Colibacilosis porcina
Patología

Colibacilosis porcina

La Colibacilosis porcina es una enfermedad multifactorial causada por la bacteria Escherichia coli. Se caracteriza por la aparición de diarrea, principalmente en tres momentos de la vida del lechón: periodo neonatal,  lactación y tras el destete.

  •   Agente etiológico  

    E. coli (Escherichia coli): Bacilo Gram negativo flagelado que habita en el intestino.

    Clasificación en serotipos en función de antígenos:

    • Somáticos: O
    • Capsulares: K
    • Flagelares: H
    • Fimbriales: F

    Clasificación en patotipos en función de sus factores de virulencia (fimbrias y enterotoxinas):

    • E. coli enterotoxigénico (ETEC)
    • E. coli enteropatogénico (EPEC)
    • E. coli productora de toxina Shiga (SPEC)
    • E. coli extraintestinal (ExPEC)

      Patogenia  

    El tracto intestinal del lechón recién nacido es microbiológicamente estéril y no es inmunológicamente competente. Las bacterias colonizan rápidamente después del nacimiento el intestino y la inmunidad está condicionada por el calostro ingerido (IgG, IgM, IgA).

    La inmunidad proveniente de las inmunoglobulinas A ingeridas a través de la leche son absorbidas a través del intestino. Por tanto, el lechón debe tomar una cantidad suficiente de calostro y leche para estar protegido frente a los procesos colibacilares y otras enfermedades.

    Por ello, el huésped tanto por edad como por genética juega un papel básico en la aparición de la enfermedad.

     

  •  diarrea colibacilosis Cuadro Clínico  

    • Diarrea
    • Malabsorción de nutrientes
    • Anorexia
    • Reducción de la GMD

     

    Para poder establecer cualquier medida de control debemos confirmar qué patógeno o patógenos están implicados en el problema entérico y de esta forma podremos analizar qué medidas se deben tomar.

    Para ello la toma de muestras es básica, se debe realizar en condiciones higiénicas y de lechones al inicio del proceso y no tratados.

     

  • El control de la colibacilosis porcina es un proceso multifactorial, de forma que esencial realizar un control integral de todos los factores que pueden desencadenar el proceso.

      Higiene  

    • La limpieza y la desinfección son claves para la prevención de la colibacilosis.
    • Al producirse una colonización desde el nacimiento, un entorno limpio favorecerá que el lechón que haya recibido la inmunidad maternal a través del calostro, esté mejor preparado para enfrentarse a los patógenos del entorno.
    • Sin embargo si la carga bacteriana de E. coli en el medio es elevado, esta protección puede ser insuficiente para evitar el desarrollo de la enfermedad.

      Nutrición  

    • Una alimentación con formulas bien equilibradas y con materias primas de buena calidad es crucial para la prevención de esta enfermedad.
    • La limitación del uso de antibióticos implica que la nutrición tiene mayor peso en el control de está enfermedad.
    • El uso de nuevos aditivos mejoras en la producción de calostro contribuyen a mejorar la salud intestinal de los lechones, mientras que los piensos con una formulación equilibrada en cuanto a energía y proteína ayudan a prevenir las fermentaciones anormales.

      Alimentación  

    • La curva de alimentación en el caso de las cerdas tiene un gran impacto en la incidencia de la colibacilosis, siendo muy importante que las cerdas lleguen al parto con las una condición corporal óptima para que produzcan suficiente calostro y leche.
    • La forma de administración del pienso de destete a los lechones es otro factor a tener en cuenta, ya que se debe dar en pequeñas cantidades en varias tomas y debe estar perfectamente conservado.

      Inmunización  

    • Lograr una buena respuesta inmunológica en los lechones comienza con una buena inmunización de las madres, para que le transfieran su inmunidad maternal.
    • La inmunización activa de los lechones mediante la administración de vacunas es uno de los factores claves que está contribuyendo a reducir significativamente la incidencia de la enfermedad.

    • La mejor defensa frente a la colibacilosis es el uso de vacunas para mejorar la inmunidad de las cerdas y que se produzca un calostro y leche de mejor calidad.
    • El uso de vacunas en lechones para la prevención de la enfermedad de los edemas esta tomando importancia en aquellas explotaciones en las que aparece este proceso.
    • Antibióticos: actualmente, administración preventiva de antibióticos está desaconsejada a largo plazo, debido a la aparición de resistencias bacterianas y a la aplicación de una normativa más restrictiva. Se recomienda reservar los antibióticos en los casos en los aparezcan signos clínicos.