20/06/2019

Bioseguridad

Bioseguridad

get_the_title

Peste Porcina Africana – Reducir el riesgo mejorando la bioseguridad

El virus de la Peste Porcina Africana (VPPA) provoca fiebre hemorrágica y altas tasas de mortalidad en los cerdos. La aplicación de medidas de bioseguridad se considera una de las barreras fundamentales para reducir las tasas de infección.

El virus de la Peste Porcina Africana (VPPA) provoca fiebre hemorrágica y altas tasas de mortalidad en los cerdos.

Este virus infecta a los cerdos domésticos, cerdos salvajes y jabalíes, y es endémico del África Subsahariana.

El virus surgió como consecuencia de una infección entre garrapatas y cerdos salvajes y jabalíes, y desde entonces se ha extendido a otras partes del mundo, amenazando a los centros de producción de todo el planeta.

Los signos del virus incluyen:

  • Fiebre
  • Pérdida de apetito
  • Falta de energía
  • Muerte súbita con pocos signos previos
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Piel roja u oscura, particularmente en las orejas y el hocico
  • Secreciones de los ojos y la nariz
  • Dificultad respiratoria y tos
  • Abortos
  • Debilidad
  • Marcha inestable

 

Bioseguridad 

La aplicación de medidas de bioseguridad se considera una de las barreras fundamentales para reducir las tasas de infección.

Dichas medidas de bioseguridad deberían incluir:

  1. Evitar introducir la infección a la granja o propagarla en la misma, limitando las visitas.
  2. Mantener una buena limpieza del emplazamiento para garantizar que el desinfectante se aplica de manera generalizada.
  3. Mantener en buen estado las vallas y limitar el acceso a las fincas.
  4. Mantener al ganado separado de los purines recientes.
  5. Gestionar el ganado muerto in situ.
  6. Mantener un registro adecuado.

Los cambios en materia de bioseguridad que se realicen en relación a los puntos 1, 2, 3, 5 y 6 tendrán el objetivo de garantizar que el ganado muerto se gestiona in situ.

 

Gestión del ganado muerto

Con la gestión del ganado muerto in situ conseguiremos:

Limitar las visitas, especialmente de empresas de recogida de cadáveres que puedan traer enfermedades a su emplazamiento.

Separar los residuos y eliminarlos de forma rápida y eficaz.

Limitar la interacción de la fauna silvestre con el ganado muerto.

Mejorar la limpieza del emplazamiento.

Reducir los costes de eliminación.

 

Incineración in situ, arma definitiva

La incineración in situ está ganando adeptos, ya que la entrada de cualquier vehículo ajeno a la explotación constituye un riesgo, más aún en el caso de empresas de retirada de cadáveres o de recogida de residuos que pueden convertirse en vectores de diseminación de patógenos entre granjas. Por ello, la incineración in situ de las bajas en la propia granja es la solución definitiva para minimizar este riesgo.

En IGE Incineradores Grupo España trabajamos con el líder mundial en incineración, AddField Environmental Systems -una empresa con 35 años de experiencia en la fabricación de incineradores para animales y mascotas-, para ofrecer un sistema homologado, certificado y autorizado en todas las Comunidades Autónomas que ofrece una Bioseguridad 100% vertical en las granjas. Además, nuestros incineradores tienen un impacto ambiental mínimo con 0% emisiones de humos visibles y 0% emisiones de olores.

Trabajamos con materiales totalmente nuevos y de muy alta calidad con respecto a lo que se está fabricando en el resto de Europa, lo que nos permite garantizar una vida útil de nuestros incineradores de hasta 30 años y unos consumos muy bajos -hasta un 40% inferior al de otros equipos de incineración en Europa-.

 

¿Cómo decidir el modelo de incinerador?

Nuestros incineradores se dimensionan en función de las particularidades de cada cliente, por lo que a la hora de recomendar un incinerador siempre hacemos una valoración en conjunto de las circunstancias específicas de la granja:

Línea genética: siempre tenemos en cuenta que en el sector porcino se trabaja con diferentes líneas genéticas, lo que implica variaciones en cuanto a la prolificidad, mortalidad y peso de los animales.

Nivel de Bioseguridad: influye en la tasa de mortalidad de la granja.

Operatividad de la granja: determina la frecuencia con la que se quiere realizar la incineración, de forma que solo se llene la cámara hasta un 70% de su capacidad, dejando un 30% libre para que haya suficiente oxígeno para que se produzca la combustión.

 

De forma general, tenemos 6 modelos de incinerador que están específicamente diseñados para el sector porcino:

Cebo:

  • Mini AB
  • Mini
  • Mini Plus

Reproductoras:

  • SB 750 kg
  • TB 1300 kg
  • TB-AB 2 Toneladas

Teniendo en cuenta que existen estos modelos, a la hora de elegir siempre debemos tener en cuenta:

El tipo de producción: granja de cebo o de reproductoras

Kilogramos o toneladas a incinerar

Picos de mortalidad en verano (ya que es cuando hay mayor mortalidad)

 

 

 

Sobre qué combustible utilizan nuestros incineradores, comentar que pueden funcionar con diésel, propano (GLP) o gas natural. En el sector porcino estamos instalando propano, en el 98% de los casos, a través del convenio con Repsol. Si bien el incinerador en propano (GLP) es más costoso, gracias a este convenio el cliente que instale el incinerador con este combustible se ahorrará dicho sobrecoste, que asumirá Repsol.

 

Sobre el autor

Equipo Técnico IGE Incineradores Grupo España

Dejar un comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas del porcino.