19/11/2018

Nutrición y Alimentación

Nutrición y Alimentación

get_the_title

Pérdidas ocultas asociadas a la reposición de cerdas reproductoras

¡La reposición prematura de cerdas reproductoras puede provocar pérdidas de hasta 65€/cerda! Estas pérdidas pueden pasar desapercibidas y restan beneficios, pero afortunadamente, hay soluciones para evitar estas fugas.

La reposición prematura de las cerdas reproductoras podría provocar a los productores de porcino unas pérdidas de hasta 65€/cerda y ni si quiera lo saben.

 

La eficiencia productiva es el objetivo de cualquier productor de porcino y todos ellos realizan un buen trabajo a la hora de satisfacer las necesidades de los animales, maximizando la productividad de la granja.

Sin embargo, existen pérdidas en muchas instalaciones porcinas ocultas en las sombras y que podrían provocar pérdidas de hasta 65€/cerda al año.

A menudo, estas pérdidas adicionales pasan desapercibidas y restan beneficios, pero afortunadamente, hay soluciones para evitar estas fugas.

 

ENTENDIENDO LAS PÉRDIDAS

  COSTE POR CERDA  

Para conocer estas pérdidas ocultas debemos identificar dónde se están produciendo dentro del ciclo productivo.

No reemplazar suficientes cerdas implica que demasiadas cerdas viejas permanezcan en el lote, por lo que no lograremos una mejora genética y el rendimiento se verá afectado.

Reemplazar demasiadas cerdas podría conducir a un estado inmunitario deficiente, una baja productividad y una mayor reposición.

 

La clave está en encontrar el equilibrio 

Reemplazar un 10% más de cerdas al año de lo necesario conlleva un coste neto anual de 40€/cerda, lo cual para una granja de 1.000 cerdas supone 40.000€ al año, lo cual implica perder la oportunidad de obtener mayores ganancias.

  COSTE POR CAMADA  

Reemplazar a las cerdas prematuramente también puede tener un impacto directo en su progenie. La mortalidad es mayor en la progenie de las primíparas y su GMD es inferior, en comparación con la progenie de las cerdas de mayor edad.

Con cerdas de mayor edad se pueden enviar a sacrificio hasta 3 cerdos más y si el margen de beneficio bruto por cerdo sacrificado es de 50€, el valor de la progenie de una primípara puede ser hasta 150€ inferior al de una cerda de mayor paridad.

El crecimiento de una camada de primer parto es menor y el peso de la canal puede ser hasta 4,5 kg inferior, lo cual supone una pérdida de otros 7,50€ por cerdo sacrificado de la camada de una primípara. Esta cifra puede superar los 90€/cerda primípara que destete 12-14 lechones tras el primer parto.

Si se toman todas estas pérdidas en su conjunto, la reducción del valor de los lechones de la primera camada, en comparación con el de los lechones de cerdas multíparas, la cifra puede llegar a 250€ por cerda primípara y año.

Si se reemplaza un 10% más de lo necesario en una granja de 1.000 cerdas reproductoras, el coste anual por cerda es de 25€, es decir 25.000€ al año.

Un aspecto difícil de estimar en la reposición de cerdas reproductoras es la desestabilización del estatus sanitario de la granja. Las nulíparas tienen un nivel inmunitario más débil que las cerdas multíparas, y conforme se introducen más cerdas nulíparas, se producirá un desequilibrio inmunitario en la granja.

Las pérdidas ocultas derivadas de reemplazar un 10% demás de cerdas es de hasta 65€/año, lo cual significa que en una granja con 1.000 cerdas reproductoras, supone dejar de ganar hasta 65.000€ al año.

En una granja con 1.000 cerdas reproductoras, supone dejar de ganar hasta 65.000€ al año y muchos productores no se dan cuenta de ello porque estos impactos están ocultos.

 

RECONOCIENDO LAS PÉRDIDAS OCULTAS EN TU GRANJA

Al realizar el cálculo sobre la producción anual estas pérdidas ocultas pueden ser reveladoras, pero son muy difíciles de identificar. Afortunadamente, los productores pueden adoptar una actitud proactiva para determinar su alcance.

Cuando se habla de la eliminación de cerdas reproductoras, se considera una “buena eliminación” aquella en la que una cerda de 8º parto es retirada del lote de reproductoras y enviada a sacrificio. Sin embargo, una cerda que muere o es sacrificada antes del parto se considera una “mala eliminación”.

Entre estos dos extremos podemos encontrarnos una amplia variedad de situaciones, debemos saber quién está tomando las decisiones a este respecto:

  • El gerente de la explotación (reemplazo debido a la edad de la cerda)
  • La cerda (cojera y/o bajo rendimiento)

Es importante conocer el motivo del reemplazo. A menudo, únicamente un tercio de las cerdas reproductoras son eliminadas de la granja por su edad (Figura 2). Muchas de ellas son eliminadas por un rendimiento deficiente, y esto último puede ser el resultado de un problema de cojeras (Figura 3).

 

PROLONGAR LA PERMANENCIA DE LAS CERDAS DE REPOSICIÓN EN EL LOTE

Todo aquello relacionado con la longevidad comienza con la cría de las cerdas nulíparas en unas condiciones óptimas. Desafortunadamente, este es un problema en muchas explotaciones debido a un alojamiento inapropiado, hacinamiento, estrategias nutricionales inadecuadas o un alimento que no es específico para las cerdas jóvenes.

 

EL RIESGO DE MALINTERPRETAR LOS VALORES PROMEDIO

Demasiadas cerdas jóvenes y viejas pueden dar un buen promedio para la paridad, pero no es bueno para el rendimiento global de la granja.

El número de lechones destetados es más bajo en cerdas jóvenes y en cerdas muy viejas (más de 7 partos) en comparación con cerdas de 3er o 4º parto.

Un patrón incorrecto puede conducir a obtener 1,75 lechones destetados menos por cerda. Esto equivale a 50€/cerda y año. Además, cada 0,150 kg de peso al destete por lechón tiene un coste de 0,25€/lechón, pudiendo llegar a 1,5€/ lechón en integración.

 

¿NUESTRAS CERDAS ALCANZAN SU MÁXIMO POTENCIAL?

Las futuras reproductoras podrían no estar criándose en las mejores condiciones posibles, ya que a menudo se busca llenar las salas de maternidad en vez de lograr que cada cerda primípara alcance su máximo potencial. Primar la cantidad sobre la calidad termina por enmascarar estas pérdidas ocultas.

 

La suplementación nutricional con oligoelementos de gran biodisponibilidad* mejora la integridad de la cerda.

En las granjas en las que se alimenta a las cerdas con estos aditivos nutricionales*, se ha visto una mayor longevidad debido a una mejora global en la integridad de las pezuñas. Esto tiene todo el sentido del mundo si tenemos en cuenta lo difícil que resulta que una cerda con cojera tenga un buen rendimiento hasta el 8º parto.

Zinpro Performance Minerals® es un tipo especial de minerales traza exclusivos de la Corporación Zinpro, recomendados para maximizar el potencial de crecimiento, salud y rendimiento de los animales. Están formulados mediante nuestro proceso único patentado en el que los minerales traza se unen a un ligando aminoacídico que maximiza la estabilidad y absorción.

En este proceso, la selección del aminoácido correcto es crítico, ya que determina la variabilidad en la eficiencia en la captación y absorción de los mismos.

El resultado es un mineral traza que ha demostrado mejorar de forma consistente el rendimiento y optimizar el potencial genético del animal.

*Availa Sow® es una combinación de tres complejos únicos desarrollados por Zinpro: Availa Zinc® (Número de aprobación EC No. 2016/1095 3b606), Availa Manganeso® (Número de aprobación EC No. 2016/1095 3b504) y Availa Cobre® (Número de aprobación EC No. 2016/1095 3b406).

 

porcino
porcino
porcino
porcino

Dejar un comentario