12/03/2018

Eventos

Eventos

Joaquim Segalés

Memoria porciFORUM 2018 – Joaquim Segalés

Joaquim Segalés, Veterinario e Investifador del CReSA, participó en porciFORUM 2018 con la ponencia “Desmedro en cerdos post-destete: de la clínica al diagnóstico?”

Joaquim Segalés es Licenciado en Veterinaria (1991), Doctor en Veterinaria (1996), Diplomado por el European College of Veterinary Pathologists (ECVP, 2000) y el European College of Porcine Health Management (ECPHM, 2004, miembro fundador). Actualmente es investigador del Centre de Recerca en Sanitat Animal (CReSA), y profesor titular de la Facultad de Veterinaria de la UAB. Su investigación se centra en las enfermedades del cerdo desde 1993, especialmente las infecciosas. Recientemente ha empezado a trabajar con modelos animales de infección con el MERS (Middle East Respiratory Syndrome)- coronavirus.

INTRODUCCIÓN

El desmedro se define como el deterioro gradual de un individuo, habitualmente caracterizado por debilidad y pérdida de masa muscular, y que puede acompañarse de pérdida de apetito (factor agravante).

Por tanto, una enfermedad caracterizada por desmedro con signo clínico principal es un proceso que afecta a un número de individuos en un grupo de animales y donde la emaciación y debilidad son los rasgos predominantes.

Ello implica que el diagnóstico clínico de desmedro es relativamente sencillo, dado que hasta un observador no especializado podría establecerlo.

La dificultad radica en el diagnóstico de la causalidad (etiología) de la enfermedad que cursa con desmedro como signo clínico principal.

De entrada el desmedro es un signo de cronicidad. Las situaciones crónicas añaden un nivel de dificultad diagnóstica más elevada que los problemas agudos dado que, dependiendo de la patogenia de la enfermedad concreta, el potencial agente etiológico podría no estar ya presente en la problemática de estudio. Ello implica que el abordaje diagnóstico debe ser global y debería incluir el estudio y análisis de animales en estadios tanto agudo como crónico de la problemática.

CAUSAS DE DESMEDRO

La revisión de la bibliografía existente indica un número elevado de potenciales causas de desmedro en el cerdo.

Obviamente, el primer elemento a tener en cuenta es si los animales efectivamente tienen acceso a pienso y agua, dado que la ausencia de uno o ambos componentes es una razón obvia para el desarrollo de un retraso en el crecimiento.

Asumiendo que no es el caso, dado que el granjero debería darse cuenta rápidamente de una situación de este tipo, en la Figura 1  se resumen los escenarios clínico-patológicos más habituales que pueden causar desmedro en cerdos según su edad.

causas desmedro

Figura 1. Causas más frecuentes de desmedro en el cerdo (adaptado del Diseases of Swine, 9th Edition, 2006).

 

ABORDAJE DIAGNÓSTICO

El abordaje diagnóstico debe ser específico para cada granja. En este contexto, la investigación clínica es crucial y es importante hacer una buena anamnesis, y evaluación de los signos clínicos, situación epidemiológica, potenciales resultados de necropsias o analíticos previos, y acciones que se hayan implementado hasta ese momento (tratamientos, programa vacunal, cambios de manejo, etc.).

Con ello se pretende dar respuesta a:

  • ¿Qué? – ¿Qué está pasando?
  • ¿Quién? – ¿Quién está afectado?
  • ¿Dónde? – ¿En qué fase de producción? ¿qué nave? ¿qué granja?
  • ¿Cuándo? – ¿En qué circunstancias se da el problema?
  • ¿Desde cuándo? – ¿En qué momento empezó el problema? ¿continuo, recidivante, primera vez?
  • ¿Cuántos? – ¿Número de animales afectados?
  • ¿Cómo? – ¿Evolución, tipo de manifestación clínica, características del problema?

 

Muchas de estas enfermedades presentan perfiles diagnósticos relativamente sencillos, dado que la simple detección del agente patógeno o ciertas cepas del mismo puede ser suficiente como para dar un grado de relevancia importante a su potencial causalidad del problema.

No obstante, muchas otras tienen naturaleza multifactorial, y es importante tener en cuenta tanto los factores infecciosos como los no infecciosos asociados a las mismas.

Aparte de la investigación clínica correspondiente, existen aspectos de análisis laboratorial que deben ser conocidos por los veterinarios, dado que su uso permite llegar a un diagnóstico definitivo.

Por el contrario, ciertas analíticas laboratoriales solo permiten tener evidencia de circulación del agente patógeno o detección de una toxina, pero no necesariamente implican un diagnóstico inequívoco de la problemática.

En la Tabla 1 de la página siguiente se resumen aquellos aspectos clínicos, patológicos y laboratoriales que permiten acercarnos al diagnóstico definitivo de varias condiciones que cursan con desmedro como signo clínico principal.

Abordaje del desmedro

Tabla 1. Entidades clínico-patológicas habituales que cursan con desmedro en cerdos de post-destete y su abordaje diagnostico específico.

ELEMENTOS DE DISCUSIÓN

En el cerdo existen numerosas causas de desmedro, siendo la mayoría de origen multifactorial. En los últimos 20-30 años, enfermedades como el PRRS y PCV-2-SD han sido reconocidas como causas mayores de desmedro, tanto por separado como en combinación. De hecho, el carácter inmunomodulador y/o inmunodepresor de las mismas ha facilitado la existencia de co-infecciones básicamente bacterianas que cursan con desórdenes respiratorios, digestivos o sistémicos. Estas co-infecciones son las que en muchos casos han causado de forma directa el desmedro observable clínicamente en los animales.

Cabe destacar que en algunos casos puede llegar a ser muy difícil establecer la participación de ciertas etiologías en la clínica de un problema de desmedro determinado.

El ejemplo más claro serían las micotoxinas, dado que se conoce bien su papel como elementos que afectan el crecimiento y el sistema inmunitario de los cerdos. No obstante, pocas son las veces donde su rol como causa primaria de enfermedad que cursa con desmedro se puede confirmar.

En la última década no es raro ver cerdos con desmedro y anemia asociada a úlcera gástrica en la pars esofágica que no ofrecen otra alternativa diagnóstica que explique el desarrollo de esta condición. En muchos casos se intenta descartar la existencia de una enfermedad infectocontagiosa que hubiera producido anorexia y la úlcera se hubiera desarrollado secundariamente. No obstante, en la mayoría de ellos, esta situación no se confirma, y por ello es importante revisar el componente multifactorial de la etio-patogenia de la úlcera gástrica. Cabe recordar que la nutrición (grado de molturación del pienso), estrés, deficiencia de vitamina E y selenio, enfermedades concomitantes que cursan con fiebre y anorexia, predisposición genética y la infección por Helicobacter suis pueden ser elementos que favorezcan la aparición o la gravedad de las úlceras gástricas.

Hace pocos años se describió el síndrome de fallo de crecimiento alrededor del destete (PFTS por sus siglas en inglés, periweaning failure-to-thrive syndrome), que cursaba básicamente con desmedro, comportamiento oral anómalo y prácticamente no se observaba nada más. De hecho, el establecimiento de este diagnóstico se realiza por descarte de otras enfermedades. También es cierto que esta condición parece no haber tenido un gran impacto en la producción, y en los últimos 2-3 años ha tenido poca incidencia. La mejor manera de paliar este proceso, en términos generales, es a través de la eliminación de verracos que se asocian de manera significativa con la ocurrencia de este proceso en su descendencia.

Muy recientemente se ha descrito una nueva entidad clínico-patológica caracterizada por desmedro en cerdos destetados. A la necropsia no se observan lesiones significativas, a excepción de hallazgos típicos en animales afectados crónicamente (atrofia serosa de la grasa y úlceras gástricas en pars esofágica) y el estudio microscópico ha revelado una significativa vacuolización del neuróphilo del sistema nervioso central. Curiosamente, estos animales no muestran signos clínicos neurológicos y el único signo aparente es el desmedro. Se desconoce realmente el impacto de esta aparente nueva entidad, así como su etiopatogenia, lo que complica en gran medida el establecimiento de medidas preventivas o curativas.

Ante una situación clínica de desmedro se recomienda el estudio integral del problema, incluyendo el estudio clínico y epidemiológico, así como patológico (macro y microscópico) y analítico (potenciales agentes conocidos capaces de causar desmedro) de animales en distintas fases del problema. Ello implica el estudio de cerdos en fase aguda, subaguda y crónica.

Anuncio Ceva

Dejar un comentario