19 Feb 2019

Memoria porciFORUM 2019 – Christian Gortázar



Christian Gortázar se licenció en Veterinaria por la Universidad de Zaragoza en 1990, y defendió su tesis doctoral en la misma Universidad en 1997. Desde 1999 es profesor titular y después catedrático de sanidad animal en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos IREC, un centro mixto entre el CSIC y la Universidad de Castilla – La Mancha, en Ciudad Real. Actualmente dirige el grupo de investigación Sanidad y Biotecnología.

  • En las últimas décadas, las poblaciones de jabalí se han multiplicado dando lugar a daños en la agricultura, a accidentes de tráfico y otros riesgos para la salud pública, a problemas derivados de la presencia de jabalíes urbanos, pero sobre todo, a crecientes conflictos con la ganadería y la sanidad animal.
  • En los países europeos afectados por PPA, se intensifica la presión cinegética y la recomendación europea es incrementar dicha presión sobre el jabalí también en países libres de peste, como España.
  • El uso del suelo está cambiando en toda Europa, favoreciendo al jabalí. En consecuencia, si el hábitat mejora y la extracción por caza no aumenta, puede entenderse la tendencia demográfica invasiva de esta especie oportunista.

La Peste Porcina Africana (PPA) ha regresado a Europa continental, afectando a numerosos países. Su salto a Bélgica ha puesto de manifiesto el riesgo de su aparición en casi cualquier lugar. España es ya la primera potencia en producción de porcino en Europa, tercera del mundo, y cuenta además con un importante sector extensivo ligado al cerdo ibérico.

En este contexto, y considerando nuestra experiencia anterior con la PPA (hasta 1995), es comprensible la preocupación de las autoridades sanitarias y del sector. Pero la PPA no es el único problema relacionado con el jabalí: todos los patógenos del porcino son compartidos con su ancestro silvestre.

El jabalí, una especie plaga

Las especies-plaga son aquellas que afectan negativamente a la salud de las personas o a su seguridad alimentaria. El jabalí es un suido silvestre a partir del cual se originó el cerdo doméstico. Su distribución natural abarca desde la Península Ibérica hasta Japón.

En las últimas décadas, las poblaciones de jabalí se han multiplicado dando lugar a daños en la agricultura, a accidentes de tráfico y otros riesgos para la salud pública, a problemas derivados de la presencia de jabalíes urbanos, pero sobre todo a crecientes conflictos con la ganadería y la sanidad animal. El jabalí se ha convertido en una especie-problema o especie-plaga en toda Europa.

Situación en España

No existen censos a gran escala que permitan conocer densidades reales. Sin embargo, la comunidad científica acepta que el número de ejemplares cazados por temporada cinegética representa la tendencia de la población.

La figura adjunta muestra, para el conjunto de España, una tendencia creciente, indicando un fuerte crecimiento del número de jabalíes.

Además, el incremento anual se viene acelerando de tal forma que el número de jabalíes podría duplicarse para 2025, con el consiguiente aumento de daños y riesgos sanitarios.

Dinámica de poblaciones

Las poblaciones animales cambian de tamaño y estructura a lo largo del tiempo, en función de su:

  • Reproducción
  • Mortalidad
  • Movilidad

La población crece cuando el reclutamiento por reproducción o inmigración es mayor que la mortalidad, siendo el jabalí particularmente prolífico.

La reproducción puede tener lugar en el primer año de vida, y cada gestación dará lugar a un promedio de cuatro rayones. Aunque la supervivencia de las crías es relativamente baja, la mitad alcanzará la edad reproductora.

En la mayor parte de Europa los jabalíes mayores de un año tienen poca mortalidad anual, en torno al 50%, y esta es principalmente debida a la caza. Sin embargo, se calcula que la extracción mediante caza debería superar el 65% de la población si se pretende compensar el reclutamiento anual. Es decir, solo cazando dos tercios de la población se lograría frenar su crecimiento.

Causas del incremento poblacional

El uso del suelo está cambiando en toda Europa, favoreciendo al jabalí al aumentar la superficie forestal y también la superficie destinada a cultivos que le ofrecen refugio y alimento, como el maíz.

En España, la superficie de maizal se ha quintuplicado desde los años noventa, y la superficie forestal ha aumentado un 33% en el mismo periodo, convirtiéndonos en el segundo país en superficie forestal de la UE. En paralelo, el número de cazadores disminuye.

Se calcula que en 2011 había en Europa un 17% menos que en 1991, y en España las tendencias resultan parecidas. Además, la media de edad de los cazadores ha aumentado. Todo ello implica una capacidad cada vez menor para actuar eficazmente sobre las poblaciones de jabalí.

El papel de los depredadores, principalmente el lobo, es anecdótico fuera de sus zonas de mayor presencia. En consecuencia, si el hábitat mejora con el tiempo y la extracción por caza no aumenta, puede entenderse la tendencia demográfica invasiva de esta especie oportunista.

¿Cómo prepararnos para lo que pueda venir?

Europa lucha contra estas y otras enfermedades con las herramientas a su alcance. Esto incluye la vigilancia poblacional y sanitaria del jabalí y la puesta en marcha de medidas tendentes, cuando menos, a frenar su explosión demográfica.

En los países europeos afectados por Peste Porcina Africana, una enfermedad para la que no existe vacuna, se intensifica la presión cinegética. Localmente se recurre incluso al ejército o la policía para reducir las poblaciones más conflictivas. La recomendación europea es incrementar la presión cinegética sobre el jabalí también en países libres de peste, como España.

Además, en nuestro país, el Plan de Acción sobre Tuberculosis en Especies Silvestres (PATUBES; accesible en la web del Ministerio de Agricultura) propone medidas de gestión para limitar los riesgos sanitarios asociados al jabalí. Estas medidas incluyen el control poblacional.

Desde el propio sector también hay que actuar. Las explotaciones intensivas deben mejorar su bioseguridad, empezando por los vallados perimetrales pero pensando incluso en la necesidad de mejorar la protección frente a vectores. Un elemento clave para la seguridad de una explotación es minimizar la presencia de jabalíes en su entorno.

Por ejemplo, debe evitarse la presencia de arbolado (frutales, quercíneas) en las inmediaciones de la granja, ya que este recurso resultará atractivo para los jabalíes.

Conviene también procurar que los terrenos cinegéticos del entorno no aquerencien a los jabalíes en zonas próximas a la explotación.

La presión cinegética actual no basta para estabilizar las poblaciones de jabalí, pero la caza contribuye de forma muy significativa a su regulación.

Dado que existen recomendaciones europeas y nacionales de intensificar la presión cinegética sobre el jabalí para limitar los riesgos sanitarios asociados a la Tuberculosis y la Peste Porcina Africana, parece urgente trabajar con este problema en varios frentes: el de la capacidad de acogida del hábitat y el de la caza.

  • En el primero, es necesario prohibir el aporte de alimento y mejorar la protección de cultivos.
  • En el segundo, es importante trabajar con técnicos y cazadores para lograr una mayor eficacia cinegética y asegurar, además, la pervivencia de una actividad que presta un enorme servicio a la sociedad.




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

10-09-2021

Maíz

272€/Tm

0€/tm

Lleida

Trigo

10-09-2021

Trigo

250€/Tm

-2€/tm

Lleida

Soja

10-09-2021

Soja

399€/Tm

3€/tm

Lleida

Cebada

10-09-2021

Cebada

236€/Tm

-2€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube