07 Sep 2020

Impacto de las micotoxinas en el desempeño productivo de los porcinos



En los países donde la cría de ganado, concretamente los porcinos, tiene un importante papel y donde el potencial animal es exigido hasta sus límites, cualquier factor que afecte la industria y la eficiencia de los animales, como las micotoxinas, debería ser eliminado.

Micotoxinas
Las micotoxinas son metabolitos secundarios producidos por ciertos mohos/hongos que aparecen naturalmente como resultado de sus procesos orgánicos. Existen algunos metabolitos secundarios de origen fúngico de aplicación medicinal o industrial, por ejemplo, la penicilina.

Desafortunadamente, se sabe que la mayoría de las micotoxinas contamina peligrosamente los cultivos y consecuentemente los alimentos de los animales y los subproductos de éstos, causando pérdidas económicas significativas asociadas a su impacto en la salud de humanos y animales, productividad de los animales y el comercio interno y externo.

La susceptibilidad de los animales a las micotoxinas varía de acuerdo a la edad, especie de animal y de la toxina específica involucrada (Pier et al., 1980). En general, los cerdos son considerados los animales más susceptibles a la contaminación con micotoxinas y entre ellos, los animales jóvenes y las hembras reproductoras son las más sensibles.

Hongos que Producen Micotoxinas
Los hongos que producen micotoxinas se encuentran generalmente en dos grupos diferentes:

1. los hongos que invaden las plantas en el campo antes de la cosecha – hongos de campo.

2. los hongos que afectan después de la cosecha – hongos de almacenamiento.

Evitar la contaminación de hongos en el campo es bastante difícil, sino imposible, ya que por un lado existe una gran variabilidad de factores que debilitan la defensa natural de las plantas, promoviendo de esta manera la formación y crecimiento de micotoxinas, principalmente la sequía, inundaciones, pobre fertilización, alta densidad en los cultivos, daño mecánico o por insectos y una cosecha tardía.

Evitar esta situación durante el almacenamiento puede realizarse hasta cierto punto mediante apropiadas condiciones de almacenamiento, temperatura y contenido de humedad controlada y buenas prácticas de manejo, pero en general eliminar totalmente el problema es inalcanzable. Por otro lado, también se sabe que estos tipos de hongos tienen muy bajos requerimientos nutricionales, ambientales y reproductivos, por esta razón, su capacidad de supervivencia está bien desarrollada.

Amenaza Oculta
La detección y análisis de micotoxinas, son tareas muy difíciles. Las micotoxinas son invisibles, no tienen olor ni sabor y se presentan heterogéneamente en el alimento en forma de zonas afectadas conocidas como “hot-spots” o nuggets.

Adicionalmente las micotoxinas se pueden unir a ciertos nutrientes enmascarándose, éstas son denominadas micotoxinas enmascaradas, haciéndolas indetectables por los procedimientos analíticos. Aún es necesario un mayor desarrollo en el área de la detección de micotoxinas enmascaradas aunque es poco probable que esto se concrete debido a la carencia de fondos e interés.

Finalmente, uno no puede nunca correlacionar directamente la concentración de las micotoxinas con los síntomas que se pueden presentar debido a las interacciones sinérgicas que tienen las micotoxinas en conjunto unas con otras, lo que significa que los efectos de una micotoxina podrían ser amplificados con la presentación conjunta con otra micotoxina.

Sin embargo, basado en los conocimientos de que las micotoxinas son muy estables a tratamientos químicos y altas temperaturas (Agag, 2005), que normalmente matan las esporas de hongos, debería ser claramente entendido que a pesar de que los granos mohosos tienen una mayor probabilidad de contaminación con micotoxinas, los granos aparentemente sanos también pueden ser afectados por este problema, por consiguiente un productor puede estar proporcionando en el alimento estas sustancias venenosas a sus animales sin notarlo.

Desafío de Micotoxinas
Existen varios factores que amplifican el desafío de micotoxinas:

1) Cada planta puede ser afectada por más de un hongo.

2) Cada hongo es capaz de producir más de una micotoxina.

3) Las micotoxinas pueden ser producidas en varias etapas de la producción del alimento, no sólo antes y durante la cosecha sino también durante el almacenamiento.

4) Cada ración alimenticia está compuesto por diferentes materias primas.

5) El comercio mundial de productos alimenticios ha esparcido las micotoxinas entre las materias primas en todo el mundo, haciendo difícil relacionar una localización conocida con una micotoxina específica.

Consecuentemente, hay una gran probabilidad que varias micotoxinas estén presentes en una ración alimenticia para porcinos, incrementando así las probabilidades de interacción entre micotoxinas y la presentación de efectos sinérgicos, que son de gran preocupación para la salud del ganado y la productividad.

Micotoxicosis
Las micotoxicosis son enfermedades en animales y humanos causadas por la ingestión, inhalación o contacto de micotoxinas con la piel. Los efectos de las micotoxicosis en los animales son diversas: desde inmunosupresión hasta la muerte en los casos severos, dependiendo de la toxina que esté relacionada (tipo de micotoxina ingerida, nivel y duración de la ingestión), el animal involucrado (especie animal, sexo, edad, raza, estado de salud, estatus inmune y nutrición) y factores ambientales (manejo de la granja, higiene, temperatura), (Heidler, 2003).

Se puede decir que pobres condiciones de manejo y salud en una granja funcionan como interactuantes, amplificando así los efectos negativos de las micotoxinas. En el caso de los cerdos, los lechones y las hembras reproductoras son los animales más susceptibles, pero se debería prestar atención a los animales que van para consumo, ya que las micotoxinas pueden ser transportadas a la sangre, músculos y pueden aparecer en la carne destinada para consumo humano.

Para prevenir esto y minimizar la presentación de micotoxinas en el alimento para consumo humano, han sido impuestos límites en todo el mundo con respecto a la concentración de micotoxinas en los alimentos para animales.

En condiciones prácticas en los procesos de producción de alimento, las aflatoxinas, tricotecenos, zearalenona, ocratoxinas y fumonisinas son de particular interés, aunque el extenso daño que cada toxina (grupo) puede causar es altamente dependiente de la especie (Binder, 2007).

Aunque existen diferencias geográficas y climáticas en la producción y ocurrencia de micotoxinas, la exposición a estas sustancias es en todo el mundo (Kuiper- Goodman, 2004). Sin embargo, un patrón preferido en términos de temperatura y actividad de agua para la producción y crecimiento puede ser establecido hasta cierto punto.

Por ejemplo, las aflatoxinas son producidas por Aspergillus flavus en un rango de temperatura de al menos entre 15 – 37°C. No es posible especificar una temperatura óptima para la producción de toxinas, aunque se ha informado que la producción es significativamente más alta entre 20 – 30°C que a temperaturas menores. En general la producción de aflatoxinas parece ser favorecida por la presencia de agua. En el caso del crecimiento de Fusarium graminearum, la temperatura óptima ha sido estimada entre 24 y 26°C.

Diferentes datos están disponibles con respecto a cuál es la temperatura más favorable para la producción de tricotecenos y zearalenona por los hongos. En general, la producción de estas micotoxinas es ubicua, pero más prevalente en climas cálidos y moderados.

La ocratoxina A es producida por Aspergillus ochraceus dentro de un rango de temperatura de 15 – 37°C, con una producción óptima entre 25 – 28°C. Penicillium verrucosum crece en un rango de temperatura que oscila entre 0 – 13°C y una baja humedad de 0.80, la ocratoxina A es producida en casi todos los rangos de temperaturas.

Cantidades significativas de ocratoxinas pueden ser producidas a temperaturas tan bajas como 4°C, y humedad de 0.86 (FAO, 2001). En el caso de fumonisinas, la temperatura óptima de producción estaba entre 15 y 25°C en un estudio con maíz (Samapundo et al., 2005).

Efectos de Micotoxinas Sobre el Desempeño Productivo de los Cerdos
El rendimiento animal es influenciado por varios factores. Los principales factores que contribuyen a las ganancias de la industria porcina son el número de animales producidos por cada cerda y el costo del alimento para producir esos animales. El objetivo final de la industria porcina es maximizar la cantidad de carne (kg) producida por cerda por año, mientras se mantiene la condición corporal de la cerda y la salud.

En la alimentación del ganado, existen algunos parámetros que deberían ser medidos con el fin de evaluar su rentabilidad, cómo estos influirán los costos variables de una granja (adaptado de ©Boehringer Ingelheim Animal Health GmbH, 2006).

Impacto Económico de las Micotoxinas en el Alimento para Cerdos
La presentación de micotoxinas en el alimento tiene un impacto negativo en los parámetros de rendimiento, confirmado por varios estudios científicos y estudios de casos en granjas.

Una contaminación del alimento con 715 ppb de deoxinivalenol (DON) incrementa la tasa de mortalidad de lechones desde 2,5 hasta 10,2 %. La mortalidad tiene un gran impacto económico debido a que todo el dinero invertido no retorna ni genera ganancias.

Una contaminación simultánea de 500 ppb de ocratoxina A (OTA) y 250 ppb de zearalenona (ZON) reduce significativamente la ganancia media diaria de peso y por lo tanto también el peso corporal final de los lechones a los 63 días. Esto se reflejará por un retraso de los animales hasta la comercialización o en un menor peso final.

La presentación conjunta de 250 ppb ZON y 1000 ppb DON en el alimento para lechones disminuyó significativamente su ganancia media diaria de peso y la ganancia de peso final. La conversión alimenticia reducida afectará los costos por alimentación puesto que se necesita una mayor cantidad de alimento para que los animales alcancen un incremento de peso de 1 kg.

Algunos ejemplos de impactos económicos de un pobre rendimiento pueden ser observados en la tabla 1. Además de tener un impacto negativo directo sobre el rendimiento animal directamente relacionado con la toxicidad de las moléculas, las micotoxinas tienen un efecto negativo en la ingesta de nutrientes, o en otras palabras, éstas inhiben la absorción de nutrientes por los animales (Hunder et al., 1991; Smith, 1992; Meloche et al., 1995; Awad et al., 2005). El objetivo de los programas de alimentación es incrementar la ingesta de nutrientes.

Es el deseo de cada productor ser competitivo y rentable. Esto es especialmente importante en el mercado actual, donde la fluctuación de precios es impredecible y generalmente representa una gran pérdida para los productores porcinos.

Contrarrestar los problemas relacionados con las micotoxinas en una granja no sólo incrementará el rendimiento de los animales sino también, y más importante aún, consecuentemente mejorará la rentabilidad del productor, también alcanzará una producción más saludable, de mayor calidad y seguridad de los productos para satisfacer las demandas del mercado.

En una sociedad que tiene cada vez más miedo sobre los brotes de enfermedades de animales, las micotoxinas en los alimentos para animales representan un gran riesgo y por lo tanto no deberían ser aceptados. Los productores de animales son uno de los elementos principales en la cadena de producción y por lo tanto también es responsabilidad de ellos contrarrestar la problemática de las micotoxinas.

Autor: DI (MSc) Inês Rodrigues

 




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Revista porciNews Junio 2020

ARTÍCULOS DE REVISTA



 

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

25-09-2020

Maíz

185€/Tm

1€/tm

Lleida

Trigo

25-09-2020

Trigo

203€/Tm

4€/tm

Lleida

Soja

25-09-2020

Soja

376€/Tm

31€/tm

Lleida

Cebada

25-09-2020

Cebada

178€/Tm

4€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube

 
logo