04 Dic 2020

Investigaciones etológicas sobre la mordedura de la cola en lechones destetos

De acuerdo con las regulaciones de la UE (Directiva 2008/120 Anexo I Capítulo I Número 8) y las disposiciones de la Ley de Protección Animal de Alemania, el acortamiento rutinario de la cola de cerdo está prohibido. Solo cuando se producen lesiones, la cola puede cortarse en casos individuales.

Antes de llevar a cabo estos procedimientos, se tomarán otras medidas para evitar la mordedura de la cola, teniendo en cuenta el medio ambiente y la densidad de población. Sin embargo, la mordedura de la cola en cerdos con la cola desacoplada ocurre no sólo en condiciones de alojamiento convencionales, sino también en alojamientos de corral y alojamiento en condiciones ecológicas («biocerdos») y luego conduce a lesiones importantes ( Sonoda et al., 2013 ; Pütz, 2014 ).

La mordedura de la cola en cerdos con la cola desacoplada a menudo ocurre con una frecuencia alta y luego conduce a lesiones importantes. En investigaciones anteriores se registraron lesiones en la cola. En observaciones visuales directas de 98 lechones destetados en 9 corrales y en dos rondas, se registró la frecuencia de mordedura y mordedura mutua del vientre (incluida la mordedura de la cola), se identificaron perpetradores y víctimas, y parámetros sociométricos (porcentaje de relaciones) analizadas.

Objetivo

Caracterizar a los cerdos agresores y los cerdos víctimas mediante observaciones visuales directas y analizar especialmente la ocurrencia de mordeduras mutuas de la cola, pero también de otras conductas manipuladoras, como morderse el vientre y morder el flanco, en una matriz perpetrador-víctima.

Método y materiales

En una granja se mantuvieron 120 cerdas, especialmente de las razas German Landrace (L) y Edelschwein (E), así como cruces de L y E. Estas se aparearon generalmente con verracos Pietrain, se organizaron en un ciclo de tres semanas con cuatro semanas de período de lactancia. Esto permitió dividir toda la piara de cerdas en siete grupos.

En la semana del destete, los lechones de aproximadamente 17 cerdas se destetaron a la edad de 26-28 días al mismo tiempo y luego se alojaron en una unidad de cría separada (plataformas planas). Las unidades de parto y las cubiertas planas se gestionaron «todo dentro-todo fuera».

La unidad de cría de lechones se dividió en seis compartimentos con ocho corrales cada uno y un compartimento de reserva con cuatro corrales, en todas las unidades.

Resultados

Entre los 98 lechones destetados, hubo lechones que nunca realizaron ninguna acción, por lo que por definición no fueron atacantes, y por otro lado animales que realizaron 145 acciones contra otros lechones durante el período de observación. En promedio, cada cerdo estuvo involucrado en 27.3 acciones (arrancar, morder, morder la cola).

Cada acción fue asignada tanto al perpetrador como a la víctima, por lo que el número de acciones en las categorías de escarbar, morder y morder la cola fue el mismo para los perpetradores y las víctimas. Se contabilizaron un total de 2673 acciones. Estos consistían, de acuerdo con las definiciones así: de 1594 veces que arranca, que muerde 783 veces y que muerde la cola 296 veces.

Según todas las manipulaciones mutuas, el morderse la cola representó el 11,1%. Con mucha más frecuencia se produjeron mordiscos mutuos (59,6%) y mordeduras de otras partes del cuerpo (29,3%). El número de díadas desconocidas (= pares) que nunca habían interactuado durante el período de observación fue bajo y cero en dos de los nueve grupos.

En estos grupos, todos los animales («unos con otros» ) participaron en interacciones mutuas (incluida la mordedura de la cola) como agresor y / o víctima. En los otros siete grupos participaron entre el 80,3 y el 98,2% de todas las parejas.

El porcentaje de relaciones bidireccionales (hasta 81%) muestra que un gran número de díadas realizaron interacciones mutuas. Hubo una correlación positiva entre el número de acciones (r  = 0.32) y el porcentaje de relaciones bidireccionales ( r  = 0.53) y el porcentaje de pérdida total o parcial de la cola al final de la crianza. Incluso con una amplia gama de opciones de enriquecimiento, no se pudo evitar una alta frecuencia de pérdidas de cola (67%) al final de la cría.

Conclusiones

1. Sobre la base de todas las manipulaciones mutuas, la mordedura de la cola representó el 11,1%. Los mordiscos mutuos (59,6%) y las mordeduras de otras partes del cuerpo ocurrieron con mucha más frecuencia (29,3%).

2. Los perpetradores diferían en el género, la posición del pezón (como lechones lactantes) y el peso, no de las víctimas, pero eran significativamente más a menudo descendientes de primerizas.

3. En este estudio, no hay un solo perpetrador. Siempre hay varios lechones en cada grupo que se muerden entre sí. En algunos grupos, todos los lechones se muerden mutuamente.

4. Las pérdidas de cola en un gran número de lechones al final de la cría son relevantes para el bienestar animal y la renuncia al corte de cola con las consecuencias descritas representa una violación de la protección animal y de la Ley de Bienestar Animal.




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

05-03-2021

Maíz

234€/Tm

1€/tm

Lleida

Trigo

05-03-2021

Trigo

238€/Tm

0€/tm

Lleida

Soja

05-03-2021

Soja

425€/Tm

-5€/tm

Lleida

Cebada

05-03-2021

Cebada

209€/Tm

0€/tm

 







Ver otras revistas


isopan144
 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube