11 Nov 2020

Lactancia dividida y adopciones, ¿cómo y cuándo realizarlas?

Cuando se conoce el tamaño total de la camada, generalmente después de la expulsión de la placenta, se deben decidir qué intervenciones son necesarias. Si el número total de lechones vivos excede el número de pezones funcionales (generalmente más de 14 lechones) se requerirá alguna forma de intervención como, por ejemplo, lactancia dividida o adopciones.

Las intervenciones, como el uso de cerdas nodrizas o sistemas de lactancia artificial, son necesarias cuando se producen constantemente camadas de gran tamaño en un lote de partos.

Lactancia dividida

La lactancia dividida implica dividir la camada en dos grupos, generalmente en más pesados y más livianos, separando los lechones más pesados de las mamas durante un período de tiempo determinado de manera tal, de permitir que los lechones más livianos o débiles tengan acceso a las mamas.

Para ellos, se marcan los lechones más pesados  y luego se separan en un área calefaccionada (lechonera), mientras que el grupo de los lechones más livianos tiene acceso a la ubre sin competir con el resto de la camada.

El tiempo que se separan a los lechones de la madre es variable, pero se recomienda que sea de 1 hora (BPEX 2011a). El procedimiento se repite intercambiando los grupos de lechones durante todo el día de trabajo, finalizando la jornada reuniendo nuevamente la camada con su madre.

La implementación de la lactancia dividida debe permitir el acceso de todos los lechones al calostro y por lo tanto la adquisición de inmunidad pasiva.

Estudios sugieren que estas técnicas son eficaces para promover la supervivencia de los lechones más débiles en una camada grande (Donovan & Dritz 2000), reduciendo específicamente la variación en la ganancia media diaria de estos lechones y reduciendo la proporción de lechones de peso inferior al normal.

Sin embargo, no hay datos sobre los posibles perjuicios de esta intervención, por ejemplo, en relación al estrés que producido por la separación de la madre y el potencial aumento de peleas para restablecer el orden de los pezones cuando todos los lechones se vuelven a reunir.

Adopciones

Una práctica común de manejo para tratar con camadas de gran tamaño y camadas heterogéneas es realizar adopciones. Esto implica retirar algunos lechones de una camada y ubicarlos con otra cerda o intercambiar lechones entre cerdas dependiendo de su tamaño, vigor y sexo, así como de las características físicas de la ubre de la cerda.

Si se realiza correctamente, la adopción ofrece a los lechones mejores perspectivas de supervivencia (English et al 1977; Cecchinato et al 2008) y puede reducir la necesidad de más intervenciones de manejo para los lechones de bajo peso al nacer que no compiten por una teta productiva con sus compañeros de camada más grandes.
Las adopciones pueden realizarse con un número de objetivos, en diferentes momentos después del nacimiento, o que impliquen diferentes estrategias:

adopciones

Fuente: Baxter (2013).The welfare implications of large litter size in the domestic pig II:management factors.

Igualación de la camada

Esta práctica de manejo se utiliza en la mayor parte de la producción comercial. Comprende la transferencia de lechones entre cerdas para lograr el mismo número de lechones en todas las cerdas, o para lograr un número de camada deseado en cada cerda individual.
El objetivo es permitir que todos los lechones tengan acceso a una teta funcional.

Homogenización de la camada

Esta estrategia se utiliza ampliamente en la producción porcina, independientemente del tamaño de la camada e implica la transferencia de lechones entre cerdas para crear camadas más homogéneas para la lactancia; es decir, los lechones pequeños se agrupan con los pequeños y los grandes con los grandes.

Normalmente, esto incluye la transferencia de más lechones que la mencionada «igualación de camadas». Realizar la «igualación de la camada» a menudo implicará la transferencia de los lechones más pequeños o más grandes que nazcan, y por lo tanto puede ser parcialmente una forma de homogeneización.

