06 Oct 2020

Cerdas hiperprolíficas I: Problemas que rodean a la camada de mayor tamaño



A medida que los avances en genética, manejo reproductivo y nutrición continúan aumentando la cantidad de lechones que una cerda puede producir por camada, es importante considerar los problemas asociados con las camadas más grandes, en particular los lechones circundantes y la supervivencia antes del destete.
Los problemas que rodean a las camadas grandes incluyen los efectos del hacinamiento intrauterino y, por lo tanto, la variación del peso al nacer, la hipoxia de los lechones durante el parto y la competencia posparto entre la camada.
Problemas que rodean a las camadas más grandes

Hacinamiento intrauterino y su impacto en el desarrollo de los lechones

Aunque las cerdas tienen la capacidad de concebir camadas más grandes, el espacio uterino y el suministro de sangre son recursos limitados.
En promedio, la gestación se inicia en cerdas con la presencia de aproximadamente 15-20 embriones viables. En una camada promedio, 9 a 13 de estos embriones eventualmente se convertirán en lechones nacidos vivos, pero las camadas de más de 16 lechones ya no son infrecuentes en la producción comercial.
En camadas más grandes, el útero de una cerda está lleno de embriones. Cuando se produce el apiñamiento intrauterino, los primeros embriones que se implantan pueden restringir físicamente el desarrollo de los embriones que se adhieren posteriormente, y esta competencia embrionaria aumenta con cada unión embrionaria exitosa.
Una vez que el útero ha superado los límites normales de espacio uterino, cada compañero de camada adicional se asocia con una reducción en el crecimiento fetal individual.
  • Las camadas más grandes están fuertemente correlacionadas con una proporción de lechones nacidos con bajo peso (<1.0 kg).
    • Al observar el desempeño de 965 camadas, se encontró que las camadas más grandes tenían una disminución de 33 g en el peso medio al nacer en comparación con las camadas «normales» de 11 cerdos.
    • Como los lechones de bajo peso al nacer tienen una mayor proporción de superficie a volumen, son más susceptibles a debilidad, hipotermia e hipoglucemia en las primeras 24 h de vida

Los cerdos de bajo peso al nacer tienen un mayor riesgo de mortalidad antes del destete en comparación con los cerdos de peso normal.

Se ha reportado que la selección de camadas más grandes no solo redujo el peso medio al nacer en la camada, sino también la uniformidad del peso al nacer entre los compañeros de camada. Debido a la competencia embrionaria, los cerdos al comienzo del orden suelen ser más pesados ​​que los compañeros de camada posteriores.
La variabilidad dentro de una camada hace que sea más difícil para los cerdos de bajo peso al nacer competir por un pezón e ingerir una cantidad adecuada de calostro.
  1. Los cerdos más grandes compiten indirectamente con los cerdos más pequeños drenando y dirigiendo más leche a sus respectivos pezones.
  2. Esta competencia indirecta entre compañeros de camada puede explicar por qué las diferencias en el peso corporal al nacer a menudo se mantienen e incluso se agravan durante la lactancia.
Además de la reducción del peso al nacer, el apiñamiento intrauterino puede retrasar el desarrollo fisiológico del feto durante la gestación. Los lechones con restricción de crecimiento intrauterino (RCIU) no solo son físicamente desproporcionados al nacer con una forma de cabeza ‘similar a un delfín’, sino que también están comprometidos metabólicamente por el desarrollo intestinal inmaduro y una mayor alteración en los perfiles inflamatorios y metabólicos.
Como tal, los cerdos con RCIU tienen una capacidad significativamente menor de supervivencia temprana, y el manejo temprano debe priorizarse a los cerdos de bajo peso al nacer sin RCIU.
Las estrategias de manejo para mejorar la supervivencia de los lechones con bajo peso al nacer incluyen:
  • Suministro de una fuente de energía, la exposición al calor.
  • Asistencia con la ingesta de calostro.

Se ha comprobado que los lechones de bajo peso al nacer que sobreviven hasta alcanzar el peso de mercado tienen una calidad de canal, una palatabilidad de la carne y un peso de primera calidad similares a los de los cerdos nacidos con peso norma.

Por lo tanto, valdría la pena priorizar el manejo hacia su supervivencia en camadas más grandes desde un punto de vista no solo ético, sino económico.

Hipoxia intraparto y dificultades del parto

Además del desarrollo en el útero, pueden surgir problemas para las camadas más grandes alrededor del parto, lo que puede tener efectos significativos en la supervivencia temprana de los lechones.
Los problemas durante el proceso del parto pueden conducir a una mayor incidencia de hipoxia intraparto.
Cuando un lechón experimenta hipoxia durante el parto, la concentración de lactato en sangre aumenta ya que debe crearse ATP en ausencia de oxígeno.
Con cada lechón nacido vivo en una camada, la concentración de lactato en la sangre del cordón umbilical aumentó en 018±0.1 mmol.
La hipoxia intraparto es tan peligrosa para los lechones, ya que incluso la privación temporal de oxígeno puede provocar daños permanentes en el cerebro y el sistema nervioso central.
  • Aproximadamente el 14% de los lechones nacidos vivos en producción comercial tienen una viabilidad reducida como resultado de experimentar hipoxia temporal durante el parto.
  • Los lechones de baja viabilidad tienen menos probabilidades de consumir calostro después del parto y tienen un mayor riesgo de que la cerda los cubra.
  • Los lechones que experimentan hipoxia cercana a la muerte tenían esfuerzos respiratorios y frecuencias cardíacas anormales, lo que afecta negativamente la viabilidad temprana.

