09/03/2018

Eventos

Eventos

Joan Escobet

Memoria porciFORUM 2018 – Joan Escobet

Joan Escobet – Veterinario y Consultor independiente de Confort Porcino©, participó en porciFORUM 2018 con la ponencia «Control Ambiental. Maximizando la producción a través de unas Condiciones Ambientales Óptimas».

Joan Escobet es licenciado en veterinaria por la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB), y ejerce su actividad profesional en el sector porcino desde el año 1990 en empresas de genética, producción y consultoría. En los últimos 10 años, su actividad profesional se ha centrado en ofrecer un servicio en Control Ambiental y Energético en granjas de porcino. Actualmente ofrece este mismo servicio por cuenta propia en Confort Porcino©

El “Control Ambiental” debe utilizarse como una herramienta sostenible para mantener la salud de los cerdos.

La evolución en el “Control Ambiental” y los principales puntos críticos detectados en granja, se reflejan en auditorías realizadas durante los últimos 10 años. Analizando y comparando los datos obtenidos, podemos ver la evolución de los factores ambientales, diseño, equipos y control del sistema.

Cuando el objetivo es la reducción de los problemas relacionados con el ambiente, debe también comportar un cambio estratégico.

En la actualidad, los problemas se afrontan de una forma “terapéutica” o como “tratamiento de urgencia”. Muchas veces es demasiado tarde. Cuando el problema es muy evidente en granja, existe el riesgo de recaídas y genera pérdidas elevadas.

A partir de ahora deberíamos afrontarlo como “profilaxis” o “tratamiento preventivo”, mediante una planificación y uso adecuado de los recursos.

Los conceptos de “Control Ambiental” y “Condiciones Ambientales” van evolucionando con los cambios en la producción porcina.

Aspectos como la estructura productiva, genética, sanidad, etc. deben tenerse en cuenta para afrontar los problemas actuales. Las condiciones climáticas en España también tienen una elevada influencia, y hacen que el control sea más complejo que en otras zonas.

En objetivo final es “configurar” cada una de nuestras explotaciones para obtener el mayor rendimiento productivo de los animales.

La instalación, además de eficaz, también debe ser eficiente y adaptada a las condiciones climáticas de la ubicación. El control y manejo deben ser muy estrechos sobre todo el sistema.

El “Ambiente” debe liderar la obtención de los mejores índices productivos en una explotación porcina.

Una mala gestión de las condiciones ambientales se traduce en un aumento de la incidencia de procesos patológicos y una reducción del rendimiento de los mismos, acarreando importantes pérdidas económicas.

Debe realizarse un diagnóstico correcto de los factores ambientales de riesgo.

Cuando un cerdo se produce fuera de los estándares ambientales deseables responde con cambios fisiológicos que condicionan su potencial productivo y sanitario.

El concepto “Ambiente” es más amplio de lo que la gente cree. Se trata de aquellas condiciones externas o factores ambientales que afectan al bienestar, salud y producción de los cerdos.

Las condiciones ambientales que afectan a los cerdos tampoco se limitan solo al sistema de climatización. Existen factores de manejo (personas), físicos (instalaciones), climáticos (composición del aire) y sociales (cerdos). Estos factores están interrelacionados, por lo que no pueden separarse cerdos y ambiente, solo modificar el ambiente para hacerlo más confortable.

En realidad, cuando se diagnostica un problema no suele ser debido a un solo factor, sino más bien se trata de un “Síndrome Ambiental”.

Pero muchas veces la complejidad e interacciones entre distintos factores hacen difícil diagnosticar y solucionar un problema de origen ambiental. Tampoco conseguiremos la mejora esperada si no actuamos de forma global, es decir, manejo, alimentación, profilaxis, etc.

Por ejemplo, además de un uso responsable de antibióticos, debemos también implementar una estrategia que incluya un ambiente confortable para garantizar el éxito.

Una instalación debe generar “Uniformidad Ambiental” y “Esfuerzo Termorregulador Mínimo” del cerdo para maximizar su rendimiento productivo.

En el análisis de las condiciones ambientales de una instalación deberemos tener en cuenta factores como, calidad del aire interior (factores climáticos, corrientes de aire, etc.), envolvente térmica del edificio (aislamiento térmico, estanqueidad, materiales, etc.), diseño y funcionamiento de los equipos instalados (entrada-salida de aire, calefacción-refrigeración, regulación, etc.).

La monitorización es una ayuda que complementa el valor diagnóstico. Una vez los problemas se han detectado, el próximo paso es solucionarlos, es decir, “adaptar” la instalación y “configurar” los sistemas.La primera decisión es realizar cambios, como la reforma de la instalación existente o una de nueva construcción.

La segunda decisión, adaptar un diseño para la climatización, con ventilación natural, forzada o híbrida.

La finalidad de una instalación debe ser siempre generar “Uniformidad Ambiental”, de esta forma controlamos y ajustamos el “Clima” interior, mantenemos los cerdos libres de estrés y nos beneficiamos de su rendimiento productivo.

Mantener el sistema en perfecto estado de uso permite también tener a los cerdos en perfecto estado de bienestar y producción.

En la actualidad ya existen sistemas de evaluación y control que utilizan tecnologías con programas específicos de registro y análisis de datos a intervalos configurables. Podemos acceder operando con terminales externas y tomar decisiones rápidas sin necesidad de estar presente.

El éxito de estos sistemas dependerá de la capacidad de ajustarse a la realidad del ambiente en granja, por ejemplo, los parámetros que queremos medir (rango de medición, etc.), utilizar sensores de calidad (precisión, exactitud, resolución, etc.), ubicación adecuada de sensores para una medición representativa (sistema de multisensores, etc.), revisión y calibración periódica de los sensores, etc. Pero lo más importante será utilizar la información obtenida para hacer más rentable la producción.

La profesionalización y formación continua en este campo tiene todavía mucho recorrido. Los cambios productivos que hemos visto en los últimos años también deben tener reflejo en las estructuras de las compañías del sector. Debería ser habitual en las empresas estructurar un área de “Control Ambiental y Energético” para controlar mejor su producción.

Realizar auditorías periódicas de instalaciones, confort y eficiencia energética

Los “Certificados de Calidad Ambiental” deberían ser una herramienta más para mostrar al cliente que se están criando los cerdos en “Ambientes Confortables”.

Exafan porciFORUM

Dejar un comentario

Síganos en Linkedin

Infórmese de todas las novedades técnicas del porcino.