Clasificar los lechones en camadas del mismo sexo

Esto se practica comúnmente en algunos países para mejorar la eficiencia de ciertas tareas, como la castración, y para ahorrar tiempo en el destete cuando realizan la conformación de lotes por sexo para permitir diferentes estrategias de alimentación.

Trasladar a los lechones retrasados a otras camadas

Como un mayor número de lechones en la cerda aumentará el riesgo de que algunos lechones se queden atrás, un mayor tamaño de la camada puede promover el uso de esta técnica, en la que un lechón retrasado puede ser intercambiado durante el período de lactancia con un lechón más vigoroso de otra camada. Ocasionalmente, los lechones más grandes pueden ser destetados antes y los lechones más pequeños son puestos en su lugar. Sin embargo, las adopciones en una etapa tardía de la lactancia pueden ser perjudiciales y contraproducentes.

Utilizar cerdas nodrizas para el excedente de lechones

Cuando el número de lechones excede rutinariamente la capacidad de las cerdas paridas, en términos de pezones funcionales, los lechones excedentes pueden ser agrupados y transferidos a una cerda cuyos propios lechones son destetados tempranamente (cerda nodriza).

Retener el excedente de lechones al destete (destete dividido)

Los lechones que nacen con mayor peso tienden a crecer más rápido que sus compañeros de camada más pequeños, esta diferencia aumenta durante la lactancia.

En algunos sistemas de gestión, si el enfoque se centra en los procedimientos de destete por tamaño en lugar de por edad, entonces los lechones pequeños pueden ser retenidos hasta que alcancen un peso más alto. Esto normalmente implica tomar los lechones pequeños y ponerlos en una cerda cuya camada acaba de ser destetada.

Hay varias preocupaciones de bienestar en torno a estas diferentes prácticas que se relacionan con el momento después del nacimiento cuando se produce la adopción y los problemas que resultan del exceso de adopciones.

Adopciones demasiado tempranas

Los primeros movimientos hacia una nueva camada pueden privar al lechón de acceso al calostro, que es importante para lograr la maternidad inmunidad derivada (Bandrick et al 2011), ayudar a la termorregulación y proporcionar energía (Herpin et al 2002).

Una complicación en las camadas numerosas puede llegar a ser que la cantidad de calostro no sea suficiente debido a que la cantidad producida no aumenta con el aumento del tamaño de la camada (Devillers et al 2007; Quesnel 2011). Esto da lugar a que los lechones en camadas más grandes consuman menos calostro cada uno.

Además, la libre disponibilidad de calostro sólo se da en las primeras 12 horas después del comienzo del parto; a partir de entonces está disponible por aproximadamente 30 h mediante descargas cíclicas.

El cierre intestinal, el cese de la capacidad de absorción de inmunoglobulinas intactas (IgG), tiene lugar entre las 24 y 48 horas después del nacimiento (Gaskin y Kelley 1995) pero depende del momento de la primera ingesta de calostro (Lecce & Morgan 1962).

Por lo tanto, el retraso la ingesta resulta en que el intestino se mantenga «abierto» por más tiempo, retrasando madurez intestinal y el aumento del riesgo de invasión por patógenos.

Si los lechones son adoptados sin obtener suficiente calostro puede comprometerse la inmunidad pero, si son adoptados por una cerda de una etapa similar que aún está produciendo calostro, estos riesgos se reducen considerablemente y la aceptación por esa cerda receptora es mayor.

Hay otras cualidades del calostro de la madre biológica que abogan por la importancia de que los lechones permanezcan con sus propias madres durante un período mínimo establecido antes de realizar la adopción.

El calostro y la leche contienen un número importante de células maternas de diversos tipos y otras sustancias que pueden contribuir a la inmunidad (Wagstrom et al 2000). Entre ellas se incluyen los linfocitos (células B y T), las citoquinas, los nucleótidos y diversos factores de crecimiento, y hay pruebas de que ciertas células sólo se absorben cuando proceden de la madre biológica (Tubloy & Bernáth 2002; Bandrick et al 2011).

También hay pruebas recientes de los efectos del consumo de calostro en el desarrollo reproductivo neonatal, conocida como la hipótesis lactocrina (Bartol et al 2008; Chen et al 2011).

Además, aunque los estudios han no ha sido específica de las grandes camadas, hay pruebas de que el calostro materno protege contra la enterocolitis necrotizante (NEC), una condición inflamatoria común en los partos prematuros o lechones de bajo peso al nacer (que son más comunes en grande camadas) (Bjornvad et al 2008).

Por lo tanto, en general, si es necesaria la intervención, el enfoque principal de la gestión debe ser asegurar la máxima ingestión de calostro dentro de las primeras 12 horas después de que empiece el parto.

Por estas razones se recomienda generalmente la ventana de adopción debe estar dentro de las primeras 48 horas después del parto y sólo después de que el lechón ingiere el calostro de su propia madre durante 6 a 12 h (Thorup y otros 2004).

Un estudio reciente utilizó tres diferentes técnicas de adopción que implican diferentes composiciones de lechones: i) 100% adoptados; ii) 100% biolígico; iii) 50%adoptados y 50% biológicos.

Todas se realizaron, en promedio, 20 h después del nacimiento y no se encontraron efectos adversos en la supervivencia y crecimiento de los lechones adoptados. La única ventaja observada para el grupo 100% biológico, fue la menor lucha por los pezones. Sin embargo, todas las camadas se homogeneizaron a once lechones durante la adopción.

Adopciones demasiado tardías

En general, cuanto más tarde se produce la adopción y cuanto más edad tengan los lechones, mayores son los retos para el bienestar; por ejemplo, si las adopciones tienen lugar después de los dos días de edad hay más peleas (Horrell 1982) y más episodios de lactancia interrumpida, ya que el orden de los pezones está establecido en ese momento (Pedersen y otros 2011), y hay más posibilidades de rechazo por parte de la cerda receptora (Price y otros 1994).
Straw et al (1998) informaron de una mayor mortalidad antes del destete en los lechones adoptados cuando tienen más de tres días de edad.

El reconocimiento de los olores maternos puede producirse ya a las 12 h de edad, y los lechones muestran una preferencia por su madre en comparación con otras cerdas (Morrow-Tesch y McGlone 1990).

Además, los lechones de un día de edad pueden reconocer su ambiente, y a las 36 h de edad pueden identificar las vocalizaciones de su madre (Horrell & Hodgson 1992a). Por lo tanto, los lechones que se cambian de camada a mayor edad probablemente experimenten estrés.

Estos lechones adoptados,  buscan el pezón en la posición que antes preferían (lo que puede implicar competir con el lechón titular) en lugar de identificar un pezón no utilizado y productivo y establecer un nuevo lugar en el orden de los pezones (Horrell 1982).

Esto puede llevar a la interrupción del orden de los pezones y a la agresión entre los lechones sobre los pezones, lo que da lugar a lesiones faciales y a la interrupción de períodos de lactancia.

Referencias

Baxter, Emma & Rutherford, Kenneth & Arnott, Gareth & D’Eath, Richard & Turner, S. & Jarvis, Susan & Sandøe, Peter & Moustsen, Vivi & Thorup, Flemming & Edwards, Sandra & Lawrence, Alistair. (2013).

The welfare implications of large litter size in the domestic pig II: Management factors.

Animal Welfare. 22. 219-238. 10.7120/09627286.22.2.219.



Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista porciNews Noviembre 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

03-12-2021

Maíz

283€/Tm

1€/tm

Lleida

Trigo

03-12-2021

Trigo

315€/Tm

-3€/tm

Lleida

Soja

03-12-2021

Soja

426€/Tm

-16€/tm

Lleida

Cebada

03-12-2021

Cebada

300€/Tm

-7€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube