GDS hacia su respectivo ganadero en un entorno desconocido se evaluaron y compararon entre grupos siguiendo el procedimiento experimental mencionado.

Además, se evaluaron los cambios fisiológicos con respecto a la actividad cardíaca en respuesta a la interacción con el ganadero a través de parámetros de variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC).

       Reacciones de comportamiento hacia el ganadero en la prueba de campo abierto 

Todos los cerdos fueron evaluados individualmente en un corral (3,11 m × 2,21 m × 0,96 m) durante tres días consecutivos (Días 44-46), equilibrando los grupos a lo largo de los días. El suelo de la arena se dividió en 20 zonas idénticas (0,55 m × 0,62 m) mediante líneas pintadas de blanco para registrar la actividad locomotora.

relación humano-animal

Resultados y discusión relación humano-animal

Este estudio investigó la capacidad de los cerdos domésticos para aprender a percibir positivamente al ser humano a través del aprendizaje social observacional.

Cuando los animales fueron evaluados en un ambiente no familiar y aislados de su grupo social, los resultados mostraron que los cerdos, al igual que otros animales, fueron capaces de percibir e interactuar positivamente con el ser humano después de haber observado a un demostrador conespecífico recibir un trato suave a largo plazo.

Los cerdos observadores mostraron mayores comportamientos afiliativos y menores niveles de estrés (como lo indica la relación de frecuencia baja / alta más baja) hacia el ganadero en comparación con los cerdos de control.
Sin embargo, la reacción de los cerdos observadores hacia el ganadero no fue modulada por el rango social del conespecífico demostrador.

En nuestro estudio, no hubo diferencias en el rendimiento de aprendizaje social de los cerdos observadores después de haber sido expuestos a demostradores socialmente dominantes y subordinados.

Adicionalmente, nuestro estudio mostró un dimorfismo sexual en la respuesta fisiológica al estrés durante la interacción con el ganadero. Específicamente, las hembras se adaptaron mejor a la confrontación con el humano en un entorno desconocido en comparación con los cerdos machos.

       Respuesta de comportamiento en la prueba de campo abierto relación humano-animal

Cuando se evaluó a los cerdos observadores en un entorno desconocido, no se encontraron diferencias entre los animales expuestos a demostradores socialmente dominantes y subordinados.

A diferencia de los animales control, los cerdos observadores exhibieron mayores comportamientos afiliativos hacia el ganadero durante todas las fases, incluso en aquellas fases en las que el ganadero adoptó una postura amenazante para los cerdos, como permanecer de pie o acercarse y tratar de acariciarlos.

En nuestro estudio, los cerdos observadores mostraron una respuesta de evitación reducida hacia el ganadero cuando trató de acariciarlos (Fase 4).

Cuando los animales se enfrentan a estímulos nuevos e inesperados (sociales o no sociales), pueden responder con comportamientos motivados tanto por
la curiosidad como por el miedo.

En el presente estudio, la mayoría de los comportamientos mostrados por los animales de control probablemente fueron provocados principalmente por el miedo. A diferencia de los cerdos observadores, los cerdos de control estaban angustiados, como lo indica el aumento del tiempo dedicado a mirar al ganadero, el aumento de la cantidad de vocalizaciones de baja y alta intensidad emitidas, y la aparición de conductas de eliminación (defecación y micción) durante la interacción con el
ganadero.

Además de los comportamientos mencionados anteriormente, las mayores latencias para acercarse y contactar al ganadero, el mayor tiempo que pasaban lejos del ganadero y la mayor evitación del contacto físico (p. Ej., Mayor actividad locomotora cuando el ganadero intentaba acariciarlo) sugiere que los cerdos de control no solo temían un nuevo entorno, sino también al ser humano.

En nuestro estudio encontramos que los cerdos observadores aceptaron más caricias en comparación con los controles y, sorprendentemente, hasta el 70% de ellos aceptaron ser tocados y acariciados en el primer intento.

Esto podría indicar que más allá de una simple habituación a la presencia del ganadero dentro del corral, los cerdos aprendieron a asociar al humano y el manejo brindado a sus demostradores con experiencias positivas a pesar de que nunca recibieron contactos táctiles positivos durante todo el procedimiento experimental.

Por lo tanto, de manera análoga a los estudios en monos Rhesus, los cerdos podrían haber aprendido a no temer al humano observando a los demostradores manipulados con suavidad que se comportan con calma en respuesta al ganadero durante las sesiones de manejo suave.

Sin embargo, a pesar de que nuestros resultados sugieren un aprendizaje observacional efectivo cuando se comparan con los de Brajon et al. (2015), la única forma
de determinar la validez de la crítica a los estudios previamente reportados es realizar experimentos que incluyan un grupo de animales expuestos visualmente a la presencia humana dentro del corral sin interacción física.

       Respuesta fisiológica a la interacción con el ganadero en la prueba de campo abierto 

El cociente LH / HF (baja-alta frecuencia) es una de las medidas de VFC más utilizadas para evaluar el equilibrio entre las ramas del sistema nervioso autónomo, donde mayores valores se asocian con un predominio de actividad simpática y, en consecuencia, con mayores niveles de estrés físico y psicológico.

Cuando se analizó la respuesta fisiológica, los animales del grupo de control mostraron un aumento de los valores relativos de LF y la relación LF / HF, indicando niveles de estrés más altos en este grupo en comparación con los otros grupos de tratamiento.
Estos resultados están en concordancia con las reacciones conductuales de miedo mostradas por los animales de control durante la prueba de campo abierto.

       Efecto del rango social del cerdo demostrador en la respuesta de los cerdos observadores en la prueba de campo abierto  relación humano-animal

En el estudio actual no se encontraron diferencias en la eficiencia de la transmisión de información entre los cerdos demostradores de rango social más alto y más bajo.

De hecho, los cerdos observadores expuestos a cerdos demostradores socialmente dominantes y subordinados reaccionaron de manera similar cuando se enfrentaron al humano en un entorno no familiar después de observar el manejo positivo de sus demostradores.

El hallazgo de que ningún cerdo demostrador fue más eficiente que el otro sugiere que un manejo positivo de los demostradores previamente seleccionados,
independientemente de su posición social dentro del grupo, podría ser una estrategia útil para reducir los niveles de miedo en los animales (observadores), al menos cuando se enfrentan individualmente con el ganadero en un entorno desconocido (p. ej., durante un procedimiento que implica la separación temporal del grupo).

Por lo tanto, considerando las prácticas de cría de cerdos en producción comercial, se requiere más investigación para evaluar las posibles diferencias en el rendimiento de aprendizaje de los cerdos cuando se enfrentan a un humano en un entorno familiar (corral de cría con sus compañeros de grupo).

La valoración de los animales en un contexto familiar permitiría determinar si durante la interacción entre el humano y los cerdos observadores, la presencia
de un demostrador socialmente dominante (o subordinado) afecta la reacción y motivación del cerdo observador para interactuar con el humano.

relación humano-animal