31/07/2017
Bioseguridad

Ahora más que nunca, ¡Bioseguridad para luchar contra la PPA!

Peste Porcina Africana
Escrito por Laura Pérez

Las últimas noticias son alarmantes, la Peste Porcina que tan lejos veíamos en enero, parece que se acerca a pasos agigantados.  

Los expertos indican que el peligro no reside tanto en la llegada de un jabalí infectado, sino en la entrada en nuestro país a cuatro ruedas. El transporte de animales entre Chequia y España es constante, y un fallo en la bioseguridad puede resultar fatal.

Lo que representaría una epidemia para nuestro sector no es necesario explicarlo. Todos, espero, somos conscientes. El quid de la cuestión es, ¿qué medidas podemos tomar? ¿Qué debemos hacer? Ante una amenaza inminente lo peor que podemos hacer es esperar de brazos cruzados en nuestras casas, quejumbrosos y asustados; anticiparnos a los problemas puede ser nuestra mejor arma.

Hay dos medidas fundamentales frente a PPA, impedir su entrada (Bioseguridad externa), y comunicación a las autoridades de forma inmediata en caso de sospecha.

“Toda persona física o jurídica, pública o privada, tiene la obligación de comunicar a la Autoridad Competente, de manera inmediata, en la forma y plazo establecidos, todos los focos de que tenga conocimiento de enfermedades de carácter epizoótico, o que por su especial virulencia, extrema gravedad o rápida difusión impliquen un peligro potencial de contagio para la población animal, incluida la doméstica o salvaje, o un riesgo para la salud pública o el medio ambiente. En los supuestos en que no se prevea un plazo específico en la normativa aplicable, éste será de 24 horas como máximo para las enfermedades de declaración obligatoria.”(Ley 8/2003)

Uno de los principales problemas que nos podemos encontrar es que en el sector hay toda una generación de técnicos y ganaderos que jamás nos hemos tenido que enfrentar a esta enfermedad. Todos hemos oído historias, la hemos estudiado en la universidad, pero lo más probable que es no sepamos identificarla de buenas a primeras.

Así que permitidme un pequeño recordatorio.

Etiología: Causada por un virus ADN bicatenario con envoltura y simetría icosaédrica, único miembro de la familia Asfarviridae, género Asfivirus. Las distintas cepas de virus de la PPA (VPPA) presentan diferencias en su virulencia, si bien no pueden señalarse distintos genotipos.

Epidemiología: El virus causante de la PPA puede transmitirse por contacto directo e indirecto, donde hay que destacar el importante papel que juegan en la transmisión, las garrapatas del género Ornitodorus, que se comportan como vectores y que tienen la capacidad de albergar durante largos periodos de tiempo el agente patógeno con plena capacidad infectiva, y los jabalíes, que pueden contagiar la enfermedad a las poblaciones de cerdo doméstico.

La difusión del virus desde animales infectados puede comenzar a partir del segundo día post-infección por saliva, secreciones oculares y nasales y aire. Después de unos días el virus se puede eliminar también por orina, heces y semen. La viremia comienza a los 4-8 días post infección, y debido a la ausencia de anticuerpos neutralizantes puede durar incluso meses.

Las principales vías de transmisión son a través de:

  • el contacto de animales enfermos con animales sanos
  • determinadas especies de garrapatas del género Ornithodorus
  • la ingestión de productos contaminados
  • los vehículos de transporte
  • la ropa y calzado
  • los purines
  • el equipo quirúrgico y/o de exploraciones médicas.

 

¿Cuándo podemos considerar sospechosa una explotación?

Yo aun recuerdo un profesor de la universidad que nos decía que teníamos que tener siempre un termómetro a mano, y que frente a fiebres muy, muy altas, empezáramos a pensar en peste. El manual de actuación frente a PPA redactado por el propio Ministerio de Agricultura, es más concreto y establece que se considerará sospechosa una explotación cuando observemos en los cerdos los siguientes síntomas:

  • fiebre con morbilidad y mortalidad en cerdos de todas las edades,
  • fiebre con síndrome hemorrágico; petequias y equimosis, especialmente en los ganglios linfáticos, riñones, bazo (que está hipertrofiado y oscuro, especialmente en las formas agudas) y vejiga urinaria, así como úlceras en la vesícula biliar;

Todo ello puede estar reforzado por observaciones de carácter epidemiológico, como por ejemplo si cabe la posibilidad de que los cerdos hayan estado expuestos al virus, debido a la entrada en la explotación de personas, vehículos, etc.,

 

Afortunadamente aun no se ha declarado la presencia del virus cerca de nuestras fronteras, así que aunque debemos mantenernos atentos, nuestra principal misión en estos momentos es impedir su entrada: Medidas de Bioseguridad

El virus de la PPA es muy estable en las excreciones de cerdos infectados, en tejidos, sangre y heces, así como en las carnes frescas de cerdo y algunos de los productos derivados de carne de cerdo. No obstante, se inactiva tras su procesamiento en productos curados como el jamón serrano, jamón ibérico, paletilla ibérica y lomo ibérico.

EXTREMAR LAS PRECAUCIONES EN LAS ENTRADAS DE VEHÍCULOS Y PERSONAS

Debido a los constantes movimientos de animales que hay entre nuestro país y zonas afectadas, la limpieza y desinfección de los transportes será fundamental, así como extremar las medidas de bioseguridad con el personal.

  • Debemos señalizar perfectamente zona sucia- zona limpia, e impedir que personal externo a la explotación entre dentro de la zona limpia. Evitar de igual forma que el personal de la propia granja se exponga  a la zona sucia. En caso de ser inevitable durante determinados procedimientos (ejemplo: carga y descarga de animales) aconsejamos el uso de material específico para ello(botas, monos, chapas..), material que posteriormente debe ser debidamente desinfectado.

Productos útiles para la desinfección:

  • Productos químicos: Sensible al éter y al cloroformo.
  • Desinfectantes: Inactivado por 8/1.000 hidróxido de sodio (30 min), hipocloritos – 2,3% cloro (30 min), 3/1.000 formalina (30 min), 3% ortofenilfenol (30 min) y compuestos de yodo

  • Limitar al máximo la entrada de personas ajenas a la explotación. Si se produce una visita deberá quedar registrada. A estas personas se les deberá dar ropa y calzado exclusivo para usar durante su estancia en nuestra granja.
  • Evitar la entrada de otros ganaderos así como el intercambio de material entre explotaciones.
  • Instalación de vados de limpieza y desinfección o medios equivalentes a la entrada de las explotaciones, tanto para vehículos como para personas.

EVITAR ENTRADAS DE ANIMALES

Dado que los jabalíes son animales que pueden sufrir y transmitir la enfermedad, será imprescindible reforzar las medidas de control contra animales silvestres, aves, roedores e insectos mediante vallados de la granja, telas mosquiteras, mallas pajareras, cierre de puertas, cebos y trampas para roedores, etc. No estamos hablando de tener lo mínimo y necesario para superar una encuesta, sino de cerciorarnos que en nuestras instalaciones no puede entrar ningún animal. Será necesario pues, revisar agujeros, desperfectos etc…

También será necesario el control de vectores biológicos (Ornithodorus erraticus), en caso de haber garrapatas habrá que tomar medidas de desinfección para eliminarlas.

Acerca del autor

Laura Pérez

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Hola! Haga clic en nuestro representante a continuación y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Podemos ayudarte por WhatsApp