02/10/2017

TODAS

Derek Carr
get_the_title

Nos entrevistamos con Derek Carr

ADDFIELD INCINERATORS, empresa proveedora de maquinaria agrícola fundada en 1984 por el sr. Richard Sherrat.

Derek Carr, director de producción de Addfield Incinerators, es un firme convencido de las ventajas de la incineración en ganadería. Recalca que al igual que se ha extendido, y está perfectamente autorizada y regulada, la práctica de la incineración para animales domésticos y personas, por bioseguridad y costes, el despliegue de las modernas incineradoras en explotaciones porcinas medianas y grandes va a ser imparable.

¿Cuál es el origen de Addfield en el mercado británico?

La empresa nació hace 32 años, cuando en 1984 su fundador, Mr. Richard Sherratt de Shrewsbury (Inglaterra), proveedor de maquinaria agrícola, vio la necesidad de poder contar con un sistema para poder eliminar por separado los residuos de una granja (cadáveres, residuos medicamentosos, residuos líquidos,etc.), empezando el desarrollo de los primeros prototipos de incineradores para ganadería.

La crisis de las vacas locas de 1996 disparó la necesidad de eliminar cadáveres en la propia explotación de forma higiénica y rápida. ¿Qué repercusión tuvo en sus procesos de fabricación de incineradoras?

En 1999, ante la necesidad de sacrificar e incinerar a miles de vacas, las autoridades británicas obligaron a perfeccionar los incineradores para que redujeran a 0% emisiones de olores y 0% emisiones de humos “visibles”. Las vacas locas evidenciaron el “impacto ambiental” originado por el gran volumen de ganado vacuno que tuvo que ser destruido.

Los criadores se vieron obligados a pensar en qué hacer con los residuos generados, ya que los líquidos producidos no estaba permitido echarlos sobre la tierra ni contaminar los acuíferos. La solución en la que se pensó fue la incineración, aunque esto a su vez planteaba un problema: asegurar la eliminación de las cenizas producidas.

Más tarde, operando ya bajo el nombre de Addfield, a la vista de los cada vez más exigentes requisitos para la eliminación de todo tipo de desperdicios, la empresa decidió fabricar diversos modelos de máquinas según el producto o residuo del que se tratara. Actualmente, Addfield dispone de una extensa gama de soluciones de incineración para explotaciones agrícolas y ganaderas, para desperdicios médicos y hospitalarios,etc., diseñando máquinas diferentes para cada sector a fin de ajustarse a la nueva legislación, que en el Reino Unido obligó en 1999 a controlar las emisiones de olores y gases a la atmósfera.

...
Accede para continuar leyendo todo el contenido, además así podrás descargarte el PDF. Si aún no estás registrado para acceder, hazlo de forma gratuita aquí.
porcino
porcino
porcino
porcino

Sobre el autor

Derek Carr

Director de Producción de ADDFIELD INCINERATORS

Dejar un comentario