19 Feb 2019

Memoria porciFORUM 2019 – David Solà Oriol



David Solà Oriol completó su formación como Ingeniero Agrónomo en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria de Lleida (ETSEA-UdL) en 2003. Después realizó su tesis doctoral en el IRTA (Mas de Bover). Desde que terminó su doctorado, y hasta la actualidad, trabaja como investigador en nutrición de monogástricos en el Servei de Nutrició i Benestar Animal (SNiBA) de la Facultat de Veterinària de la Universitat Autònoma de Barcelona, donde ha liderado numerosos proyectos de financiación privada (I+D, asesoramiento y relación universidad-empresa) y proyectos de financiación pública.

  • En los últimos años, la competitividad del sector porcino ha crecido consolidándose como modelo de negocio. Esta mayor productividad solo se explica por una gran mejora en la prolificidad más allá de lo que define la propia capacidad de selección a lo largo de los últimos 10 años.
  • Una visión integral e integrada desde la recría de la nulípara, pasando por la adaptación de la cerda y hasta la producción, es necesaria en términos de alimentación y manejo de la alimentación.
  • Un alto grado de tecnificación y la implementación de toda esta información en la granja es requisito indispensable para obtener la máxima producción, vida productiva y retorno de la inversión en la cerda.

En los últimos años, la competitividad del sector porcino ha crecido consolidándose como modelo de negocio. El éxito viene marcado por la capacidad de exportación y el liderazgo en el ranking de cerdos producidos por país dentro de la UE, lo que determina un impacto importante sobre el PIB nacional y haber reducido el censo de madres.

Esta mayor productividad solo se explica por una gran mejora en la prolificidad más allá de lo que define la propia capacidad de selección a lo largo de los últimos 10 años. Actualmente, más de un 30% del censo corresponde a cerdas de alta y muy alta producción (>30 y >35 lechones destetados por cerda y año, respectivamente). Si bien, en poco tiempo, estas líneas genéticas han permitido alcanzar niveles de producción muy competitivos y hay que tener en cuenta que “lo que cuesta no es llegar sino mantenerse”.

En este sentido, la longevidad productiva (tiempo de vida productiva al máximo nivel, lechones y kg de lechón destetados por vida productiva) que no la longevidad propiamente dicha, es un concepto determinante para un correcto retorno de la inversión efectuada hasta el primer parto y utilización de la oportunidad.

Por regla general la perdida de nulíparas durante la recría puede estar alrededor del 5% pero en casos extremos puede ser mayor. Sin embargo, la tasa de eliminación precoz antes del primer parto puede llegar al 20%, ocasionando un lastre económico en la explotación sin precedentes históricos.

Si bien las causas de eliminación son por lo general multifactoriales, este hecho es el primer síntoma que nos indica que estos animales presentan unas necesidades de manejo, instalaciones y alimentación. Esto requiere prestar atención a la tecnificación, tanto del personal que maneja la producción como del sistema productivo en general.

Pensando en amortizar esta inversión y maximizar la productividad y retorno de aquellas que son capaces de entrar en producción uno se pregunta:

  • ¿Estamos preparados y disponemos de la tecnificación y el conocimiento para sacar el máximo provecho de las cerdas de alta producción?
  • ¿Conocemos los requerimientos nutricionales de estos animales durante la recría y preparación de la futura reproductora?
  • ¿Existen condiciones de manejo y manejo de la alimentación durante la cuarentena y adaptación críticas para el futuro de la reproductora?
  • ¿Cómo alimentamos a la cerda de alta producción durante la gestación: es suficiente la curva de alimentación empleada y la cantidad de pienso ofrecido?
  • ¿Cómo afecta la curva de alimentación en gestación al consumo en lactación?
  • ¿Con el manejo de la alimentación podemos condicionar la producción y características de la leche?

Estas y otras muchas preguntas son las que afectan directamente al concepto de longevidad productiva. Sin duda, una visión integral e integrada desde la recría de la nulípara, pasando por la adaptación de la cerda y hasta la producción, es necesaria en términos de alimentación y manejo de la alimentación.

El binomio gestación-lactación es especialmente importante, ya que determinará el máximo retorno de las cerdas de alta y muy alta producción. Por tanto, es indispensable disponer del mayor conocimiento y caracterización posible de las necesidades nutricionales y de manejo en cada fase fisiológica.

Esto, junto a un alto grado de tecnificación y la implementación de toda esta información en la granja de manera precisa, será un reto. No obstante, este es requisito indispensable para obtener la máxima producción, vida productiva y retorno de la inversión en la cerda.




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista porciNews Septiembre 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

17-09-2021

Maíz

272€/Tm

0€/tm

Lleida

Trigo

17-09-2021

Trigo

255€/Tm

5€/tm

Lleida

Soja

17-09-2021

Soja

412€/Tm

13€/tm

Lleida

Cebada

17-09-2021

Cebada

239€/Tm

3€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube