17 Ago 2020

El camino hacia una producción de cerdos libre de antibióticos



En la actualidad, los productores tienen la difícil propuesta de producir más con menos, para satisfacer las demandas de una creciente población mundial. Entonces ¿cómo pueden lograr este objetivo sin el uso de antibióticos?

La discusión sobre la producción de animales libre de antibióticos es un tema central en la actualidad, a medida que tanto productores como consumidores se interesan más sobre los efectos de los antibióticos en el bienestar de los animales y en la carne que éstos producen.

La industria avícola ha tomado la iniciativa en cuanto a una estrategia más firme para reducir o eliminar el uso de antibióticos. Y la industria porcina va en ese camino.

En distintas regiones del mundo, incluyendo a la Unión Europea y a los Estados Unidos, ya se ha legislado sobre el uso racional de los antibióticos, mientras que algunos consumidores han presionado aún más con el reclamo de “no más antibióticos”.

Si bien algunas de estas demandas pueden nacer de la poca información, algunos de estos importantes cambios pueden ser adoptados en la producción tradicional. La industria porcina ha estado trabajando decididamente para reducir el uso de antibióticos, tomando en cuenta la salud y el bienestar del animal y del consumidor final.

Es muy probable que los consumidores pongan pronto su atención en la producción porcina con el mismo interés y expectativas que pusieron con la industria avícola. El proceso para alcanzar una producción libre de antibióticos puede no ser fácil, pero algunos productores han podido demostrarlo con éxito sin sacrificar la salud y el bienestar animal.

Resistencia a los antibióticos

Un número cada vez mayor de informes sobre bacterias resistentes a los antibióticos ha generado preocupaciones sobre el uso actual de los antibióticos, tanto en los tratamientos para personas como para combatir enfermedades en los animales.

“La resistencia microbiana en la producción de cerdos suele darse como consecuencia del uso por décadas de antibióticos para la profilaxis de las enfermedades o para la promoción del crecimiento”, explicó la Dra. Anna Catharina Berge, propietaria de la empresa Berge Veterinary Consulting BVBA y asesora académica de la unidad de epidemiología veterinaria de la Universidad de Gante de Bélgica, en un podcast de AgFuture de Alltech del 2018.

Los antibióticos administrados no son completamente absorbidos por los animales. Si se le da un antibiótico a un animal, del 30 al 90% de ellos serán excretados a través de la orina o las heces.

El uso de antibióticos como promotores de crecimiento ha sido prohibido para su inclusión en el alimento balanceado en la Unión Europea desde el 2006. Hasta esa fecha se habían añadido habitualmente en las dietas de los cerdos para promover la salud digestiva y el crecimiento.

Sin embargo, hoy distintos países están siguiendo el ejemplo europeo. En el año 2017, una Directiva de Alimentación Veterinaria – VFD (por sus siglas en inglés), entró en vigencia en los Estados Unidos, limitando el uso de antibióticos en la producción animal.

“A pesar que la VFD ha significado algunos desafíos, ha traído también una gran oportunidad para que la industria analice la forma en que está alimentando a sus animales”, señala Lori Stevermer, gerente de marketing de la compañía Hubbard Feeds.

Con frecuencia se alimentaba a los animales con antibióticos porque eso era lo que se hacía en el pasado, ahora se tiene que trabajar más estrechamente con los veterinarios para saber qué es lo mejor para los animales y para el futuro del ser humano.

La reducción del uso de antibióticos es un proceso gradual que requiere un enfoque por etapas, ya que la utilización de los antimicrobianos para prevenir enfermedades o tratar un sistema de producción con enfermedades no es una práctica sostenible, y los productores hoy en día pueden combatir a las enfermedades a través de técnicas de manejo adecuadas en aspectos como la bioseguridad o la nutrición.

Perspectivas de la comercialización de la carne de cerdo

La carne de cerdo es una de las más consumidas en el mundo y según la Encuesta Global sobre Alimento Balanceado 2020, se destaca que la producción de alimento balanceado para cerdos representó en el 2019 el 24% de la producción mundial de alimento balanceado en general.

Este dato estadístico resulta más notable cuando se considera que el tonelaje internacional de alimento balanceado disminuyó en un 1.07% (con 1,126 millones de toneladas métricas de alimento balanceado producido) como resultado de la Peste Porcina Africana – PPA, que causó una disminución de la producción de alimento balanceado para cerdos en la región de Asia-Pacífico.

Por otro lado, solo en los Estados Unidos, la producción de alimento balanceado para cerdos representó 44.86 millones de toneladas métricas de las 214,000 millones de toneladas métricas de alimento balanceado en general calculadas en dicho país. Los efectos perjudiciales de la PPA ofrecen también oportunidades para otros países que pueden ocuparse en satisfacer esta demanda de carne de cerdo.

Algunos países de América Latina ya están atendiendo esta demanda, como es el caso de Colombia, que no había tenido grandes oportunidades de exportación de carne de cerdo, pero hoy en día está ingresando al mercado chino y africano.

Se debe tener en cuenta que desde el 2012, China prohibió el uso de ractopamina, un suplemento alimenticio, aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos – FDA (por sus siglas en inglés), de los Estados Unidos que promueve el porcentaje de carne magra.

En el 2013, la compañía estadounidense de procesamiento de carne Smithfield Foods comenzó con la eliminación gradual de la ractopamina en su producción. Y otras importantes empresas, como JBS o Tyson Foods, han seguido este ejemplo, optimizando aún más sus oportunidades de exportación.

Proveedores como Hatfield Quality Meats o Niman Ranch producen carne de cerdo libre de antibióticos siguiendo estrictos estándares, y en años recientes, otras compañías líderes de la industria han implementado procesos para la elaboración de productos porcinos frescos libres de antibióticos, como la línea Open Prairie Natural Pork de Tyson Foods o la marca Pure Farms de Smithfield Foods; ambas han denominado a sus productos de origen porcino como mínimamente procesados, sin antibióticos, esteroides, hormonas o ingredientes artificiales.

Estos cambios que se van teniendo en la forma en que se maneja la salud en la industria agropecuaria no son exclusivos en los Estados Unidos, una producción porcina libre de antibióticos está desarrollándose en otros países, como Dinamarca. En 1995, el Ministerio de Alimentos, Agricultura y Pesca de Dinamarca y su Ministerio de Salud establecieron el programa denominado DANMAP para “la vigilancia del consumo de antimicrobianos y la resistencia antimicrobiana en animales, alimentos y seres humanos”.

Por más de 15 años, los productores Daneses dependieron solo de los antibióticos para tratar las enfermedades de sus animales. Y este programa que aplican ahora les permite continuar este fin terapéutico y cuando se integra con otros métodos de manejo, como el destete precoz, ha demostrado ser tan eficaz como en la producción tradicional. ¿Qué se puede aprender del enfoque Danés? ¿Se puede aplicar en otros mercados internacionales de la industria porcina?.

Desafíos para la producción de cerdos libre de antibióticos

De acuerdo con Albert Finestra, veterinario y catedrático de la Universidad de Lérida, las primeras cosas que experimentan los cerdos cuando se adopta una producción libre de antibióticos son diarrea e infecciones. Otras posibles preocupaciones son una disminución en la ganancia de peso, que puede ser un efecto de una reducción de la ingesta de agua y del consumo de alimento, así como una mayor susceptibilidad al estrés y a enfermedades; factores que deben abordar los sistemas de producción libres de antibióticos.

Esto se suma a mayores costos de producción y, junto con la amenaza de mortalidad, son aspectos que los productores no pueden descuidar. Estos son los tipos de desafíos en salud y bienestar que los productores toman en consideración antes de implementar una producción integral libre de antibióticos, razón por la cual un proceso de reducción ha sido exitoso con muchos productores.

La transición de los animales lejos del uso tradicional de antibióticos requiere una planificación estratégica y la implementación de contramedidas para minimizar los efectos que se podrían tener en el bienestar animal y en el resultado final de su operación.

Durante esta transición es probable que se presenten nuevos gastos como que se aprovechen otras oportunidades. Y se producen mayores ingresos debido al mayor valor de venta de los productos libres de antibióticos.

Un enfoque progresivo: ¿Cómo reducir el uso de antibióticos?

Si bien parece complicado, existen algunos caminos para abordar estos aspectos para alcanzar una producción libre antibióticos, o incluso reducir su uso. Existen distintas pruebas de que los cerdos podrían no solo ser menos susceptibles a riesgos infecciosos, sino que podrían, en realidad, crecer cuando determinados suplementos alimenticios naturales son agregados a la dieta. Dos puntos fundamentales en los que se debe hacer hincapié son la bioseguridad y la nutrición.

Una bioseguridad efectiva no solo puede ayudar a los productores a manejar los retos sanitarios de las enfermedades, sino que también puede evitar un aumento de los riesgos de muchos de los problemas señalados anteriormente.

Estas medidas necesarias pueden comprender cambios en los flujos de animales y en una mayor atención en la limpieza de los alojamientos y en el transporte. Para proteger aún más a los animales del riesgo de exposición, es importante implementar una mayor seguridad con aquellas personas que tienen acceso a las instalaciones, ya sea un trabajador de otra granja o un pequeño visitante roedor.

Se debe tener presente que un intestino sano es fundamental para un cerdo sano, por lo que se pone mayor hincapié en optimizar la salud intestinal y el bienestar de los animales a través de un correcto programa de nutrición. Un intestino sano no es solo un intestino no enfermo, es un órgano digestivo eficaz que puede aumentar una buena defensa contra enfermedades y adaptarse fácilmente a los cambios.

La presencia de organismos infecciosos en el intestino no es suficiente para causar enfermedades, esta se presenta cuando el patógeno vence a las defensas en el intestino y a medida que se altera la flora microbiana comensal del intestino, se produce la disbiosis en medio de un microbiota sano y de posibles organismos patógenos; facilitando que los patógenos dañen la estructura del intestino y la función intestinal, es por esa razón que los prebióticos, los probióticos y los postbióticos pueden ayudar al intestino a adaptarse y a mitigar la disbiosis.

La adopción y mantenimiento de una adecuada función intestinal es de vital importancia para reducir la morbilidad y mortalidad en los lechones. La nutrición de los lechones es un componente decisivo en el establecimiento de una correcta función intestinal: desde la digestión y la absorción hasta la función de la barrera intestinal y el desarrollo del sistema inmune. Es importante asegurar una buena producción de calostro y leche por parte de las cerdas para ayudar a desarrollar aún más el sistema inmune del lechón.

Las enfermedades durante el destete son algunos de los problemas más comunes y perjudiciales en la producción de cerdos, lo que conlleva a que se empleen antibióticos después del destete para proteger el Tracto Gastrointestinal (GI) del estrés y los sistemas inmunes de los lechones.

En un sistema de producción óptimo es esencial ayudar a preparar al lechón para el destete lo antes posible después del nacimiento. En el momento del destete es importante mitigar factores estresantes como el traslado, el mezclarlos con otras camadas, tener grandes grupos de destetados, la nutrición, la mala calidad del aire y las condiciones antihigiénicas.

Los aditivos para el alimento balanceado y las soluciones nutricionales son herramientas valiosas para mantener la salud intestinal en la producción de cerdos, pero estos suplementos por sí solos no son suficientes para crear un sistema de producción óptimo. Con frecuencia, existen pasos más complejos que deben tomarse más allá que la simple alimentación con aditivos, incluyendo la actualización de las rutinas de manejo y la asignación de recursos y requerimientos.

Son importantes las auditorías para establecer la situación actual de referencia de la empresa y las auditorías continuas para evaluar los avances para mantenerse motivado y continuar con un ritmo constante de avance.

Además se deben adelantar evaluaciones de desempeño, de bienestar y de salud respiratoria y sistémica, de desempeño reproductivo, de manejo, de alojamiento, de uso de los antimicrobianos, de bioseguridad y de la rentabilidad de la producción.

Camino hacia una producción libre de antibióticos

Algunos productores están ya por delante de esta tendencia y han estado llevando a cabo una producción libre de antibióticos por años.

“Cuando hace unos años aceptamos el desafío de llevar a cabo una producción libre de antibióticos desde el nacimiento hasta el mercado, resultó ser un verdadero reto”, señaló Everett Forkner de la empresa Forkner Family Farms, ubicada en la localidad de Richards, Missouri, Estados Unidos. “Pero con la incorporación de innovaciones nutricionales no solo hemos podido abordar este desafío, sino que estamos produciendo de manera más eficiente que cuando comenzamos con el negocio”.

Cada granja es diferente por lo que se requiere que cada programa nutricional se adapte para hacer frente a los requerimientos de los animales de dicha producción y de su entorno, para lograr un verdadero enfoque libre de antibióticos y que sea efectivo.

Cuando se le preguntó sobre las principales medidas que se deben tomar para hacer esta transición, Forkner dijo: “definir la plataforma nutricional correcta toma tiempo. Tienes que dedicar tiempo a los ajustes para ver realmente qué es lo mejor para los animales. Y para nosotros como productores pecuarios también se ha tratado de seleccionar a los mejores animales y las líneas genéticas que tengan una mejor salud innata y sistemas inmunes más fuertes”.

“Además, un componente importante para nosotros ha sido convertir esto en un programa ampliado de inmunización mientras mejoramos nuestros procesos de manejó”, agregó Forkner. “Esta combinación es lo que nos ha ayudado a continuar por varios años y con varias generaciones con esta selección genética sin el respaldo de antibióticos”.

Para ser verdaderamente eficaz, una producción libre de antibióticos no se puede realizar con una fórmula mágica. Cuando se reducen o eliminan los antibióticos, la primera línea de defensa puede ser la nutrición, pero eso es solo el comienzo, se debe adoptar un conjunto de estrategias.

Al mejorar la nutrición con tecnologías diseñadas para apoyar al sistema inmune y digestivo de los animales, y al implementar un programa integral enfocado en mantener una buena salud; los productores le dan a sus operaciones la mejor opción para un futuro sostenible y rentable.

Si quieres ampliar más esta información, puedes consultar los siguientes artículos:

¿Es posible destetar lechones sin usar antibióticos?

Nutrición y alimentación del lechón en ausencia de antibióticos

Efecto de combinaciones de prebióticos en lechones destetados




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

20-11-2020

Maíz

209€/Tm

2€/tm

Lleida

Trigo

20-11-2020

Trigo

217€/Tm

0€/tm

Lleida

Soja

20-11-2020

Soja

435€/Tm

12€/tm

Lleida

Cebada

20-11-2020

Cebada

192€/Tm

2€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube

 
logo