• SECCIÓN TÉCNICA

    Leptospirosis

Ficha de patología

 

A continuación se describe un caso clínico agudo que se presentó en una de nuestras explotaciones, compatible con una Leptospirosis asociada a serovares no adaptados a la especie porcina, algo con lo que la mayoría de veterinarios del sector se habrán sentido identificados a lo largo de su trayectoria profesional.

DESCRIPCIÓN DEL CASO

   LA GRANJA  

El caso se presentó en el verano de 2015, en una explotación de porcino intensivo situado en Aragón, con las siguientes características:

  • Explotación de 600 reproductoras con producción de lechones a 18 Kg –transición en la misma granja– .
  • Manejo en bandas semanales: 30 partos/ semana y destete a los 21 días.

 

Problema   EL PROBLEMA  

El proceso agudo apareció a final de la gestación, con una duración aproximada de un mes (4-5 bandas), afectando a cerdas nulíparas y multíparas:

  • Partos adelantados: Algunos partos se adelantaban y hubo un aumento de los lechones nacidos débiles o muertos.

Inicialmente, se pensó que se trataba de un brote de PRRS, pero se realizaba una vacunación en sábana cada 4 meses, por lo que no se realizó ninguna actuación.

  • Cerdas vacías al parto: Con el paso del tiempo, algunas cerdas llegaban al parto vacías, y además seguían produciéndose partos adelantados sin supervivencia de los lechones.
  • Manifestaciones clínicas en lechones: En las camadas que llegaban a término, los lechones se presentan débiles, anémicos e ictéricos, y en los días posteriores fallecían.
  • Manifestaciones clínicas en las cerdas: Las madres de las camadas afectadas mostraban signos de anemia e ictericia, con un estado letárgico y/o febril, llegando a fallecer sin responder a los tratamientos con antibióticos y antiinflamatorios.
  • En algunas camadas se observaban lechones momificados.
  • Mortalidad postparto/aborto en cerdas: 10%
  • Mortalidad en lechones: 40-50%
  • Otras manifestaciones:
    • Las camadas no afectadas llegaban a transición con normalidad.
    • En otras camadas se observó algún lechón anémico o ictérico.
    • En gestación también se observó supuración a los 18 días, cerdas vacías al parto y algunas camadas poco numerosas.

 

DIAGNÓSTICO

Ante el cuadro clínico descrito se planteó el siguiente diagnóstico diferencial, realizando los análisis de laboratorio correspondientes:

  PRRS  

Se enviaron a laboratorio muestras de sangre de lechones nacidos muertos y débiles para la detección de PRRS por PCR.

Los resultados de PCR fueron negativos para PRRS.

  PARVOVIROSIS  

La Parvovirosis se descartó, dado que se trata de una granja vacunada en cada ciclo de lactación y la prueba de la inmunoperoxidasa fue negativo para el virus causante de esta enfermedad.

  BRUCELOSIS  

La posible Brucelosis se descartó gracias al resultado negativo de la prueba de Rosa Bengala.

  LEPTOSPIROSIS  

Los síntomas de ictericia y anemia eran compatibles con la Leptospirosis, por lo que se realizaron las siguientes pruebas:

Inmunoperoxidasa: se enviaron lechones afectados al laboratorio, con resultados positivos para Leptospira en la prueba de la inmunoperoxidasa.

Prueba de microaglutinación: se enviaron muestras de sangre de cerdas afectadas y no afectadas, para la detección de anticuerpos frente a L. bratislava, L. icterohaemorrhagiae y L. pomona, obteniéndose los resultados que se muestran en la Tabla 1. 

No obstante, la posible hemoglobinuria no se valoró.

Resultados de la prueba de microaglutinación para L. bratislava, L. icterohaemorrhagiae y L. pomona en suero sanguíneo

Tabla 1. Los resultados de la prueba de microaglutinación fueron positivos para L. bratislava y L. icterohaemorrhagiae, y negativos para L. pomona. (Laboratorio de Referencia).
*Si la clínica es significativa, los títulos superiores a 1/200 en serovares no adaptados permiten confirmar el diagnóstico de Leptospirosis Porcina.

 TRATAMIENTO

Ante la sospecha de la Leptospirosis, se instauró el siguiente protocolo de tratamiento:

  • Tratamiento de cerdas a 15 días del parto con Oxitetraciclina inyectable.
  • Tratamiento de los lechones con Amoxicilina en el momento del tratamiento con hierro.
  • Medicación del pienso de gestación y lactación con Oxitetraciclina (1.000 ppm).
  • Se extremaron las medidas de limpieza y desinfección en gestación y maternidad:
    • Cambio de la aguja entre cada camada y entre cada cerda.
    • Higienización del agua de bebida de toda la explotación.
    • Se contrató a una empresa de desratización para el control de roedores.

 

A pesar de las medidas adoptadas, no se logró frenar el proceso del todo, por lo que se modificó el tratamiento:

  • La medicación del pienso se cambió a Tetraciclina (800 ppm) durante un mes.
  • Se trataron todas las cerdas con Penicilina y Estreptomicina a los 20 días previos al parto.
  • Se administró Penicilina y Estreptomicina a las cerdas en el postparto, manteniéndose este tratamiento hasta la actualidad.

¿IMPLICACIÓN DE OTROS SEROVARES?

Ante la posibilidad de que existieran más serovares implicados, se solicitó al laboratorio realizar más pruebas de microaglutinación de otros serovares (Tabla 2):

  • L. hardjo, ya que en la zona hay produccion de vacuno.
  • L. canicola –asociado a la presencia de cánidos–.
  • L. grippotyphosa.
  • L. muenchen.
  • L. tarassovi: no se pudo analizar la presencia de este serovar por falta de antígeno en el laboratorio.

 

Resultados de la prueba de microaglutinación para L. canicola, L. hardjo, L. grippotyphosa y L. muenchen en suero sanguíneo

Tabla 2. Los resultados de la prueba de microaglutinación fueron positivos para L. muenchen y L grippotyphosa, mientras que para L. canicola,  y L. hardjo fueron negativos. (Laboratorio de Referencia).

DISCUSIÓN DEL CASO

  SEROVARES NO ADAPTADOS AL PORCINO  

El proceso descrito coincide bastante bien con una Leptospirosis asociada a serovares no adaptados al porcino, estando implicados principalmente L. icterohaemorrhagiae y L. grippotyphosa, con mayor número de animales positivos frente al primero, lo cual es indicativo de que se ha transmitido de forma más rápida o que se introdujo antes en la explotación.

La vía de entrada a la explotación más probable es a través de roedores, aunque no se descarta la posible contaminación del agua de bebida con orina de roedores.

  SEROVARES ADAPTADAS AL PORCINO  

En la explotación también aparecen serovares adaptados:

  • La presencia de L. bratislava sería de esperar.
  • L. muenchen, al igual que L. bratislava, también está adaptado al porcino y es del serogrupo Australis. Además de la especie porcina, su hospedador de mantenimiento es el erizo, y hasta ahora era más raro encontrarlo en España –bien por que no se ha analizado rutinariamente o porque en realidad no estaba–.

 

Probablemente, los serovares adaptados ya estarían en la explotación desde hace más tiempo –debido al historial de infertilidad en general que había–, aunque los títulos elevados podrían indicar una infección relativamente reciente o una reactivación coincidente con la llegada de los serovares no adaptados.

Según autores como F.J. García-Peña, en el serovar Bratislava existen diferentes genotipos y alguno de ellos tiene más especies hospedadoras a parte del cerdo, como erizos, caballos y roedores.

Es probable que la infección se produjera en fases anteriores de la gestación:

Los títulos de anticuerpos aparecen a los 10-15 días postinfección y la bacteria puede atravesar placenta y provocar el aborto hasta 2 meses postinfección, lo cual explica que se encontraran títulos de anticuerpos elevados en sangre en el momento del aborto.

La elección del tratamiento fue Oxitetraciclina de larga acción (Oxitetraciclina L.A.), ya que en las explotaciones actuales – donde las cerdas están sueltas– puede ser difícil aplicar tratamientos inyectables durante varios días seguidos. No obstante, numerosos autores recomiendan la aplicación de Estreptomicina durante 3 a 5 días.

En este caso, el tratamiento no pudo frenar el proceso tal y como se hubiera deseado, y remitió más despacio de lo esperado. Probablemente, la confusión inicial con PRRS nos hizo perder cierto tiempo…

No obstante, el caso se resolvió y se logró que los parámetros reproductivos volvieran a la normalidad.

En la actualidad, y con el fin de evitar la reaparición del problema en la explotación, todas las cerdas reciben un tratamiento postparto con Estreptomicina.

Esta patología, cuando es aguda –serovares no adaptados o accidentales–, es relativamente sencilla de diagnosticar tanto clínicamente como laboratorialmente. Sin embargo, cuando se presenta de forma crónica –asociada a serovares adaptados–, posiblemente se encuentre en muchas explotaciones y tenga mayor impacto sobre los parámetros reproductivos de lo que parece.

El tratamiento de la Leptospirosis puede resultar complicado, ya que la respuesta a los antibióticos en un brote agudo es variable.

Adicionalmente, ciertas patologías descritas desde hace décadas en el ganado porcino intensivo, como la Leptospirosis, parecen haberse visto favorecidas y han reemergido tras la aplicación de la normativa de bienestar.

El control de la Leptospirosis debe pasar por extremar las medidas de bioseguridad interna y externa.

Nos encontramos frente a una patología muy compleja, con una gran variabilidad antigénica –serovares–, muchas especies implicadas y animales portadores/excretores durante largos periodos de tiempo, pero todo esto es motivo de análisis en otros capítulos…

Desde la entrada en vigor, el 1 de enero de 2013, de la normativa relativa a la protección de cerdos (RD 1135/2002 de 31 de octubre), se ha generado cierta alarma en el sector en relación al posible aumento de algunas patologías, entre ellas, la leptospirosis.

Leptospirosis porcina

La leptospirosis porcina es una patología que ha adquirido cierto protagonismo, sobre todo como posible causante de infertilidad en algunos casos en los que se han descartado otras causas infecciosas y no infecciosas más comunes.

 

  Situación de partida  

Hay muy pocos datos sobre la prevalencia de leptospirosis porcina en nuestro país. Aunque la información es ya antigua, probablemente los datos proporcionados por el Laboratorio Central de Veterinaria LCV de Algete sean los más recientes (Tabla 1).

Prevalencia Leptospira

Tabla 1. Datos de seroprevalencia de diferentes serovariedades sobre un total de 290 granjas y 5088 sueros analizados. Estos datos muestran una prevalencia alta de la serovariedad Bratislava y muy baja de las otras serovariedades adaptadas a ganado porcino (Pomona y Tarassovi). En cuanto a las serovariedades accidentales, como la prevalencia está ligada a las posibilidades de contacto del ganado porcino con el hospedador de mantenimiento, es lógico que haya una prevalencia relativamente alta de la serovariedad Icterohaemorrhagiae, ya que ésta es mantenida por la rata.

Signos de leptospirosis

La leptospirosis se caracteriza por la manifestación de los siguientes signos:

  •  Aumento de repeticiones tanto regulares como irregulares
  •  Descargas mucopurulentas en algunas cerdas unos días antes del retorno a celo
  •  Abortos en el último tercio de gestación y aumento de fetos momificados
  •  Lechones nacidos muertos y nacimiento de lechones poco viables

Una vez que la granja tiene un brote de leptospirosis, las cerdas desarrollan inmunidad y los problemas reproductivos se observan solo en cerdas de primer ciclo y en algunos casos también en las de segundo parto. 

 

 

  Asociación de la serovariedad Bratislava con problemas reproductivos  

Además de las vías de transmisión descritas anteriormente, en la serovariedad Bratislava la otra vía principal de transmisión es la venérea.

ExclamaciónEsto se debe a que hay cepas que pueden persistir en el aparato genital de las cerdas hasta 150 días después del aborto. Asimismo, se ha descrito que puede acantonarse en el aparato genital del verraco y en consecuencia eliminarse a través del semen.

La serovariedad Bratislava puede originar problemas de infertilidad que afectarán a cerdas de todas las edades y que no suelen durar más de un único ciclo de 5 meses.

Aunque, algunos veterinarios y ganaderos creen que puede ser la causa de brotes de infertilidad cíclica de larga duración en la granja, pero no hay evidencias definitivas que soporten esta suposición.

 

  Diagnóstico de la infertilidad por la serovariedad Bratislava  

En el caso de infertilidad, el primer paso a seguir es determinar si la serovariedad Bratislava está o no presente en la granja.

Para ello es aconsejable enviar un 10% de sueros de cerdas distribuidos proporcionalmente por ciclos, incluyendo siempre un mínimo de 10 sueros.

Al mismo tiempo, se enviarán hisopos sin medio de transporte de descargas de cerdas repetidoras o hisopos genitales de cerdas con infertilidad para análisis por PCR.

Toma de muestras

  Serología  

Interpretación de la serología

Interpretación serología

 

En el estudio de seroprevalencia realizado en el LCV de Algete y citado al principio del artículo (Tabla 1), la mayoría de los sueros analizados procedían de granjas cuya finalidad era la obtención del antiguo certificado de Sanidad Comprobada.

Por tanto, es de suponer que en la mayor parte de los casos las granjas no tuviesen una patología reproductiva grave.

La alta seroprevalencia podría ser indicativa de una circulación de cepas de baja patogenicidad con escaso impacto en la reproducción.

  PCR  

Utilizando técnicas de caracterización molecular se han descrito tres genotipos diferentes:

  • Genotipo B1, presente solo en caballo y erizo
  • Genotipo B2a, presente en ganado porcino, caballo, perro y una gran variedad de animales silvestres
  • Genotipo B2b, encontrado únicamente en ganado porcino y que sería el adaptado a este especie.

Una serología y un PCR positivos, ¿son sinónimos de problemas reproductivos?

Granjas con problemas de abortos

En un estudio en el Reino Unido se aisló la serovariedad Bratislava a partir de un 66,5% de los fetos y placentas de granjas con problemas de abortos.

Granjas con historia de infertilidad crónica

Asimismo, en una granja con una historia de infertilidad crónica y una alta incidencia de descargas vulvares, todos los oviductos de las cerdas de desecho que se examinaron fueron positivos por fluorescencia.

A raíz de esta alta prevalencia, este grupo investigador se planteó si la serovariedad Bratislava actuaba como patógeno reproductivo primario, patógeno reproductivo potencial o si sería un comensal del tracto genital.

Hay diferentes estudios sobre el impacto de la serovariedad Bratislava en la reproducción con resultados contradictorios.

En algunos casos, una elevada seroprevalencia de la serovariedad Bratislava se relaciona con un:

  • Incremento de días no productivos
  • Baja tasa de concepción
  • Aumento de abortos y nacidos muertos

Sin embargo, en otros casos no hay alteraciones significativas de los índices reproductivos.

La explicación más probable para comprender todos estos resultados es que haya cepas con diferente patogenicidad.


¿Cuál es la situación de los centros de selección?

Leptospiras en semenHay muy pocos datos sobre la prevalencia de leptospiras en los centros de selección o inseminación porcinos, y es aquí donde podría encontrarse una de las claves para explicar la alta seroprevalencia de la serovariedad Bratislava.

No se han realizado estudios para determinar la eliminación de leptospiras en semen, ni sobre su tiempo de supervivencia en semen fresco y semen tratado con antibióticos.

Sin embargo, en el caso del bovino, esta bacteria puede sobrevivir en semen con diluyentes pero sin antibióticos y a 2oC, y si se añade penicilina y estreptomicina, el tiempo de supervivencia se reduce a la mitad.

 

Exclamación Posible impacto del RD 1135/2002 en la prevalencia de la leptospirosis

El alojamiento de cerdas en grupos implica que los animales tienen un contacto más estrecho que en los sistemas anteriores, lo cual puede facilitar la transmisión y hacer más difícil el control de ciertas infecciones.

 

  Transmisión de la leptospirosis  

  Fuentes de infección  

Las principales fuentes de infección de la leptospirosis son:

  • Semen
  • Descargas vulvares, placenta y abortos
  • Orina contaminada: En casos de infecciones por la serovariedad Pomona, la leptospiruria (presencia de leptospiras en orina) puede durar hasta 2 años

Fuentes de infección

  Vía de entrada  

La vía de entrada es la mucocutánea. En el caso de cerdas alojadas en grupo, aumenta la probabilidad de que las gotas de orina de cerdas infectadas salpiquen contra el suelo y alcancen las mucosas (oral, nasal u ocular) de las cerdas sanas.

Asimismo, hay mayor posibilidad de contagio por vía nasal o por ingestión, a través de las descargas vulvares, placentas y abortos. Por tanto, la propagación de la infección puede producirse más rápidamente.

  Supervivencia  

Las leptospiras son viables en orina sin diluir durante unas pocas horas debido a su pH ácido. Cuando se mezclan con heces líquidas, se han descrito cepas de la serovariedad Pomona que pueden sobrevivir hasta 2 meses.

La mezcla de orina con el material manipulable, como por ejemplo paja, provoca un aumento del pH de la orina, alcanzándose valores neutros o ligeramente alcalinos, incrementando la viabilidad de las leptospiras.

Debido a la estructura de las nuevas instalaciones y a la presencia de material manipulable, el sistema de drenaje puede verse comprometido, sobreviviendo las leptospiras durante más tiempo.

 

  Posible impacto del Reglamento (CE) 1831/2003 y del Plan Nacional de Reducción de Antibióticos  

La prohibición del uso de promotores de crecimiento y el plan para la reducción del uso de antibióticos pueden dar lugar al aumento de la incidencia de ciertas patologías bacterianas.

En el caso de la leptospirosis, el impacto podría ser considerable, ya que uno de sus métodos de control es el tratamiento con antibióticos para disminuir el número de portadores y reducir al mínimo la circulación de las leptospiras.

Hay diferentes programas, pero en general todos se basan en la medicación del pienso de los animales reproductores desde el destete hasta un mes después del servicio con la proporción adecuada de clortetraciclina u oxitetraciclina para conseguir una dosis de al menos 10 mg/kg de peso.

Esta medicación puede combinarse con un la administración de estreptomicina a todos los animales reproductores en el momento del servicio y 14 días después.

  Centros de inseminación  

En los centros de inseminación, los verracos podrían tratarse regularmente, por ejemplo cada 6 semanas, con estreptomicina a dosis de 25 mg/kg para eliminar portadores.

En caso de no permitirse este tipo de acciones, podría producirse un aumento de los casos de leptospirosis, principalmente por la serovariedad Bratislava.

  Casos de infertilidad  

En casos de infertilidad, algunos autores han descrito una mejoría en las tasas de concepción y de partos durante el tiempo que ha durado el tratamiento, pero estos parámetros tienden a bajar de nuevo cuando finaliza.

Por tanto, es probable que las restricciones en el uso de antibióticos supongan un incremento de los problemas de infertilidad.

  Presión de infección  

Otro aspecto del uso de antibióticos en pienso es que tiene un efecto colateral sobre la presión de infección.

La ingestión de pienso medicado por los roedores, principalmente ratas, reduce el número de roedores portadores.

Podría esperarse un aumento de los brotes por cepas del serogrupo Icterohaemorrhagiae, que incluye cepas de diferentes serovariedades adaptadas a rata.

Es difícil evaluar el impacto del alojamiento en grupo y de las restricciones del uso de antibióticos, aunque en principio podrían aumentar los casos de abortos, principalmente por cepas de la serovariedad Icterohaemorrhagiae.

La restricción del uso de piensos medicados podría favorecer un aumento de los problemas de infertilidad asociados a la serovariedad Bratislava.

Sería necesario comenzar a realizar diagnósticos fiables, para evaluar el verdadero peso que tiene la leptospirosis en esta problemática.

Una vez confirmada su implicación, sería recomendable disponer de otras herramientas para su control, como por ejemplo la vacunación

Anuncio Labiana

La leptospirosis porcina es una antigua conocida de técnicos y ganaderos, hemos convivido con ella durante años y resultaría arrogante decir que vamos a explicar algo que no sepáis ya.

Lo que suele suceder con aquello que tenemos siempre a la vista es que al final terminamos por no verlo ni prestarle atención. Por ello, debemos ser conscientes de dos aspectos importantes:

  1. Solemos olvidar que se trata de una zoonosis.
  2. Aunque parecía una patología estancada, con la entrada en vigor de la nueva ley de bienestar animal y el alojamiento en grupo de las cerdas gestantes, la enfermedad ha dado un nuevo impulso.

ZOONOSIS

Dolor de cabezaLa leptospirosis es una enfermedad zoonótica de distribución mundial que afecta a mamíferos domésticos y silvestres, aunque el agente también se ha aislado de otros vertebrados como aves y anfibios.

Leptospira spp. es una bacteria con forma espiroidal, que en humanos puede conducir a síntomas como fallo renal y hepático, meningitis, problemas respiratorios e incluso la muerte.

Riesgo contagioCONTAGIO DE LA LEPTOSPIROSIS

Para entender cómo prevenir la infección cruzada debemos conocer la epidemiología de la leptospirosis, en la que los hospedadores tienen un papel fundamental.

Diferenciamos entre:

Hospedador de mantenimientoHospedador de mantenimiento: es aquel que asegura la perpetuación de la Leptospira y que actúa como reservorio.

Hospedador accidentalHospedador accidental: es aquel que puede resultar infectado pero no es necesario para la supervivencia de la bacteria.

La transmisión de la infección entre hospedadores de mantenimiento se realizará independientemente de las condiciones climáticas y ambientales.

Sin embargo, en el caso de la transmisión de un hospedador de mantenimiento a un hospedador accidental o entre hospedadores accidentales, será necesario que las condiciones ambientales sean las adecuadas para la supervivencia de las leptospiras fuera del hospedador.

La Leptospira no dispone de una membrana impermeable, por lo que su supervivencia depende en gran medida de la humedad del ambiente.

La infección en humanos ocurre por contacto con:

  • Orina de animales infectados
  • Agua, tierra o alimentos contaminados con orina de animales infectados

Vías de entradaLas bacterias pueden ingresar al cuerpo a través de la piel o las membranas mucosas (ojos, nariz o boca), especialmente si la piel tiene algún corte o arañazo.

Beber agua contaminada también constituye un riesgo de infección, mientras que la transmisión de persona a persona es rara.

 

 

 

Leptospiras riñonesLos animales infectados eliminan leptospiras principalmente a través de la orina: la colonización de los riñones se produce en la mayoría de los animales infectados y persiste en las células del epitelio tubular, incluso en presencia de anticuerpos neutralizantes, lo que determina que si el animal sobrevive pase a un estado portador, eliminando leptospiras de forma intermitente durante meses.

El cerdo es uno de los principales reservorios de algunos serovares de leptospiras (serogrupos Pomona, Tarassovi y Australis), por lo que contribuye a la diseminación de la bacteria en el medio, aumentando el riesgo de infección para esta y otras especies animales susceptibles. Además, los roedores, perros y carnívoros silvestres son reservorios de los serogrupos Icterohaemorrhagiae, Canicola y Grippotyphosa.

El riesgo de contraer leptospirosis puede reducirse considerablemente si se evita el contacto con animales potencialmente infectados, utilizando vestimenta de trabajo y guantes, especialmente si tenemos cortes o heridas en las manos.

Control roedoresOtra medida de prevención es la eliminación de roedores de mediante un control exhaustivo y evitando la presencia de perros en las granjas.

 

 

Como hemos comentado anteriormente, la vía de entrada de la Leptospira son las mucosas, por lo que para que la infección resulte infectiva precisa contacto directo de los animales.

Las peleas en los corrales ocasionan heridas en las cerdas por donde la bacteria entra en el organismo.

Durante la fase de leptospiremia de la enfermedad se observarán cuadros más o menos agudos, en función del serovar del Leptospira, así como del estado serológico de la granja.

 

Otro inconveniente de esta enfermedad es que, una vez superada la fase de leptospiremia, la bacteria puede colonizar varios órganos, pero su órgano diana es el riñón desde el que se excreta a través de la orina. En el peor de los casos, la Leptospira puede acantonarse en el tejido renal llegando a excretarse de por vida.

 

¿CÓMO SE MANIFIESTA LA LEPTOSPIROSIS EN LAS EXPLOTACIONES PORCINAS?

Cerdas gestantes en grupo

 

El alojamiento de las cerdas gestantes en grupo ha propiciado el aumento de los problemas reproductivos en las explotaciones porcinas:

  • lechones muertosAumento de repeticiones regulares e irregulares.
  • Descargas mucopurulentas 2-3 días antes de que la cerda demuestre repetición del celo.
  • Abortos, particularmente en la última etapa de la gestación.
  • Lechones nacidos débiles, mortinatos y momificación.

 

La infección de la cerda con serovares propios de otras especies animales -serovares no adaptados-, desencadena un cuadro clínico agudo que incluiría todos los signos descritos anteriormente:

  • Estados febriles
  • Anorexia
  • Diarrea
  • Hipoagalaxia en cerdas lactantes
  • Cierta ictericia y hemoglobinuria
  • Violento cuadro de fallo reproductivo que cursa con tormentas de abortos, aumento de las repeticiones, aparición de cerdas sucias, mortinatos, momias y mortalidad perinatal.

En el caso de infecciones por serovares adaptados, el patrón de fallo reproductivo es más insidioso que abrupto. Se caracteriza por un aumento del valor “litter scatter” o camadas anormalmente cortas.

Cuando se presentan casos confirmados, con frecuencia se observan en rebaños establecidos que afectan solo a las primerizas, lo que sugiere que las cerdas pueden tener cierta inmunidad.

A la vista del fuerte impacto que puede tener la leptospirosis en la salud humana y animal, es evidente que establecer unas medidas correctas de prevención y control es esencial en cualquier explotación porcina, tanto para evitar las pérdidas económicas derivadas de ella, como para salvaguardar la salud de las personas que trabajan en contacto directo con los animales.

La Leptospirosis es una enfermedad causada por la espiroqueta Leptospirabacteria alargada y con forma de espiral, con especial apetencia por el sistema urinario de los animales afectados-, y que a menudo no recibe la atención que merece.

Actualmente, ha adquirido una importancia creciente como agente implicado en problemas reproductivos en el ganado porcino, con las consecuencias económicas que de ellos se derivan.

No debemos olvidar que, además del fuerte impacto económico que puede tener una infección por Leptospira spp. en una explotación porcino, se trata de una importante ZOONOSIS con graves consecuencias para la salud humana.

Leptospirosis zoonosis

La Leptospirosis forma parte de la Lista B – “Lista de zoonosis y agentes zoonóticas que deben ser objeto de vigilancia en función de la situación epidemiológica”– del RD 1940/2004 sobre vigilancia de zoonosis y agentes zoonóticos.

Tal es su importancia que, en el caso de no recibir el tratamiento adecuado, la leptospirosis puede conducir a insuficiencia renal, meningitis, fallo hepático e incluso la muerte.

Aun así, es una enfermedad que si se detecta a tiempo puede resolverse eficazmente con el tratamiento antibiótico adecuado

Existen más de 200 serovariedades de Leptospira con potencial para infectar tanto a personas como a los animales, ya sea por contacto directo o a través de agua contaminada con orina.

cerdos bebiendo agua sucia

Según la OMS, es difícil conocer la verdadera prevalencia de la leptospirosis, ya que a menudo resulta difícil distinguirla de otras enfermedades que cursan con un cuadro clínico similar.

En España, aunque no existen datos epidemiológicos exactos, se estima que hasta el 85% de las explotaciones porcinas podrían ser positivas a alguna de las serovariedades de Leptospira. Estos datos se han obtenido a partir de muestras recogidas en granjas con historial de problemas reproductivos, por lo que este porcentaje probablemente será mayor.

No obstante, se considera una enfermedad de distribución mundial, endémica en países con climas subtropicales y tropicales, dado que bacteria que sobrevive muy bien en zonas con húmedas y presencia de agua, de forma que una instalaciones porcinas con deficiencias higiénicas proporcionan las condiciones ideales para su supervivencia y transmisión.

Por todas estas razones, la adopción de medidas de prevención y control de la leptospirosis en las explotaciones porcinas es indispensable para garantizar un rendimiento óptima de los animales y proteger la salud de las personas que trabajan en las mismas.

A este respecto, existen numerosas herramientas disponibles para el control de esta enfermedad, entre ellos:

  • Vacunación efectiva de los animales
  • Higiene estricta de las instalaciones, realizando una gestión correcta de los purines y cadáveres.
  • Mantenimiento correcto de las instalaciones con el fin de evitar la acumulación de restos de orina.
  • Comprobar el estatus sanitario en origen y realizar una cuarentena adecuada de los nuevos animales.
  • Control estricto de roedores, que son una importante vía de entrada de la bacteria a las explotaciones.
  • Diagnóstico eficaz de la enfermedad

Una vez que la leptospirosis se ha instaurado en la granja, es crucial actuar rápidamente para lograr su erradicación, aplicando las medidas higiénico-sanitarias anteriormente mencionadas junto con un tratamiento antibiótico efectivo -siempre y cuando se haya establecido un diagnóstico definitivo-.

Entre las opciones terapéuticas de uso individualizado disponibles en el mercado, el tratamiento con dihidroestreptomicina inyectable se recomienda como uno de los más efectivos contra la forma aguda de la enfermedad.

El control de la leptospirosis está en manos de todos, debiéndose adoptar las medidas pertinentes para evitar que una enfermedad -en teoría controlable-, se convierta en un problema que comprometa la salud de las personas y el éxito de nuestras explotaciones porcinas