25 Ene 2022

Castración quirúrgica en cerdos: ventajas y desventajas

La castración quirúrgica de lechones es una práctica tradicional desde hace mucho tiempo y sigue siendo habitual en la mayoría de los países. Este procedimiento está motivado por la presencia de olor a verraco en la carne de algunos cerdos machos enteros.

Aunque algunos países de Europa Occidental han promovido el uso de anestesia o analgesia, el procedimiento se sigue practicando a menudo sin ningún tipo de alivio del dolor y, por lo tanto, se enfrenta a crecientes críticas debido al dolor infligido al animal como consecuencia de la cirugía.

Por ello, en 2010, varias partes interesadas europeas se comprometieron a poner fin a la castración quirúrgica para 2018, siempre y cuando se encuentren soluciones satisfactorias a los diversos retos asociados a la producción de cerdos machos enteros (sin castrar).

Sin embargo, el 75% de los cerdos macho siguen siendo castrados quirúrgicamente en la UE]. De hecho, ninguna de las alternativas disponibles es totalmente satisfactoria. Además, todavía hay algunos países, especialmente en Europa del Este, donde la mayoría de las partes interesadas consideran que la castración quirúrgica de los cerdos machos sin alivio del dolor no es un problema.

¿Por qué se castran los lechones? castración quirúgica

castración quirúrgicaLa principal razón para castrar a los cerdos machos es la aparición del olor a verraco, un olor y sabor que se percibe al cocinar y comer la carne de algunos cerdos machos enteros.

Se ha demostrado que hay dos compuestos principales asociados al olor a verraco: la androstenona y el escatol. Como estos compuestos son lipofílicos, se acumulan en el tejido adiposo de los animales en crecimiento en relación con el desarrollo puberal.

En las canales en las que la concentración de compuestos es superior al umbral de sensibilidad individual, los consumidores sensibles pueden percibir el olor o el sabor de la carne como desagradable.

Androstenona castración quirúgica

La androstenona (5α-androst-16-ene-3ona) es un esteroide testicular con olor a orina.

Su producción en las células de Leydig del testículo está regulada por el eje hipotálamo-hipófisis-gonadal, al igual que la síntesis de las hormonas gonadales andrógenos y estrógenos.

Después de ser liberada en la sangre, la androstenona puede ser:

  1. catabolizada por el hígado,
  2. almacenada de forma reversible en el tejido adiposo, o
  3. absorbida por las glándulas salivales, donde se reduce a α-androstenol y β-androstenol que se excretan en la saliva, donde actúan como feromonas para inducir la pubertad en las cerdas jóvenes o provocar el comportamiento de apareamiento en la cerda.

Los niveles de androstenona en la grasa de los cerdos machos enteros oscilan entre 0,1 y 0,2 µg/g y 5 y 10 µg/g, según una distribución lognormal.

La sensibilidad humana a la androstenona es muy variable. Aproximadamente un tercio de los consumidores son anósmicos a la androstenona (no pueden olerla), mientras que otro tercio es muy sensible y rechaza la carne de cerdo con concentraciones de androstenona bajas. El tercio restante de los consumidores también percibe el olor, pero lo considera agradable.