21 Jul 2020

Importancia del manejo de la hembra de reemplazo (segunda parte)



Complementando lo visto en la primera parte, se continuara con la importancia del manejo de la hembra de reemplazo.

Pubertad

Mantener a las hembras en desarrollo hasta las 24 semanas totalmente separadas y lejos de sementales de más de 20 semanas de edad.

El inicio de la pubertad de manera temprana tiene varias ventajas:

1. Producir e identificar hembras con mayor madurez sexual.

2. Permite desechar hembras que no ciclan y venderse como cerdo de engorda de primera reduciendo la posibilidad de generar días no productivos dentro del hato y menor costo de producción.

3. Permite un mejor manejo para la carga a los 140 a 150 Kg. de peso y tener mejor condición corporal.

4. Mejor formación de lotes de carga pudiéndose hacer sincronizaciones de celo con fármacos hormonales, esto es especialmente importante cuando se seleccionan hembras de reemplazo abuelas que por su número bajo es recomendable manejarse en bandas permitiendo un mejor manejo e identificación durante el desarrollo de los reemplazos.

5. Permite clasificar a las hembras para ser cargadas a segundo o tercer celo buscando mayor productividad.

6. La hembra que presenta celo de manera temprana es más productiva y longeva que la que lo presenta de manera tardía, el 75 a 80% de las primerizas que respondieron de manera temprana a la estimulación del celo (Foxcroft et al) tuvieron la mejor fertilidad y tamaño de camada en su vida reproductiva.

Iniciar el estímulo de la pubertad a edad temprana buscando la ventajas mencionadas anteriormente, por tal motivo una buena edad recomendada es de 170 a 180 días de edad, de manera enérgica mañana y tarde introduciendo a un macho Vasectomizado o Didi ( se quita la cabeza del epidídimo) en el corral, ayudado por el operador quien debe presionar el lomo de las hembras, buscando tener todas con celo presentado a una edad no mayor de 200 días.

Se debe dar 30 días de oportunidad a las cerdas de presentar la pubertad a partir del inicio del estímulo de celo, buscando desechar hembras que no presentaron celo para que se vendan como cerdo gordo de primera y no tener que venderlas como cerdas de desecho porque no presentaron celo evitando perder dinero.

Cada corral donde se alojen las hembras deberá contar con una hoja de registro donde se consignen cada uno de los números de identificación de las cerdas que están en él y los datos de celo presentado para identificar que cerdas no lo han presentado y tomar decisiones sobre ello oportunamente.

Con un buen manejo en cerdas de 24 a 25 semanas se debe esperar que un 3 a 4% de las hembras estén presentando primeros celos cada día.

El inventario de hembras de reemplazo de más de 24 semanas debe estar en el rango de 8 a 15% del inventario total del hato.

Se debe considerar tener 3 a 4 lotes de hembras clasificadas en celo para asegurar una distribución normal de cerdas ciclando en la población de primerizas.

Signos de celo

Los empleados deben estar bien entrenados para reconocer los signos que una hembra está en celo, entre los que se pueden resaltar:

a) Mantenerse quieta y rígida a la presión sobre el lomo o con la presencia del semental.

b). Erección de las orejas, en genéticas de oreja corta tipo Yorkshire y Large White es mas              evidente este signo.

c). Movimiento en la cola, levantándola constantemente (bandereandola).

d). Vulva inflamada y ruborizada.

e). Descarga de moco claro y transparente por la vulva.

f). Inquietud, manifestada en la acción de morder las barras de la jaula.

g). Monta y se deja montar por otras cerdas.

Alimentación

La nutrición en la cerda de reemplazo debe estar enfocada a un inicio temprano de la actividad sexual, pero también a una solidez estructural que permita mayor longevidad en su vida productiva (Cuaron, Mejía 2009).

Lo que la diferencia de la de los cerdos para abasto, buscando cargar a la hembra a buenos pesos mayores a 140 Kg. y con una edad madura acorde al peso de 230 a 240 días, buscando con ello el máximo desempeño al iniciar su vida productiva.

Cualquier alteración en la alimentación de la cerda de reemplazo durante su desarrollo y sobre todo, en el periodo próximo a la inseminación va a repercutir en su productividad.

La cerda de reemplazo no debe ser restringida en su alimentación ni darle una productos diseñados para cerdo de engorda.

Las recomendaciones en el programa de alimentación varían de acuerdo a la casa genética que produce la hembra y están enfocadas principalmente en la primera etapa a reducir la ganancia diaria de peso que la hembra trae durante la engorda a niveles de 650 a 700 gr. por día hasta los 110 a 120 kg. en promedio.

Ya sea restringiendo alimento o bien bajando los niveles de energía de la dieta a 3100 a 3200 Kcal y aumentando la fibra para restricción de nutrientes por volumen, para después regresar a un alimento más rico en nutrientes antes de la carga buscando una buena ovulación.

Para lo cual se recomiendan las siguientes etapas:

Primera etapa o Reemplazos 1: Alimento servido de los 80 a 110 Kg. de peso a libertad, un alimento bajo en energía 3200 Kcal. y con un nivel de proteína aceptable adicionando fibra como medio para limitar el consumo de alimento con vitaminas y minerales propios de una cerda reproductora y de acuerdo a la opinión del nutriólogo.

Aquí se busca reducir la velocidad de crecimiento para al final de la etapa tener una la correlación peso edad y llegar a la carga con una edad de +/- 240 días con +/- 150 Kg. de peso.

Segunda etapa o Reemplazos 2: Alimento servido de los 110 Kg. de peso hasta el servicio a libertad, un alimento rico en energía 3.400 Kcal. y un buen balance de proteína encaminado a la recuperación de la restricción para obtener una buena ovulación al momento de la carga buscando con esto el efecto flushing.

Cuarentena

Bioseguridad: El área de cuarentena debe tener implementadas las mismas medidas y protocolos de bioseguridad requeridas para una granja de alta salud.

Los protocolos de bioseguridad deben de ser implantados bajo la base que las hembras van a ser introducidas a la granja y no deben llevar a ella ningún reto sanitario nuevo.

Es un área de monitoreo de salud de los animales antes de su introducción a la granja por lo tanto las medidas de bioseguridad deben de ser extremas.

Debe contar con cerca perimetral, baños, uso de ropa y botas propias de la granja, debe manejarse todo dentro todo fuera entre cada lote.

Se debe introducir a cuarentena hembras cuyo origen sea conocido con garantía de alta salud, libres de todas las enfermedades posibles y en ella infectarlas o vacunarlas contra las enfermedades propias de la granja.

Para un buen funcionamiento esta área, debe ser bajo un protocolo de actividades donde se programe cada una de las acciones a realizar, para de esa manera poderles dar seguimiento y tomar nota de todos los datos como: inicio del estímulo de celo y manejo reproductivo, cada uno de los celos detectados con fecha y hora, exposiciones a enfermedades, vacunaciones, tratamientos y detección de cerdas problema.

Cada lote deberá iniciar con este protocolo de actividades indicando como se debe hacer y la fecha en que se debe realizar y así mismo, la fecha en la que se realizó, se revisó y supervisó.

Primera Inseminación

Las hembras al llegar a la granja, deberán permanecer por un periodo de al menos 2 a 3 semanas en la sala de pie de cría que les corresponda, antes de ser inseminadas por primera vez, con fines de aclimatación para que se adapten al clima y endemia propia del área y de la granja y estimulen su sistema inmune.

Las hembras deberán ser inseminadas a una edad no menor a 230 a 240 días con un peso de 140 a 150 Kg. y 18 mm de grasa dorsal, buscando cargar una cerda madura con la mayor productividad.

Cerdas cargadas a menores pesos pueden comprometer las reservas corporales en sus siguientes paridades reduciendo su productividad y longevidad.

Es importante tener en cuenta que cerdas con más de 3 celos presentados y que no hayan sido servidas, tienden a ser menos productivas.

La edad máxima a la carga no debe ser mayor de 280 días, entre mayor sea la edad a la carga , se esta incurriendo en incremento de costos y en el confort de la cerda por su potencial, mayor tamaño y peso.

La hembra debe presentar los signos característicos de celo y estar en periodo receptivo, permitir que el semental y el operador la monten, mantenerse quieta sin moverse con las orejas paradas.

Cuando se detecta un hembra en celo franco regularmente es movida de lugar para ser inseminada, de tal manera que al llegar a su nuevo lugar para este fin, deberá permanecer tranquila sin alteraciones durante al menos una hora antes del servicio, esto es para evitar el periodo refractario que normalmente se presenta en el momento en que la hembra no es receptiva, motivado por las descargas de adrenalina durante el traslado y los ciclos hormonales del celo.

Una inseminación en periodo refractario puede llegar a ser muy traumático, y es muy probable que la hembra no quede cargada, ya que se va a provocar estrés, irritación vaginal y posiblemente una infección local.

La diadema, es la mejor herramienta que se tiene para evitar que cerdas que no están en periodo receptivo franco o en periodo refractario sean inseminadas, simula el peso del semental sobre la hembra y estimula la absorción y transporte del semen en el útero.

Después de la inseminación la cerda debe permanecer tranquila, no debe moverse de lugar y ser alimentada de primero, ya que cualquier estrés interfiere en el movimiento del semen, en la fecundación y en la implantación de los embriones.

Genética 

Hay diferencia importante en el comportamiento productivo y reproductivo de las hembras dependiendo de las líneas genéticas

Una hembra que tiene una mayor velocidad de crecimiento durante su desarrollo requiere de manera obligatoria un programa de alimentación especial para poder correlacionar peso y edad.

Conclusiones

1. La hembra de remplazo es el futuro de la granja por lo que si se quiere mejorar productividad tendrá que ser por esta vía, es difícil mejorar tamaño de camada en hembras multíparas.

2. El comportamiento futuro de la hembra en sus siguientes partos va a depender del comportamiento que tuvo en su primer parto.

3. El uso de cuarentenas para adaptar e iniciar el manejo de la hembra de reemplazo, proporciona muchos beneficios a la granja, es una barrera de protección en salud, permite un mejor manejo de la hembra de reemplazo.

4. Las hembras que presentan pubertad a edades tempranas son las más productivas.

5. Hembra que no presente su primer celo a los 200 días de edad debe ser desechada y vendida a rastro como cerdo de primera.

6. Hembra que no se cargue a los 270 días de edad debe ser desechada.

7. La hembra puntera en el grupo es la que va a presentar también mayor productividad siempre y cuando que reciba una nutrición adecuada.

8. Un programa de alimentación adecuado de la hembra de reemplazo es básico para el buen desempeño futuro, sus requerimientos son diferentes a los de un cerdo de engorda.

9. En la primera etapa en el desarrollo de la hembra de reemplazo, de los 80 a 110 kg. de peso, se debe trabajar en el manejo de alimento buscando una ganancia diaria no mayor a 700 gr. por día.

10. No se debe restringir alimento a la hembra de reemplazo cuando menos un mes antes de la inseminación

11. El costo beneficio es positivo pues con una mejor adaptación y manejo reproductivo de la hembra se podrá tener mayor productividad de la hembra durante su vida productiva.




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista porciNews Septiembre 2021

ARTÍCULOS DE REVISTA



 

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

24-09-2021

Maíz

266€/Tm

-6€/tm

Lleida

Trigo

24-09-2021

Trigo

260€/Tm

5€/tm

Lleida

Soja

24-09-2021

Soja

413€/Tm

1€/tm

Lleida

Cebada

24-09-2021

Cebada

242€/Tm

3€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube