• SECCIÓN TÉCNICA

    Leptospirosis

Ficha de patología

Leptospirosis porcina

Desde la entrada en vigor, el 1 de enero de 2013, de la normativa relativa a la protección de cerdos (RD 1135/2002 de 31 de octubre), se ha generado cierta alarma en el sector en relación al posible aumento de algunas patologías, entre ellas, la leptospirosis.

Leptospirosis porcina

La leptospirosis porcina es una patología que ha adquirido cierto protagonismo, sobre todo como posible causante de infertilidad en algunos casos en los que se han descartado otras causas infecciosas y no infecciosas más comunes.

 

  Situación de partida  

Hay muy pocos datos sobre la prevalencia de leptospirosis porcina en nuestro país. Aunque la información es ya antigua, probablemente los datos proporcionados por el Laboratorio Central de Veterinaria LCV de Algete sean los más recientes (Tabla 1)...

Accede para continuar leyendo todo el contenido, además así podrás descargarte el PDF. Si aún no estás registrado para acceder, hazlo de forma gratuita aquí.

Cuando nos llaman de una explotación y nos dicen que ha habido un brote de abortos, cuatro letras se iluminan en nuestra cabeza como luces de neón: PRRS. Si además nos encontramos en una zona de altísima densidad donde granjas negativas son una excepción, nuestras neuronas se resisten a pensar en otra opción.

Esta ceguera, u obsesión, nos impide ver más allá, y en muchos casos, errar el diagnóstico.

cuando los árboles no nos dejan ver el bosque

Si a ello le sumamos que hay ciertas enfermedades que han caído en el olvido, y que ni siquiera se estudian en la universidad, ya tenemos el desastre servido.

Ante fallo reproductivo con tormenta de abortos, hay una serie de preguntas que nos debemos plantear y que nos pueden ayudar a ordenar las ideas:

  • ¿Qué animales han abortado, multíparas o cerdas jóvenes?
  • ¿En qué momento de la gestación?
  • ¿De que están vacunadas las cerdas?¿ Se ha puesto alguna vacuna a las cerdas en la última semana?
  • ¿Qué aspecto tienen los fetos? Nos puede dar pistas de si el proceso infeccioso ha afectado a la madre o a los fetos. Fetos de distintos tamaños, marrones o momificados nos pueden decantar la balanza hacia un patógeno que ha afectado al feto.
  • ¿Ha habido algún motivo de estrés para los animales? Cambios de alimento, movimientos de animales o reagrupaciones.
  • ¿Cuáles son las condiciones mediambientales de las cerdas gestantes?(Temperatura, ventilación, humedad..)

Para un diagnóstico definitivo, será imprescindible una correcta toma de muestras para su análisis laboratorial. Las muestras más comunes son fetos, placentas y sangre de las cerdas.

Cuando pedimos serología y PCR, ¿de quién nos deberíamos acordar?

VIRUS

  • PRRS: Provoca un fallo reproductivo global. El virus afecta directamente a feto y placenta provocando directamente las conocidas tormentas de abortos. Una buena muestra son los fetos, pero ojo, hay que enviar más de uno porque se ha comprobado que no todos los fetos tienen porque estar infectados.

aborto-2

  • INFLUENZA: Los casos más agudos de influenza porcina se caracterizan por fiebre, respiración abdominal, letargia, anorexia, pérdida de peso, descarga nasal, tos seca y dificultad en la respiración. Es la propia fiebre la que provoca abortos en cerdas. En este caso observaremos cerdas enfermas con los síntomas citados.

 

  • PARVOVIRUS: principalmente afecta a primerizas no vacunadas, y se caracteriza por la presencia de embriones momificados en el parto, pero también puede provocar abortos. El virus no afecta tejidos maternos. Los fetos mueren por daño colectivo a tejidos, incluyendo placenta.

parvo

  • AUJESZKY: Abortos en primoinfecciones (acompañado o no de fiebre y anorexia), reabsorción y retorno del celo del animal, momificaciones y mortinatos. Suele ocurrir cuando tenemos subpoblaciones de animales no vacunados en un conjunto de reproductoras.

BACTERIAS

  • BRUCELA: En casos hiperagudos,  la bacteria se establece en la placenta, provocando inflamación y finalmente aborto. Podemos ver abortos en cualquier fase de la gestación. Se trata de una zoonosis, así que es importante maximizar las medidas higiénicas de los trabajadores cuando manejan material contaminado (placentas, fetos..)
  • ERISIPELA: Debido al síndrome febril, las cerdas enfermas abortan. En la mayoría de explotaciones se vacuna frente a mal rojo. En caso de presencia de la enfermedad revisar pauta y manejo de vacunación.

aborto1

  • LEPTOSPIRA: Es una de aquellas patologías que a veces podemos olvidar por que había dejado de tener importancia, pero con la entrada en vigor de la ley de bienestar animal, y el alojamiento en grupo de las cerdas gestantes, ha dado un nuevo impulso a la enfermedad. La vía de entrada de la leptospira son las mucosas, por lo que para que la infección resulte infectiva precisa contacto directo de los animales. Las peleas en los corrales ocasionan heridas en las cerdas por donde la bacteria entra en el organismo.

“Aunque no existen referencias exactas de la prevalencia de la enfermedad en España, se estima que cerca de un 85% de las explotaciones testadas a nivel nacional son positivas a algún serovar patógeno de Leptospira.” A.Aguarón

 

  • Durante la fase de leptospiremia de la enfermedad se observaran cuadros más o menos agudos, en función de el serovar de la leptospira, así como del estado serológico de la granja.
  • Otro inconveniente de esta enfermedad, es que una vez superada la fase de leptospiremia, , la bacteria puede colonizar varios órganos, pero su órgano diana es el riñón desde el que se excreta a través de la orina. En el peor de los casos, la leptospira puede acantonarse en el tejido renal llegando a excretarse de por vida.

A parte de todos estos agentes infecciosos, que son los que debemos tener en cuenta para las analíticas, no podemos olvidar que existen otras posibles causas de aborto, como por ejemplo presencia de micotoxinas en el alimento o factores de estrés ambiental. Es importante analizar bien todas las opciones para actuar con éxito.