12/03/2018

Eventos

Eventos

porciFORUM mesa redonda costes

Memoria porciFORUM 2018 – Mesa Redonda

Ángel Luengo -Director Técnico Cooperativa Ganadera de Caspe-, Pep Font -SIP CONSULTORS- y Emilio Magallón -Director de Nutrición en Inga Food-, participaron en la mesa redonda de porciFORUM 2018 “¿Cómo intervenir en la gestión de costes en Producción Porcina?”.

ÁNGEL LUENGO BELLO – Director Técnico Cooperativa Ganadera de Caspe

Ángel Luengo Bello es licenciado en Veterinaria por la Facultad de Veterinaria de Zaragoza en 1987 y desde entonces trabajando en el sector porcino en Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana. Con experiencia en Cooperativas y en la integración porcina, desde 1997 desarrolla su actividad en la Cooperativa Ganadera de Caspe en la actualidad como Director Técnico de Porcino.

Una vez más es nuestra obligación hacer gala de lo altamente profesionalizado que es el sector porcino español.

Tanto es así que en los últimos años, y en una situación de alta competencia en el mercado global del cerdo, el sector porcino está viviendo una auténtica revolución que está marcando las pautas que deberán seguir aquellas empresas (familiares, cooperativas, integradoras…) que quieran continuar en el futuro.

Con este condicionante es evidente que el factor que determinará la permanencia en la actividad será la mejora en la competitividad y esta vendrá dada por aumentar la eficiencia en la producción y en la gestión.

La visión profesional de la producción y de la gestión de las empresas porcinases esencial para a la hora de mantener las explotaciones en marcha y sobre todo a la hora de afrontar nuevos proyectos.

Será necesario realizar análisis de los costes de producción, determinando de cómo influyen en ellos, no solo los parámetros productivos, sino también otros condicionante que van desde el propio modelo de empresa hasta las necesidades económicas para llevar a cabo el proyecto empresarial.

 

No debemos olvidar cuestiones como el coste y la eficiencia del pienso, el coste de la reposición y del semen, la elección de los reproductores, el destino y peso al sacrificio, la ubicación de las explotaciones respecto a mataderos y fabricas de pienso, el coste de la plaza de cerdas y cebo…

Debemos tener siempre presente que todas las actuaciones que se llevan a cabo en las explotaciones tienen una repercusión económica, que podrá ser positiva o negativa en función de los resultados obtenidos.

Con un análisis riguroso de esta información detectaremos las ineficiencias referidas a la productividad de las cerdas, la eficiencia del pienso, la política de venta… y podremos tomar decisiones orientadas a corregir cada ineficiencia y potenciar cada fortaleza.

La diferencia entre las empresas menos eficientes y las que obtienen mejores resultados económicos está en la gestión técnico-económica de sus empresas, que es más rigurosa en las segundas

 

 

EMILIO MAGALLÓN BOTALLA – Director de Nutrición e Innovación en Inga Food

Emilio Magallón Botalla es licienciado en veterinaria en 1978 por la Universidad de Zaragoza, en la especialidad de Producción Animal y Economía Agraria. Después de iniciar su actividad profesional como veterinario en el mundo rural, en 1981 comienza a trabajar en el sector porcino, inicialmente como técnico para pasar a ser jefe de integración y jefe de producción de Inga Food, donde en la actualidad es Director de Nutrición e Innovación.

En un sector tan competitivo y con ciclos económicos tan marcados como el sector porcino, tener un buen coste de producción es clave para asegurarse la continuidad en el mercado.

Sin un buen coste de producción el futuro de nuestra empresa ganadera estará muy comprometido. Aunque no es el único indicador económico de la rentabilidad y del futuro de la empresa, si es uno de los más importantes.

Las empresas ganaderas deben controlar sus costes de producción, pero también sus precios de venta, su riesgo comercial, su nivel de endeudamiento, su tesorería, el capital medio empleado en el negocio y la rentabilidad sobre el capital invertido.

Centrándonos en el coste de producción lo primero que debemos saber es que hay tantos costes de producción como tipos de productos, así como que no es lo mismo el coste de producción de un kilogramo de cerdo blanco que el de un kilogramo de cerdo ibérico. También dentro del cerdo blanco hay muchos tipos de productos dependiendo de la genética, alimentación, castración, peso de sacrificio y otras especificaciones del producto que hagamos.

Producir un cerdo magro, entero finalizado con Pietrain, de 105 kilogramos de peso vivo, obviamente no es lo mismo que hacer un cerdo graso finalizado con Duroc, de 125 kilogramos, castrado y con unas especificaciones alimenticias determinadas.

 

Una vez que tenemos claro que hay tantos costes de producción como tipos de productos hagamos, lo más importante bajo mi punto de vista es la calidad de la información, la rapidez de la misma y tener referencias de costes de otras empresas para saber dónde estamos y así poder actuar lo antes posible.

La calidad de la información implica que todos los costes de producción, además de estar bien asignados a cada centro de producción en nuestro caso cada granja, deberán estar bien estructurados en sus componentes principales donde obviamente la alimentación supondrá el capitulo principal.

La rapidez de la información es determinante para poder tomar decisiones. Debemos tener costes por granja con una periodicidad mensual, lo que exige un esfuerzo administrativo y de gestión importante pero que es imprescindible para poder tomar decisiones con rapidez, sobre todo en aquellas granjas que se desvían de manera significativa y por encima de nuestras medias y objetivos.

Para acabar esta pequeña introducción y ya que no vivimos en un mundo aislado, debemos tener costes de referencia que nos indiquen dónde estamos, qué debilidades y fortalezas tenemos y hacia dónde debemos dedicar nuestros esfuerzos.

No solo tenemos que conocer el coste de producción de todas y cada una de nuestras granjas sino que debemos saber detalladamente y con rapidez cada uno de los componentes del mismo según el tipo de producto, así como ver qué hace nuestra competencia más cercana, porque aquellas empresas que son menos competitivas y que tienen peores índices económicos no sobrevivirán en el futuro.

Como conclusión, un buen coste de producción es imprescindible pero por si solo no garantiza la supervivencia de la empresa porcina.

 

 

PEP FONT I PUIG – SIP CONSULTORS

Pep Font i Puig es veterinario licenciado por la UAB (1988) y socio fundador de SIP. Su trayectoria profesional siempre ha estado vinculada al mundo de la Producción Porcina. Inició su experiencia profesional como Veterinario clínico de campo, a continuación fue responsable del Departamento de I+D. Actualmente, forma parte del equipo directivo del servicio de análisis y gestión económica de explotaciones, que SIP ofrece al sector ganadero.

Hasta hace relativamente poco tiempo, en nuestro sector el análisis del coste de producción se había considerado como un aspecto secundario. La mejora de la productividad y la especulación sobre la evolución cíclica de los precios de venta, habían sido los principales objetivos de la mayoría de los productores, y habían influido de manera determinante en la mayoría de las decisiones que han terminado afectando la evolución de la actividad porcina moderna.

Actualmente nos encontramos en un escenario mucho más complejo:

  1. Por una parte el gran dominio del proceso productivo, con la aparición de nuevas tecnologías en todos los ámbitos.
  2. Por otra parte, la globalización de los mercados que nos genera fuertes oscilaciones en los precios de los comodities abriendo grandes expectativas para los productores más eficientes.

Mantenerse en esta compleja situación exige de un gran nivel profesional, por lo que las decisiones para orientar el futuro deberán sustentarse sobre una buena base.

La única opción para el mantenimiento de la actividad estará vinculada a la obtención de un producto de la máxima calidad a un mínimo coste.

A continuación presentamos un ejemplo del enfoque clásico del análisis del coste:

Costes de producción

 

Este enfoque ligado al cierre contable y orientado exclusivamente a conocer cuánto cuesta producir un kg de cerdo, va a ser insuficiente para el porcinocultor del futuro, que necesita un sistema de gestión económica que le permita responder a las siguientes preguntas:

¿El costo de nuestra empresa es bueno o malo?

Para dar respuesta a esta pregunta se necesitan referencias, qué es bueno y qué es malo. En nuestra experiencia consideramos que deben coexistir 2 referencias para una correcta gestión:

  1. .El costo estándar u objetivo, que se obtiene a partir del conocimiento de la realidad y de las expectativas o previsión que tienen los responsables técnicos y la dirección de la propia empresa. A continuación presentamos el coste real de la empresa comparado con el coste estándar (Objetivo).
  2. El benchmarking con los resultados de un grupo de productores que trabajen bajo los mismos criterios en la obtención y tratamiento de la información técnica y económica (Grupo SIP). Evidentemente debe tenerse en cuenta el tipo de producto final (entero magro, graso castrado u otros).

¿Qué funciona bien y qué no?

Es fundamental que un sistema de gestión económica nos señale a nivel de granja, fase productiva (madres, transición, cebo) y factor de coste, en qué puntos concretos se están generando desviaciones económicas.

Los factores técnicos que intervienen en el engorde son: crecimiento, ocupación, índice de conversión, dosificación por tipos de alimento, coste de fármacos y mortalidad. A nivel de factores económicos tenemos el precio del alimento y el costo de alojamiento gestión por plaza.

¿Cuánto cuesta lo que va mal?

Finalmente, debemos conocer la repercusión económica de cada uno de los factores que interviene en el coste de producción. De esta manera, por una parte podemos priorizar las acciones correctoras a emprender y por otra podemos cuantificar el nivel de inversión que podemos realizar para corregir cada una de las desviaciones.

En el siguiente cuadro podemos apreciar un informe de análisis económico en el que contrastamos la realidad de la empresa con su estándar u objetivo:

Análisis de costes

La orientación que proponemos es presentar la desviación económica provocada por cada uno de los factores técnicos y económicos, con los que cualquier porcinocultor está familiarizado, sobre 2 referencias:

  1. La previsión de los responsables de la empresa (nivel de compromiso).
  2. La media de un grupo de productores que compiten con la empresa (nivel de competitividad).

La variación en el coste final será una consecuencia de las variaciones en los índices técnicos y económicos.

Anuncio IDT Biologika

Dejar un comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas del porcino.