Se tienen reportes que las cerdas que daban a luz a más de 12 cerdos tenían el doble de probabilidades de tener un mortinato y ocho veces más probabilidades de tener un evento de distocia que requiriera asistencia manual.

Surgen problemas con las camadas más grandes, ya que el proceso de parto suele llevar más tiempo, lo que aumenta el riesgo de dificultades en el parto. Cerdas observadas con una duración del parto superior a 300 min tenían el doble de probabilidades de tener una muerte fetal durante o inmediatamente después del nacimiento.

 

Junto con el aumento del tamaño de la camada, el parto puede prolongarse en las cerdas de mayor paridad, así como en aquellas cerdas que experimentan niveles anormalmente altos de estrés alrededor del parto.

Las respuestas anormalmente altas al estrés y al dolor durante el parto aumentan las catecolaminas circulantes en las cerdas. Como inhibidores naturales de la oxitocina, concentraciones más altas de catecolaminas pueden potencialmente retardar o detener las contracciones del miometrio y prolongar los intervalos entre nacimientos de los lechones a niveles peligrosos.

Además, aunque es necesario un aumento de cortisol para desencadenar el parto, los niveles excesivos de cortisol pueden provocar problemas durante el parto.

Mayor competencia es igual a menor ingesta de calostro

Una vez nacido, la supervivencia de un lechón depende de su capacidad para competir eficazmente con sus compañeros de camada por un pezón para succionar calostro.
Cuantos más lechones haya en una camada, mayor será la competencia por el acceso al pezón, en particular para lechones de menor peso al nacer y / o viabilidad.
El calostro es la primera secreción de la glándula mamaria, caracterizada por su riqueza en materia seca e inmunoglobulinas. Estas secreciones mamarias son esenciales para la supervivencia extrauterina, ya que proporcionan a los lechones una fuente de calor, energía digestible, inmunoglobulinas y células inmunitarias.
Como la placenta epiteliocorial de una cerda no permite la transferencia de anticuerpos, los lechones dependen del calostro para la transferencia de la inmunidad pasiva materna y la protección frente a infecciones.
La absorción de IgG y de células inmunes por los lechones depende del momento del cierre intestinal o de la maduración visceral y de la filtración de la mucosa intestinal del lechón.
Además de ser vulnerables a los patógenos , los lechones no tienen tejido adiposo marrón y solo una pequeña cantidad de energía para permitir el reflejo de escalofríos.
La energía neta mínima requerida por un lechón de 1.0 kg para la producción de calor es entre 900 y 1000 kJ el primer día. Aunque las reservas corporales de glucógeno pueden proporcionar algo de energía, solo ascienden a aproximadamente 420 kJ/kg de peso corporal y una ingesta de calostro inferior a 140-150 g es insuficiente para satisfacer las necesidades energéticas.
Se ha observado que los lechones que consumen menos de 200 g de calostro tienen un tasa de mortalidad antes del destete del 43.4%, mientras que los lechones que consumían más de 200 g tenían una tasa de mortalidad tan baja como el 7.1%.
Lechones que ingirieren menos de 290 g de calostro tienen reducción del 15% en el peso corporal al destete. Las camadas más grandes no solo tienen una mayor proporción de lechones nacidos con bajo peso, sino también una mayor variación en el peso al nacer dentro de la camada. Se ha reportado que la ingesta de calostro en los lechones se redujo en 26±1.6 g por cada 100 g de reducción del peso al nacer.
Como la producción de calostro no está determinada por el tamaño de la camada y el volumen fijo de calostro proporcionado por la cerda debe compartirse entre todos los lechones, existe una menor probabilidad de que los lechones de bajo peso al nacer ingieran una cantidad adecuada de calostro y es probable que los compañeros de camada más grandes los superen en el acceso al pezón.

Mayor incidencia de aplastamiento de lechones por parte de la cerda

Una de las principales causas de mortalidad temprana de los lechones es el aplastamiento o la superposición de los lechones por la cerda.
En todas las razas de cerdos, el tamaño de la camada es un factor que contribuye a una mayor incidencia de aplastamiento junto con un aumento de la paridad de las cerdas, el movimiento de las cerdas, comportamientos maternos más deficientes y una menor vitalidad de los lechones.
Las cerdas que experimentan estrés e incomodidad durante el período anterior al parto tienen más probabilidades de moverse y aumentar la probabilidad de superposición, especialmente si la cerda «se desploma hacia abajo» desde una posición de pie.
Referencia:




Sección técnica

Materias Primas

Noticias sectoriales

 
 

REVISTA

Materias Primas

Patrocinado por:

Mercados:

Lleida

Maíz

20-11-2020

Maíz

209€/Tm

2€/tm

Lleida

Trigo

20-11-2020

Trigo

217€/Tm

0€/tm

Lleida

Soja

20-11-2020

Soja

435€/Tm

12€/tm

Lleida

Cebada

20-11-2020

Cebada

192€/Tm

2€/tm

 







Ver otras revistas


 

Registrate a nuestro newsletter

Obtenga acceso completo a todas las revistas en versión digital y a los newsletters.



 

Entrevistas
porciNews en
Youtube

 
logo