16 Dic 2020

Manejo de primerizas para mayor fertilidad y longevidad (II): Rasgos de fertilidad



Selección eficaz de las primerizas más fértiles para su ingreso al hato de reproducción

La introducción y selección exitosa de las primerizas impulsa el desempeño reproductivo de por vida y la longevidad en el hato reproductor.

Se ha informado que el tamaño de la camada aumenta hasta la cuarta paridad y luego disminuye lentamente.

El hecho de que las hembras no produzcan al menos tres o incluso cinco camadas representa una pérdida financiera potencial para el productor y es una preocupación importante para la industria porcina.

La frecuencia de descarte de hembras del hato es mayor en las primerizas (38.5-51.1%) y se ha informado una alta incidencia de cerdas que sólo producen una camada.

Por lo tanto, un área clave para mejorar es desde la entrada de las primerizas hasta el parto de la tercera camada, y una gestión particularmente mejorada para reducir el número de primerizas que nunca dan a luz una camada y son completamente improductivas.

La capacidad de identificar a las primerizas con el mayor potencial de desempeño durante toda la vida, por lo tanto, es crucial para la productividad de los sistemas de producción convencionales y la respuesta a la estimulación del verraco identifica efectivamente a las primerizas más productivas.

Cuando la exposición del verraco se limita a un período de tiempo preestablecido, se identifican las primerizas que maduran antes y los productores pueden aprovechar el vínculo entre la madurez sexual temprana y la productividad mejorada de la vida de la cerda.

Aunque la «edad en la pubertad» es un indicador confiable del desempeño reproductivo y la longevidad de la cerda en el futuro, es importante reconocer que la edad registrada en el estro puberal es una interacción que involucra el potencial genético, los mecanismos fisiológicos subyacentes que afectan la maduración sexual y el manejo protocolos implementados.

La edad en la pubertad se caracteriza por una heredabilidad moderada, que según se informa oscila entre 0.25 y 0.42.

La variación en las condiciones de la explotación y la gestión puede afectar negativamente al rendimiento futuro y la atención debe centrarse en la gestión para optimizar el rendimiento y la longevidad futuros.

El manejo subóptimo y los insumos ambientales frecuentemente anulan el potencial genético subyacente para la maduración sexual temprana.

Las características del estro conductual en la pubertad predicen el rendimiento futuro:

  • Las cerdas con signos conductuales más intensos durante el estro puberal (duración y fuerza del reflejo de bipedestación) tienen más probabilidades de parir, y las cerdas con cambios vulvares más prominentes en el estro puberal también tienen cambios vulvares más prominentes en su primer estro post-destete.

Se informó que la edad temprana en la pubertad tiene poco efecto sobre el total de cerdos nacidos o nacidos vivos por camada por paridad, o sobre el total de cerdos producidos durante la vida productiva de la hembra.

Sin embargo, la probabilidad de que una primípara dé a luz una primera, segunda o tercera camada aumentó a medida que disminuyó la edad de la pubertad y la edad en la pubertad generalmente se asocia con una mejor tasa de retención y longevidad de las cerdas en el rebaño.

Las primerizas que son más jóvenes en la pubertad se eliminan en paridades más altas que las primerizas que son mayores en la pubertad.

Se ha informado que la principal razón para la eliminación de las primerizas del hato es la insuficiencia reproductiva y, en el caso de las primerizas eliminadas por razones reproductivas, una mayor proporción de las que se extrajeron había retrasado la pubertad.

Las primerizas con una edad temprana en la pubertad son atendidas antes y, por lo tanto, acumulan menos días no productivos de por vida, aumentando su productividad de por vida medida como cerdos destetados/cerda/año.


Las primerizas con una edad más baja al primer apareamiento (<229 d) tuvieron una mayor longevidad medida por los días productivos de la manada y la paridad al momento de la extracción:

  • Aumento de la edad en el primer apareamiento de 220 a 300 días se asoció con un aumento del riesgo de descarte debido al fracaso en gestación en un 2.1%.
  • El rendimiento de por vida de las primerizas con mayor edad en el primer apareamiento se ve confuso por el hecho de que estas primerizas también corren el riesgo de tener sobrepeso durante la reproducción que afecta negativamente a la longevidad.

La edad al primer apareamiento, por lo tanto, está intrínsecamente relacionada con la variación biológica en la edad en la pubertad y con el manejo del hato y se ha demostrado que es un factor crítico que determina la longevidad futura y la eficiencia de por vida.

En conjunto, estos resultados indican que la detección y el registro del estro puberal aproximadamente a los 220 días de edad es un factor clave del rendimiento reproductivo futuro.

Sin embargo, en comparación con el análisis detallado del desempeño reproductivo de las cerdas como una medida del éxito comercial, se carece de un monitoreo objetivo y crítico del desarrollo de las primerizas, y una comprensión clara del vínculo entre la calidad del programa de reposición de las primerizas y el desempeño general del hato reproductor.

 

Patterson y col. clasificaron a las primerizas que alcanzaron la pubertad dentro de los 40 días del contacto inicial con el verraco a partir de los 140 días como «selectas» y a las primerizas que no respondieron dentro de los 40 días como hembras «no seleccionadas».

Las primerizas que son naturalmente cíclicas dentro de un número definido de días después de la exposición al verraco (35 a 40 en una situación comercial) deben considerarse como la población de primerizas «selecta». Todas las demás se consideran cerdas de «oportunidad» y solo se ingresan en el hato si los objetivos de reproducción no se pueden cumplir con el grupo de selección «premium».

La capacidad de identificar la pubertad precoz y de producir una respuesta puberal sincrónica a los estímulos externos depende de la edad al inicio de la estimulación de la pubertad y la detección del celo.

Cuando la exposición al verraco comienza antes (140 a 160 días de edad), se observa una distribución normal en la edad en el primer estro detectado en la mayoría de la población.

Cuando las primerizas continúan siendo estimuladas y monitoreadas por períodos más largos (hasta 260 días de edad), la mayoría eventualmente tendrá un estro registrado, sin embargo, se informó que las primerizas que maduran más tarde forman parte de una distribución diferente.

Aunque retrasar el inicio de la estimulación de la pubertad a más de 190 días da como resultado una respuesta más sincrónica a la estimulación del verraco, esto limita la capacidad de discriminar entre las primerizas «seleccionadas» de maduración temprana y las primerizas de «oportunidad» de maduración tardía que son menos fértiles.

Por lo tanto, aunque la retención de primerizas no púberes dentro del grupo de primerizas durante períodos prolongados dará como resultado tasas de selección altas, este es probablemente un enfoque contraproducente y tiene un costo.

Las primerizas que tardan más en responder a la exposición de los verracos tienen una entrada más prolongada a los intervalos de servicio y acumulan días no productivos excesivos, y el manejo de estas primerizas que maduran más tarde implica un uso ineficiente de la mano de obra y el espacio.

 

Lo más importante es que estas primerizas de maduración tardía también tienen una retención reducida en el hato de cría, tienen una menor eficiencia reproductiva durante su vida productiva y corren el riesgo de un aumento del tamaño corporal maduro en el momento de la reproducción, lo que se asocia con una escasa retención en el hato reproductor.

De a cuero con las investigaciones se ha establecido que, a pesar de que existen programas efectivos de estimulación de la pubertad y detección de celo, se observan pubertad tardía y anestro en granjas de cría comerciales, con un 10-30% de las primerizas que no muestran celo dentro de los 60 a 80 días de la exposición del verraco.

Patterson et al. informaron que en grupos sucesivos de primerizas que ingresaban a la misma unidad de desarrollo de primerizas, entre el 12% y el 43% no eran cíclicas después de 30 días de exposición intensiva al verraco.

Esta variación en respuesta a los estímulos de los verracos podría deberse a varios factores, que incluyen la edad, la tasa de crecimiento, la temporada, el estado de salud, el entorno del establo, el hacinamiento y los efectos de la camada desconocida de origen.

En el caso de las primerizas que no mostraron celo en los estudios registrados, el examen de los ovarios en el momento del sacrificio indicó que aproximadamente del 40% al 60% de las primerizas tenían ovarios inactivos y eran verdaderamente prepúberes.

El resto tenía cuerpos lúteos activos, lo que indica que las primerizas habían ciclado previamente pero no se habían detectado en celo.

Del mismo modo, en un estudio de Tummaruk y Kesdangsakonwut, en las primerizas que fueron sacrificadas pero en el momento del sacrificio se confirmó que eran puberales y que habían ovulado previamente normalmente, aproximadamente un tercio fueron sacrificadas porque no exhibieron un estro puberal permanente.

Estos autores sugieren que la causa puede ser la detección ineficaz del estro o el estro silencioso.

 

Para aquellas primerizas que antes eran cíclicas y pueden haber mostrado un estro silencioso, se ha sugerido que esto puede deberse a un eje hipotalámico-pituitario subdesarrollado que no puede montar una respuesta de retroalimentación positiva a las bajas concentraciones de estrógeno circulante.

Sin embargo, la evidencia de que las primerizas ciclaron y mostraron un estro permanente que no fue detectado en la granja, destaca la importancia de implementar programas efectivos de manejo de las primerizas.

La capacidad de diagnosticar correctamente la insuficiencia reproductiva en las primerizas se ve confundida por las complejas interacciones implicadas en la estimulación y detección del estro puberal.

El logro de la pubertad en las primerizas puede verse afectado por numerosos factores, incluidos el alojamiento, el entorno climático, la estación, los sistemas de manipulación del estiércol, los sistemas de alimentación, los programas de nutrición, la salud y numerosos factores de gestión.

Actualmente se ha identificado la camada de origen, el peso al nacer, la tasa de crecimiento y la composición corporal como factores clave que pueden afectar el inicio de la pubertad en las primerizas.

Como se mencionó anteriormente, el manejo de las primerizas comienza con el nacimiento y factores como el peso al nacer, la ingestión de calostro y el crecimiento antes del destete, si no se controlan adecuadamente, pueden retrasar la pubertad.

A pesar de todas estas complejas interacciones, los programas de preselección efectivos aproximadamente a los 150-170 días de edad, seguidos de protocolos de selección rigurosos y bien administrados que identifican y registran un celo de pie puberal, son pasos críticos para lograr un buen desempeño del hato reproductor.

Ta se había predicho que ni la edad de la primeriza ni el peso corporal son índices fiables del desarrollo reproductivo, y esto se ve respaldado por el amplio rango de edad (130-190 d) y la tasa de crecimiento (0.4-0.8 kg/d) a la que las primerizas alcanzaron la pubertad.

Sin embargo, parecen necesarios umbrales mínimos de crecimiento.

Se ha reportado que a tasas de crecimiento inferiores a 0.55 kg/d el inicio de la pubertad puede retrasarse.

Más recientemente, se ha confirmado la relación negativa entre la edad y la tasa de crecimiento durante la vida en la pubertad.

Dadas las tasas de crecimiento logradas en los genotipos contemporáneos de línea madre, pocas primerizas corren el riesgo de tasas de crecimiento bajas (>0.55 kg/d), sin embargo, el inicio de la pubertad aún se retrasará en las primerizas de crecimiento más lento.

Por el contrario, en hatos de alta salud y alta productividad, ~ 40% de las primerizas alcanzan tasas de crecimiento >0.70 kg/día corren el riesgo de crecer demasiado rápido si el consumo de alimento no se limita durante el desarrollo.

Esta es una preocupación importante para aquellos sectores de la industria porcina que practican la alimentación al apetito durante el desarrollo de las primerizas.

Se la informado que las primerizas con sobrepeso durante la reproducción corren el riesgo de reducir su longevidad y son un factor de riesgo para la eliminación temprana del hato de cerdas.

Para reducir el riesgo de que las primerizas de más rápido crecimiento tengan sobrepeso en el momento de la reproducción, reducir la edad al inicio de la exposición al verraco y, por lo tanto, identificar la pubertad antes, puede permitir a los productores criar primerizas más temprano y más ligeras.

No se han informado efectos adversos sobre el desempeño reproductivo durante tres partos en primerizas reproductoras que crecen >700 g/d en su segundo estro, y un mínimo de 127 kg, cuando la reproducción ocurre entre los 185 y 210 días de edad, en comparación con> 210 d mayor de edad.

Tercera parte: Manejo de primerizas para mayor fertilidad y longevidad (III):  Programas

Artículo completo:

Patterson, J.; Foxcroft, G. Gilt Management for Fertility and Longevity. Animals 20199, 434.

Te podría interesar:

Desarrollo folícular, indicador clave en la eficiencia productiva de la cerda





Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

17-09-2021

Maíz

272€/Tm

0€/tm

Lleida

Trigo

17-09-2021

Trigo

255€/Tm

5€/tm

Lleida

Soja

17-09-2021

Soja

412€/Tm

13€/tm

Lleida

Cebada

17-09-2021

Cebada

239€/Tm

3€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube